De la inmediatez a la idiotez

El Instituto Nacional de Migración se creó el 19 de octubre de 1933 mediante el decreto de Ley en el Diario Oficial de la Federación; Diario que deja de publicarse debido a la austeridad gubernamental.

Volviendo al Instituto de Nacional Migración; su fundación fue la respuesta obligada del Estado Mexicano a la ubicación geográfica del País caracterizada por el origen, destino, retorno y tránsito para migrantes y extranjeros de cualquier país.

En uno de los aniversarios del Instituto se pronunció un discurso con el siguiente mensaje: “Nuestra misión es fortalecer la protección de los derechos humanos y la seguridad de los migrantes nacionales, extranjeros, nuestra visión es brindar servicios migratorios de manera eficiente, honesta y segura, fortaleciendo el desarrollo y la seguridad nacional”.

En ese entonces, las leyes y reglamentos migratorios eran rígidos y se aplicaban. Con los años leyes y reglamentos se oxidaron, aunque permanecieron en teoría; en la práctica las ecuaciones cambiaron.

Autoridades, agentes federales, el Grupo Beta, oficiales de Protección a la Infancia (OPI), los agentes del Programa Paisano que se corrompieron extorsionando a los paisanos provenientes de Estados Unidos para permitirles continuar su viaje.

En la temporada navideña o de vacaciones los paisanos regresan a México para convivir con sus familias; pero en las carreteras dejan en manos de los agentes migratorios considerables derramas de dólares ganados en duros trabajos realizados en los campos y fábricas de Estados Unidos. Esa práctica perversa y corrupta de los agentes del Instituto Nacional de Migración no se ha erradicado y continua siendo la forma de suavizar la reglamentación.

Afirmaba el Presidente Álvaro Obregón: ¿Quien aguanta un cañonazo de 500 pesos? En el presente los migrantes centroamericanos pagan de 3 a 6 mil dólares para que los transporten como ganado en cajas de trailers y dejarlos continuar su viaje a la Frontera Norte de México.

En el presente la corrupción, la “mordida”, el soborno y la corrupción tardarán muchos años para que desaparezcan significativamente.

El país tendrá que arrojar primero positivos resultados en la calidad de la educación, la cultura, la moral, el nivel de vida, las costumbres, la formación integral del individuo y del hábitat en el que se desarrolle, es decir, si la mayor parte de su vida el individuo vivió en un medio social corrupto evidentemente la conducta será corrupta también. Si es a la inversa, la conducta será la de un individuo honesto, positivo, exitoso, ciudadano valioso capaz de formar familias sanas. Al no darse estas condiciones lo negativo continuará.

De manera, que si se quiere dar el paso en serio contra la corrupción en el Instituto Nacional de Migración, empecemos por construir una nueva Institución ajena a los vicios que corrompieron a la actual.

En el Instituto Nacional de Migración no esta al frente la persona adecuada como para poder  enfrentar con éxito la tragedia multilateral que, por cierto, no ha tenido el apoyo ni la solidaridad internacional necesaria y urgente del concierto de naciones, ni tampoco la suficiente de los Organismos Internacionales. El asunto de una ridícula logística ordenada por el el Comisionado para entregar uniformes de botarga a los policías federales fue muy desafortunada que habla por si sola de las capacidades de quien debería estar en otro sitio, pero donde la situación es una desgracia humanitaria.

Los esfuerzos de nuestro país son más difíciles y se cumplirán hasta que la liga se reviente, ese día va a llegar. Mientras tanto, México seguirá actuando en casos determinados que pudieran atentar contra la seguridad de Estados Unidos al ser su vecino geográfico, prácticas que se aplican por parte de las fuerzas policiacas y militares mexicanas, a fin de evitar actos que la Justicia Internacional califica.

El caso del Canal de Corfú* ilustra claramente el que la Corte Internacional de Justicia señala la obligación, para cada uno de los Estados, el impedir que en su territorio se realicen actos que signifiquen violación del Derecho Internacional; de hacerlo el Estado en cuestión incurriría en responsabilidad internacional.

Vaya lío en que estamos metimos aceptando amenazas de un fascista, y por haber desperdiciado la oportunidad de hacer política en Japón y arreglar entuertos; como lo hicieron los Presidentes de China, Xi Jinping y de Estados Unidos, Donald Trump, en el sentido de pactar una tregua comercial que indefinidamente pospone la aplicación de tarifas arancelarias por parte de los dos países.

Eso son los objetivos concretos de las reuniones a nivel mundial, para llegar a acuerdos objetivos sin necesidad de intermediarios.

*Los incidentes del canal de Corfú fueron tres diferentes que involucraron a barcos de la Royal Navy en el canal de Corfú, en 1946 a inicios de la Guerra Fría. En el primer incidente, los buques británicos fueron atacados por fortificaciones albanesas. El Segundo incidente los barcos de la Royal Navy chocaron con minas; el tercero se produjo cuando los barcos británicos hacian una limpia de las minas albanesas en el Canal de Corfú en aguas territoriales albanesas, suscitando una queja formal de Albania ante Naciones Unidas.

@luis_murat

https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/