Primero las mujeres y después las pintas.

En la tribuna de la Asamblea, el 26 de julio 1794, Maximiliano Robespierre pronunció el último de sus discursos diciendo:

“Estoy hecho para combatir el crimen, no para gobernarlo. Aún no ha llegado el tiempo en que los hombres de bien puedan servir impunemente a la patria; los defensores de la libertad no serán mas proscritos mientras domine la horda de traidores”.

Conveniente sería que los titulares de las secretarías de gabinete tuvieran presente las palabras del párrafo anterior; a fin de evitar contradicciones que causan desconcierto, y que no ayudan al Presidente.

Cuando el gobernante actúa con seguridad ejecutando la misión confiada por el soberano; cuidando y protegiendo a la nación para que vivan, estudien, y trabajen a salvo del crimen, todo marcha bien.

Cuando no es así el país se convulsa y todos los males caen sobre la nación causándole miedo, inseguridad, desconfianza y muerte.

Es esa precisamente la situación que se esta viendo en México, realidad que no coincide con las afirmaciones del ejecutivo, en tanto la situación se agrava.

En consecuencia, al agudizarse las contradicciones se tendrá, de una u otra forma, cambiar las estrategias y conductas de los cuerpos de seguridad, a fin de cambiar los discursos por acciones efectivas.

Se tendría que estar ciego para no darse cuenta que el presente es intolerable y que las palabras y los hechos no coinciden, por ejemplo: el Banco de México afirma que México “creció” el 0.01 por ciento; desde luego, eso no significa crecer, aunque oficialmente se asegure lo contrario, al tener datos diferentes.

El INEGI fue más preciso asegurando que el crecimiento fue del: 0.00% ¡Zas!

Los datos de ambas instituciones cayeron como torrente de agua helada que produjo escalofríos, más todavía, cuando el gobernante dijo: “Esos datos no me preocupan.”

Y no solo la economía nacional esta detenida; la violencia y el crimen se han enseñoreado en diez estados del país, al grado de que salir a las calles significa arriesgar la vida, ser asaltado(a) perder la cartera por robo violento, la bolsa, el móvil o la vida.

A consecuencia de la manifestación de mujeres del 16 de agosto, infiltrada y violentada por anarquistas y criminales; alzó la mano un colectivo integrado por profesionales asociadas al patrimonio cultural que incluye a restauradoras, historiadoras, conservadoras, historiadoras del arte, arqueólogas y arquitectas, que se pronunciaron con una inteligente propuesta, que de llevarse a cabo pondría en tela de juicio a las autoridades capitalinas forzándolas a cumplir sus responsabilidades y obligaciones.

Las restauradoras con Sitter se pronunciaron a favor de documentar las pintas ocurridas sobre la marcha feminista del viernes pasado.

El colectivo tiene el mismo común denominador de su profesión orientado a la conservación del patrimonio cultural y, por supuesto, no estando a favor de que se pinten los monumentos, pero en el caso de la pinta de la Victoria Alada, se inclinan a que “se entiendan las razones de las pintas, y defienden la legitima defensa de las mujeres”.

El Colectivo Sitter propone: no borrar las pintas ni restaurar el monumento de la Victoria Alada, a fin de que sirva de testimonio, de símbolo social y de recordatorio, de la ineptitud de las autoridades.

Por ello: “ningún profesional de la conservación debe prestarse a realizar la intervención de remoción de las pintas hasta que el Gobierno Federal realice las acciones necesarias para garantizar la seguridad de las mujeres en México, y en la sociedad hasta que notemos resultados visibles en la reducción y castigo de la violencia de género en todas sus expresiones”.

El Muro de Berlin, La Puerta de Brandenburgo, los campos de exterminio como el Mauthausen-Gusen en Austria, el más extenso de la Alemania nazi; Dachau campo donde exterminaron a 35 mil judíos, son algunos de los muchos testimonios vivos que hay en el mundo, a fin de no olvidar las barbaries cometidas que degradan a los seres humanos.

La Victoria Alada pintarrajeada, al igual que los testimonios mundiales, debe ser testigo vivo de los crímenes que a diario se cometen contra las mujeres en México.

@luis_murat