https://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_8_267.jpg?itok=jw8nHjNg

Se seca Oaxaca; lluvias, ausentes

Nadia Altamirano

https://www.nvinoticias.com/nota/97803/la-baja-incendios-en-oaxaca-van-168

La ausencia de lluvias en Oaxaca es una advertencia de la sequía con que podría cerrar el año. El meteorólogo del Organismo de Cuenca Pacifico Sur de la Comisión Nacional del Agua, Julio Salazar Farfán, consideró la posibilidad de que se acerque a lo ocurrido en los años de 2010 y 2015 donde se extendió una profunda sequía que afectó a Oaxaca.

Ambos años fueron catalogados por la Organización Meteorológica Mundial como los más cálidos de la historia y se registró la temperatura récord de 44 grados centígrados, pero este año se rebasó por un grado.

El pasado 19 de mayo, en el municipio de Nejapa de Madero, se reportó la temperatura más alta: 45 grados.

La sequía que produce el fenómeno conocido popularmente como la Canícula se disipará hasta la segunda quincena de agosto, acortando la temporada de lluvias y recrudeciendo la temporada de estiaje del 2019.

El especialista señaló que “2018 será un año tan seco como el 2010 o el 2015”; recordó que esa sequía se prolongó hasta el 2016 y el primer trimestre de 2017. Si el año pasado no fue tan extrema fue gracias a los huracanes Beatriz y Calvin, los cuales permitieron recuperar humedad y escurrimientos.

De acuerdo con los pronósticos “va a llover por debajo de lo normal”, así que se esboza un año seco en comparación con el 2017.

De cumplirse este pronóstico “desde diciembre que deje de llover en Oaxaca el estiaje será más marcado y se sentirá desde el primer trimestre del año cuando la precipitación será nula.

Los riesgos

El mayor riesgo es que los los incendios forestales se disparen, pero la falta de lluvia impacta también en las actividades agrícolas, ya que la mayor parte de los cultivos dependen del temporal.

«El periódo canicular tiene una intensidad moderada, pero puede incrementarse en los primeros días de agosto. Trae un impacto importante en las actividades agrícolas porque la precipitación pluvial ha disminuido», resaltó Salazar Falfán.

Esa ausencia de lluvias y altas temperaturas podría repercutir en la producción agícola del presente ciclo.