No reelección, si reelección

“Cuando el representante es un hombre, entonces el Estado es una Monarquía. Cuando es una asamblea de todos los que se unen, es una democracia o Estado popular. Cuando es una asamblea compuesta solamente de una parte de los que se unen, es una aristocracia. No puede haber otra clase de Estado, porque es indispensable que uno, o más de uno, o todos, posean el soberano poder que es…indivisible, entero.” Thomas Hobbes.

Una vez que las ambiciones de los legisladores retomaron el sosiego, y las aguas volvieron a su nivel, las cámaras legislativas iniciaron labores, a fin de instalar las mesas directivas y realizar funciones de inmediato.

En el Senado los legisladores se apegaron a la ley vigente y al lema republicano de Francisco I. Madero: “Sufragio Efectivo, No reelección”, al elegir por mayoría de 110 votos de 113, a Mónica Fernández Balboa, como Presidenta de la Mesa Directiva durante el segundo año del ejercicio de la LXIV.

Como vicepresidentes: el morenista Salomón Jara, la panista Guadalupe Murguía y el priísta Jorge Carlos Ramírez.

Como secretarios: Citlali Hernandez de Morena, Veronica Delgadillo de Movimiento Ciudadano, Nancy de la Sierra del PT y Primo Dothé de Morena.

De esta forma terminó una dura batalla por el gobierno del Senado entre Ricardo Monreal, coordinador de Morena, y Marti Batres ex presidente de la mesa directiva, quien pretendió reelegirse recurriendo, incluso a ofensas personales contra el líder de la bancada morenista, Ricardo Monreal, principal impulsor de la candidatura de la tabasqueña, Mónica Fernández, para presidir la Mesa directiva del Senado.

El enfrentamiento entre los senadores, por momentos, se tornó en peligrosa división de Morena, que provocó la amenaza presidencial:

“En caso de que se echara a perder Morena” no solo lo abandonaría, sino que incluso pediría que usaran otro nombre para anunciarse.

Agregó el Presidente, que enviaría una carta a la Fracción parlamentaria de Morena, exigiéndoles a los políticos que se apegaran a la estrategia inicial del Movimiento, pues “no va a permitir que manchen su nombre. Porque ese nombre nos dio la oportunidad de estar llevando a cabo la 4a Transformación de la vida publica del país”.

Dijo el Presidente, que los cambios que atraviesan los partidos, los cuales suelen iniciar bien, pero terminan siendo corruptos, perdiendo las causas iniciales por las que dijeron que pelearían.

Morena fue avisada con el mensaje del Presidente, y sus integrantes entender que sin el guía presidencial Morena carece de fuerza política por lo siguiente: Morena es AMLO y AMLO es Morena al tener el poder de dar y quitar.

En consecuencia, y dadas las circunstancias actuales en ambas cámaras legislativas, en las que la oposición partidista es débil; la voz del Presidente es escuchada y obedecida por Morena que Él mismo encarna, y a la que no hay fuerza partidista que se le oponga, aunque niegue intervenir en asuntos que solo competen al poder legislativo.

Una amenaza terminante fue suficiente para que los legisladores de Morena recobraran el juicio para obedecer a quien los hizo senadores y diputados; al dueño del poder encarnado en Morena, y Morena en Él.

En la Camara de Diputados Morena impuso el mayoriteo para que Porfirio Muñoz Ledo continue siendo el Presidente de la Mesa Directiva en el segundo periodo de sesiones.

La votación electrónica de los diputados fue: 169 votaron a favor de la formula panista, y 259 en contra, hubo 5 abstenciones. Con este abrumador resultado, Porfirio Muñoz Ledo, y Morena, aseguraron la presidencia de la Mesa Directiva del 1 al 5 de septiembre según lo establece el artículo 17 de la Ley Orgánica de la propia Camara de Diputados.

Todavía les falta a los diputados un último proceso electivo que recorrer, a fin de instalar la nueva Mesa Directiva, consistente en presentar ante el pleno las fórmulas de Acción Nacional integradas por Xavier Azuara y Laura Rojas, pero al momento de ser desechadas; la actual Mesa Directiva presidida por Muñoz Ledo continuará al frente del gobierno de la Cámara de Diputados enarbolando su lema: “Sufragio Efectivo, Si Reelección.”

Así, Morena continuará siendo la mayor fuerza en ambas cámaras legislativas, sin que haya oposición política capaz de oponérsele merced al carisma de su guía.

@luis_murat

https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/

Anuncios