Terrorismo racial

“Cuando México envía a su gente, no envían a los mejores. Están trayendo drogas. Están trayendo crímenes. Son violadores.” Donald Trump. Nueva York. Trump Tower. 2015         

Una vez más el terrorismo racial causa tragedias mortales en El Paso, Texas; en Dayton, Ohio y en Chicago. La primera ocurrió mediante un tiroteo en El Paso, Texas, causando 22 muertes y 26 heridos, 8 de ellos mexicanos. La masacre fue cometida por Patrick Wood Crusius de 21 años, quien viajó desde Dallas, Texas para matar mexicanos “que amenazan disminuir la supremacía blanca en Texas”, dijo Crusius, a través de un manifiesto.

La BBC News, Mundo, dio cuenta del escrito que apareció en Twitter momentos antes de que el “supremacista blanco” iniciara  el tiroteo contra niños, mujeres, hombres y personas mayores, incluyendo a su propia hermana por salir con un negro.

Su objetivo fue “matar a tantos mexicanos como fuera posible.”

El escrito de Crusius integrado por cuatro folios y 2,300 palabras, titulado “La verdad Incomoda”, es resultado de la influencia de “El Gran Reemplazo” de Renaud Camus, manifiesto que ataca a musulmanes y judíos, asegurando que no ocuparan el lugar de los blancos en Europa.

Crusius sostiene, que “los inmigrantes les están quitando los empleos” a los nativos y que el liberarse de ellos puede hacer mejor la vida en Estados Unidos.

Después de la masacre en Texas, una mas ocurrió en un bar en Dayton, Ohio, con saldo de ocho muertos y 26 heridos; el tirador fue abatido por la policía.

Casi al mismo tiempo, en el Douglas Park de Chicago, un tercer tiroteo dejó un saldo de siete personas heridas.

Estos 3 actos de odio racial se suman a los otros 254 ocurridos en  un año matando e hiriendo a cientos de personas en escuelas y centros comerciales.

Las tragedias ocurridas en menos de 24 horas conmocionaron a México y a Estados Unidos, toda vez que los actos terroristas  cargados de odio racial aumentaron su frecuencia al no operarse acciones a fondo para detenerlos, lo cual sigue alimentando los propósitos criminales de los que encontraron en el racismo la bandera política para atraer a las masas y captar el apoyo electoral. El Presidente Trump es vivo ejemplo de lo que  está ocurriendo al usar  constantemente el discurso racista para insultar, denostar y amenazar a México con deportaciones masivas y aplicar aranceles a los productos mexicanos.

El racismo de Trump lo ha volcado también contra legisladoras demócratas, Alexandría Ocasio-Cortez de Nueva York, Rashida Tlib de Michigan, Ayanna Pressley de Massachusetts e IIhan Omar de Minnesota:

“Váyanse al lugar de donde vinieron, váyanse a sus países cuyos gobiernos son una completa y total catástrofe.” “Por que no se regresan y ayudan a arreglar los lugares totalmente rotos e infestados de crímenes de donde vinieron.”

La ruda retórica racista del mandatario es conocida en todo el mundo, verborrea que ha estimulado 254 sangrientos y amargos actos terroristas causando cientos de víctimas en un año.

Debido al incremento del terrorismo racial se hace necesario legislar sobre  la Segunda Enmienda de la Constitución establecida el 15 de diciembre de 1791, que protege el derecho de la nación estadounidense a poseer y portar armas.

La Segunda Enmienda aprobada cuando Estados Unidos era un país indefenso, pues no había cuerpos militares para proteger a sus habitantes; las autoridades decidieron que la mejor opción sería el permitir que los pueblos se armaran con rifles y escopetas con capacidad de disparo de tres cartuchos por minuto, a fin de protegerse y poder defender su propiedad y sus familias.

Fueron tiempos muy limitados, solo 15 años después de su Independencia,  por eso la necesidad de implementar la Segunda Enmienda. Pero hoy es diferente, Estados Unidos es la potencia nuclear más poderosa del mundo y ya no necesita la Segunda Enmienda para que los pueblos se defiendan teniendo instituciones fuertes y solidas para dar seguridad  y  protección a los habitantes de todo el país.

De manera que en el presente, la Segunda Enmienda solo responde a los intereses económicos y políticos de la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en ingles).

De no renovar esta facultad por otra que frene la adquisición laxa de armas, los tiroteos y crímenes de odio seguirán alimentándose de la retórica presidencial cargada de odio y supremacía blanca en tiempos electorales.

Anuncios