http://despertardeoaxaca.com/wp-content/uploads/2018/06/1-28-770x470.jpeg

Sin avances, caso de Sol Cruz; gobierno, cómplice

Francisco Vásquez

Sin avances, caso de Sol Cruz; gobierno, cómplice

A paso muy lento avanzan las investigaciones por el triple asesinato ocurrido el pasado 2 de junio en el municipio de Juchitán de Zaragoza, en el Istmo de Tehuantepec, donde perdió la vida la fotógrafa María del Sol Cruz Jarquín.

Hasta donde se sabe, su jefe, el exsecretario de Asuntos Indígenas del gobierno del estado, Francisco Montero López, ya se encuentra fuera del país, por cualquier cosa que pudiera ocurrir.

En el triple asesinato falleció también la candidata a segunda regidora, Pamela Terán Pineda, y su chofer, Adelfo Guerra.

En el tiempo transcurrido, ni la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), ni la Fiscalía General del Estado han informado avances en el caso, pero sí se sabe que desde la dependencia donde se envió a la muerte a la trabajadora se ha entorpecido todas las labores de investigación judicial.

Después de dos semanas, las instancias de procuración de justicia en el estado no han reportado ninguna detención relacionada al caso, pese al operativo anunciado, donde unos 500 elementos de la policía estatal, federal, del Ejército mexicano y la Secretaría de Marina (Semar) fueron enviados al Istmo para contener la ola de violencia en la región.

Hasta el momento, el fiscal Rubén Vasconcelos Méndez no ha dado públicamente ninguna declaración respecto a la carpeta de investigación número 2552/JU/2018, que también puso al descubierto el uso de recursos públicos por parte del gobierno del estado para beneficiar a candidatos priistas.

María del Sol Cruz Jarquín laboraba en la Secretaría de Asuntos Indígenas (SAI), encabezada por Francisco Montero López, en el área de Comunicación Social y fue comisionada para realizar trabajo de fotografía en la campaña de su hermano, Hageo Montero.

Tras el crimen, el titular de la SAI presentó su renuncia, que fue aceptada por el gobernador del estado, pero en un documento que hizo público negó haber comisionado a Sol Cruz a la campaña política de su hermano, asegurando que concedió una autorización dado que fue la joven quien le pidió “vivir de cerca el proceso electoral”.

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, afirmó que desde el 2 de junio ordenó a la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental iniciar las investigaciones necesarias para determinar la responsabilidad de los servidores públicos sobre estos hechos.

De acuerdo al contralor del estado, José Ángel Díaz Navarro, aun cuando Francisco Montero haya renunciado al cargo no estará exento de responsabilidad, sin embargo, hasta el momento tampoco ha informado avance alguno en el caso.

La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales en Oaxaca inició una investigación con el número de carpeta 63/FEDE/2018 y se encuentra recabando testimoniales y documentales para proceder legalmente contra quien resulte responsable de delitos electorales.

Hace unos días, periodistas de diversas entidades del país lanzaron una campaña a través de la plataforma Change.org para exigir justicia por el asesinato de María del Sol Cruz Jarquín, dirigida a las autoridades encargadas de la procuración de justicia y en apoyo a la periodista Soledad Jarquín Édgar, madre de Sol Cruz.

La campaña incluye una solicitud al gobierno del estado para la protección de la familia de la comunicadora.

Diversas organizaciones defensoras de derechos humanos también han condenaron los hechos violentos y acusaron al gobierno estatal de omisión para tomar acciones tendientes a garantizar la seguridad y la vida de las mujeres en Oaxaca.

Han señalado que las instancias gubernamentales resultan directamente responsables por no responder por la vida de una trabajadora a la que enviaron a una actividad fuera de sus funciones institucionales.

Mientras los cadáveres de Pamela Terán y su chofer fueron retirados del lugar de los hechos la misma madrugada por sus familiares, el de Sol Cruz permaneció ahí en calidad de desconocida hasta la mañana siguiente, a pesar que testigos presenciales aseguran que en el bar Jardín se encontraba el candidato priista, Hageo Montero, y su hermano Francisco.

Esa misma madrugada, personas desconocidas acudieron al hotel donde Sol Cruz se hospedaba y se apoderaron de la cámara fotográfica y la computadora de la desafortunada comunicadora, no se llevaron nada más.