Ley garrote, ley a modo.

“Siendo los hombres naturalmente libres, iguales e independientes, ninguno puede ser sacado de ese estado y ser sometido al poder político de otro sin su propio consentimiento, por el cual puede él convenir con otros hombres juntarse y unirse en sociedad para  su conservación, para su seguridad mutua, para la tranquilidad de su vida […] .”                        El asalto contra el absolutismo. John Locke.

 

¿A modo o severo paradigma social la nueva “Ley Garrote  promovida por el gobernador de Tabasco Adán Augusto López?

La polémica ley contiene articulado severo respecto a la privación de la libertad por las personas que realicen marchas, bloqueos de carreteras que perjudiquen a “terceras personas”, o impidan la construcción de obras públicas en Tabasco.

La Comisión de Seguridad Pública, Procuración de Justicia y Protección Civil de la Cámara Legislativa local avaló la “ley Garrote” que en voz de Julia Pardo Contreras de Morena y presidenta de la Comisión dijo: “Queremos un estado de derecho, creo que ya es tiempo de ir metiendo orden.”

Por su parte, el Presidente apoyó “el garrotazo” comentando que “no se afectaran los derechos humanos… se estaba abusando, había extorsiones, corrupción y era necesario poner orden, ese fue el motivo de esta nueva legislación, desde luego hay que proteger los derechos de los ciudadanos […] no se puede afectar el derecho a disentir, a la manifestación en general.”

Por supuesto que no se debe ir en contra de la libre expresión y el derecho a manifestarse pacíficamente, pues se trata de un derecho humano contenido en las libertades de reunión y de expresión. Eso lo sabe bien el Presidente al haber sido hace 12 años el dirigente de la manifestación que paralizó el Paseo de la Reforma.

La manifestación pacífica es una acción cívica para exigir el respeto y defensa de los derechos  de los individuos frente a las acciones del gobierno y políticas de estado incompatibles con los derechos humanos.

Civilis Derechos Humanos define: La manifestación tiene fundamento jurídico en el derecho a la disidencia, y está relacionada con la protección de las minorías y el respeto de los derechos individuales en el marco de una sociedad libre y democrática. La disidencia es la posibilidad de decir “NO” en situaciones en que prevalecen la indignidad, la falta de libertad o la desigualdad”. Las personas pueden expresar pacíficamente sus desacuerdos con la opinión oficial o la de otros, y luchar por ser reconocidos como libres e iguales en sus derechos -Desobediencia Civil y Legitimidad Democrática (Velasco Arroyo).

Por lo que se refiere al ejercicio pacífico de las manifestaciones, desde hace tiempo los diversos movimientos de la sociedad civil han promovido acción cívica no violenta, que “ofrece otras alternativas a las que generan hostilidad y que, en definitiva, son estériles al menos desde el punto de vista de lograr cambios sociales”. Manual de campañas No violentas (Internacional de resistentes a la Guerra).

La Internacional de Resistentes a la Guerra tiene como principal objetivo de la acción cívica no violenta es “acabar con la violencia, sin cometer más violencia” y se basa en una “actitud de respeto por toda la humanidad y por toda forma de vida…”

Tabasco, por el contrario, ha endurecido las sanciones a fin de blindar la construcción de la refinería Dos Bocas, no vaya a ser que se complique con manifestaciones de los ambientalistas.

La “Ley Garrote” da la impresión de ser un ensayo que de tener éxito serviría como paradigma en entidades como Oaxaca, Ciudad de México y Michoacán, debido a que han sido devastadas por la CNTE; organización que arrasa como Atila todo lo que se atraviesa en sus manifestaciones. Atacan comercios, suspenden clases, rompen vitrinas, incendian automotores, asaltan cajeros automáticos, bloquean carreteras, incendian patrullas policiacas, chantajean a los gobiernos estatales obligándolos a cumplir demandas mediante ultimátum y mesas de negociación.

Lo mismo han hecho en Ciudad de México y Michoacán, bloqueando carreteras, asaltando casetas de cobro, y no solo las milicias de la CNTE, hoy cualquiera ataca las vías de comunicación  bloqueando las carreteras hacia Querétaro, Hidalgo, Estado de México, Morelos y Acapulco.

En consecuencia, si es necesaria la dura aplicación de la ley para garantizar la civilidad y la convivencia pacífica, a fin de respetar y hacer posible la libre y pacífica manifestación de las ideas, como es el caso de la CNTE, pero otra cosa es aprobar una “Ley Garrote” confeccionada a modo para reprimir duramente a quienes se opongan a las ordenes del Ejecutivo Federal en materia ambiental.