http://despertardeoaxaca.com/wp-content/uploads/2018/07/1-12-770x470.jpeg

Oaxaca, reprobada en seguridad; ASF detecta desvío millonario en la SSPO

Francisco Vásquez

Oaxaca, reprobada en seguridad; ASF detecta desvío millonario en la SSPO

A un año y ocho meses del inicio del actual gobierno de Oaxaca, la inseguridad ha aumentado considerablemente, según datos de un estudio realizado por la LXIII Legislatura del Congreso del estado, el 74 por ciento de la población se siente insegura, asimismo, la Policía Estatal de Oaxaca está catalogada como la quinta peor calificada del país, lo que ha generado la presencia de grupos del crimen organizado.

En últimas fechas se han agudizado las ejecuciones a través de hechos violentos en las distintas zonas del estado, siendo las regiones más violentas: la Cuenca del Papaloápam, el Istmo de Tehuantepec, la Costa, los Valles Centrales y la Sierra Sur, aunado a esto, el estudio Índice de la Paz en México 2017 arrojó que Oaxaca es el cuarto estado con el mayor deterioro de la paz durante el periodo de 2011 al 2017, al caer 11 lugares en la clasificación nacional.

Cabe mencionar que en el presupuesto de egresos 2018 para Oaxaca, por primera vez en cinco años, se fijó un notable aumento del 16.03 por ciento al presupuesto de prevención del delito y procuración de justicia, ascendiendo la cantidad a dos mil 212 millones 553 mil 832.90 pesos, este dinero se divide entre la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO) y la Fiscalía General del Estado.

Sin embargo, hasta la fecha el recurso no se ha visto reflejado en acciones eficaces de combate frontal a la criminalidad y persecución de los delincuentes, al contrario han aumentado los números rojos que existen en Oaxaca en cuanto al índice delictivo, la violencia se ha convertido en un tema que no ha podido controlar el Estado y que roba la tranquilidad a los oaxaqueños.

Otro hecho lamentable es que la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en su primer informe de la Cuenta Pública 2017, detectó un desvío de recursos al interior de la SSPO por un monto de 2.6 millones de pesos, dinero correspondiente al subsidio “Programa de Fortalecimiento para la Seguridad” (Fortaseg).

Hasta la fecha, el regiomontano Raymundo Tuñón Jáuregui, titular de la SSPO, no ha explicado en qué se destinó el recurso, el cual por ley debió ser empleado para cubrir aspectos de evaluación de control de confianza de elementos operativos de las instituciones policiales municipales, su capacitación, la homologación policial y la mejora de condiciones laborales de los policías.

Además de equipamiento, construcción de infraestructura, prevención del delito y la conformación de bases de datos de seguridad pública y centros telefónicos de atención de llamadas de emergencia y en general apoyar la profesionalización, certificación y equipamiento de los elementos de las instituciones de seguridad pública.

Pues el Fortaseg se enfoca en el desarrollo de las personas, fortalecimiento tecnológico de equipo e infraestructura de las instituciones de seguridad pública, en la prevención social de la violencia y la delincuencia, así como en la capacitación en materia de derechos humanos e igualdad de género, entre otras.

Sin embargo, a pesar de la crisis que vive Oaxaca en materia de seguridad, este dinero entregado desde inicios de 2017 no fue empleado para lograr un mejor servicio de seguridad pública que realmente demuestre a los oaxaqueños que viven en un estado seguro, lo cual hace suponer que al gobierno del estado poco le interesa salvaguardar la integridad física de sus representados.

Oaxaca rojo

En los primeros seis meses de 2018 se registraron 551 homicidios dolosos, según datos del informe mensual del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, algo alarmante, ya que durante 2017 se registraron 919 homicidios dolosos, cabe destacar que este tipo de delitos sirve como principal indicador para determinar el nivel de violencia en México.

La ciudadanía continúa esperando resultados, porque la percepción es que la inseguridad ha rebasado las tácticas del Estado para afrontar la delincuencia, exhibiéndolas como fallidas, a pesar de que el gobierno anunció el plan Fuerza Especial de Seguridad Oaxaca, además de que el titular de la SSPO no ofrece resultados, por lo que ha sido fuertemente criticado, pero se niegan a removerlo.