http://despertardeoaxaca.com/wp-content/uploads/2018/06/1-5-770x470.jpeg

Gobierno de Oaxaca, responsable de asesinato de Sol Cruz, acusan

Francisco Vásquez

Gobierno de Oaxaca, responsable de asesinato de Sol Cruz, acusan

Familiares y amigos de María del Sol Cruz Jarquín, la joven periodista asesinada junto con otras dos personas durante la madrugada de este sábado en el municipio de Juchitán de Zaragoza en el Istmo de Tehuantepec, condenaron el crimen y exigieron al gobierno de Oaxaca, para que a través de la Fiscalía General del Estado se haga justicia y los hechos no queden en la impunidad.

Esto luego de que se suscitara un triple asesinato donde a balazos perdieran la vida Pamela Itzamaray Terán Pineda, candidata a segundo concejal de Juchitán, la comunicóloga María del Sol Cruz Jarquín, y Adelfo Jiménez Guerra, quien se desempeñaba como chofer.

Durante la misa que se ofreció a la memoria de María del Sol Cruz, su madre, la periodista Soledad Jarquín Édgar, dijo que su hija, desde muy pequeña, descubrió su pasión por la fotografía y siempre se caracterizó por su ternura, sonrisa y su alegría permanente, así como su carácter fuerte y decidido ante las injusticias.

Mencionó que María del Sol Cruz fue una joven de gran corazón y solidaria con las personas a su alrededor, pues constantemente llevaba comida al hospital civil, además, comentó los diversos proyectos que tenía en mente, siempre a la espera de una oportunidad para poder crecer como profesional.

Los familiares, amigos y representantes de los medios de comunicación que se solidarizaron en la exigencia de justicia por el asesinato de la joven de 27 años de edad acompañaron el cuerpo de María del Sol hacia el Panteón General, ubicado en la calle del Refugio en el barrio de Jalatlaco del municipio de Oaxaca de Juárez, donde se llevó a cabo el sepelio.

Durante el cortejo fúnebre se apreciaban pancartas donde podía leerse: “Responsabilizamos al gobierno de Murat por el asesinato de María del Sol”, “En este estado feminicida, estar viva es una rebeldía”, “Castigo a los responsables, justicia para María del Sol”, “Alto a la impunidad, no más violencia”, “Sólo el poder les importa, exigimos justicia ya, muy caro nos cuestan sus campañas electorales”, “Ni una asesinada más, justicia para Sol, basta de feminicidios”, entre otras consignas.

Los que conocieron a María del Sol externaron su indignación y dolor ante la pérdida de quien dijeran tenía un gran futuro por delante y unas ganas de vivir que irradiaba todos los días.

María del Sol Cruz Jarquín fungía como jefa del área del Departamento de Comunicación Indígena Intercultural de la Secretaría de Asuntos Indígenas (SAI) del gobierno del estado, y de acuerdo a la madre, hace una semana, el titular de dicha dependencia, Francisco Javier Montero López, le ordenó dar cobertura a las actividades proselitistas de su hermano, Hageo Montero López, candidato a la presidencia municipal de Juchitán de Zaragoza.

Aseguró que su hija fue comisionada por su jefe contra su voluntad para trabajar en la campaña política de su hermano en la región del Istmo de Tehuantepec, ya que, de lo contrario, perdería el trabajo, por lo que en los últimos días viajó constantemente de Oaxaca de Juárez a Juchitán sin que le fueran cubiertos los gastos de viáticos, señaló.

Soledad Jarquín refirió que en un principio se negó a que su hija fuera a Juchitán a cubrir una campaña electoral, pues esas funciones no le correspondían, pues ella era responsable del área de Comunicación Social de la SAI, sin embargo, dijo que fue obligada por el ahora extitular de dicha dependencia, Francisco Javier Montero López.

Dijo que nunca esperaba que la madrugada del sábado pasado, unos sicarios a balazos acabarían con su vida junto con Pamela Terán Pineda y su chofer, Adelfo Jiménez Guerra, cuando salían del Bar Jardín a escasos metros del palacio municipal de Juchitán.

El hecho evidenció un claro desvío de recursos públicos por parte de las dependencias del gobierno del estado a las campañas políticas de la Coalición Todos Por México, por lo que, en un acto desesperado por deslindar responsabilidades, durante la noche del domingo, el secretario de Asuntos Indígenas de Oaxaca, Francisco Javier Montero López, anunciaba su renuncia al cargo.

El exsecretario se deslindó diciendo que fue María del Sol Cruz quien le pidió permiso para quedarse unos días en Juchitán y negó que trabajadores de la SAI fueran comisionados a las campañas electorales.

Es de señalar que de acuerdo al artículo 398 del Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Oaxaca establece que se impondrá el castigo de prisión de dos a nueve años al servidor público que proporcione apoyo a través de sus subordinados, usando el tiempo correspondiente a sus labores para que éstos presten servicios a un partido político o candidato.

En ese sentido, la Ley General en Materia de Delitos Electorales, en su artículo 11, fracción IV, establece que se impondrán de 200 a 400 días de multa y prisión de dos a nueve años al servidor público que proporcione apoyo o preste algún servicio a un precandidato, partido político, coalición, agrupación política o candidato, sea que lo haga por sí mismo o a través de sus subordinados, en sus horarios de labores.

Este hecho indignó a diversos colectivos y organizaciones no gubernamentales, quienes responsabilizaron directamente de este asesinato al gobierno de Oaxaca por su omisión para implementar acciones eficaces tendientes a garantizar la seguridad y la vida de las mujeres en el estado.

Asimismo, demandaron castigo para el exsecretario de la SAI, Francisco Javier Montero López, por no responder por la vida de una trabajadora a la que enviaron a una actividad fuera de sus funciones institucionales.

Exigieron el esclarecimiento de los hechos, así como la localización y condena de los responsables y se haga justicia pronta y expedita, y evitar que éste, como cientos de casos en Oaxaca, quede en la impunidad.