Un Fascista Gobierna a USA

Donald Trump ordeno encarcelar a 1995 niños de 10 y diez y siete años, aunque en los últimos videos observados en todo el mundo y en la portada del Times aparece una pequeña no mayor de 4 años llorando y pidiendo a su papa, lo cual pone en duda que se esté cumpliendo el requisito de edades.

El gobierno viola la ley al aprehender niños y enjaularlos. Acciones que no están previstas en reglamentos o leyes  constitucionales constitucional. Enjaular niños y separarlos de sus padres es un acto criminal que recuerda las atrocidades de los nazis contra las familias judías en Europa cuando Estados Unidos surgió como una potencia mundial defensora de los derechos Humanos, la libertad y la democracia.

 Llama la atención esta demencial decisión porque fue un judío, Jeff  Sessions, Fiscal General, quien asesoro y recomendó la brutal medida de separación de familias de inmigrantes y el encarcelamiento de niños, para luego enviarlos en camiones de carga hacia Texas. Los infantes no fueron transportados con las medidas de seguridad que la ley exige, por ejemplo, el uso del cinturón de seguridad y asientos cómodos y seguros.

El transporte de los menores se realizo en camiones para transportar ganado vacuno. ¿Quien esta violando la ley?

Ante el repudio mundial por las fascistas acciones de un presidente evidentemente enfermo de odio, de racismo, de crueldad, de inseguridad, de inestabilidad mental; Trump no tuvo mas alternativa que salir por la puerta de atrás para evitar la presión de condena mundial que incluyó  a Melania Trump y a las ex primeras damas de Estados Unidos.

En efecto, Trump dio la orden de suspender las acciones fascistas de su gobierno  contra niños que no sabían que estaba sucediendo y que lo único que pedían era ver  a su papá.

Y aunque el desquiciado presidente cambio la decisión, como es su costumbre, el daño mental y físico ya esta hecho a miles de menores. Ahí queda, no se borra y deja secuelas.

 La nación y el Congreso se están tardando en mover de la Presidencia a un presidente desequilibrado que cada día hunde mas a un país que fue la mas grande potencia mundial y que hoy, su Presidente se esfuerza por hundir.

Por menores causas, Richard Nixon, estadista por excelencia, fue obligado a renunciar.