http://despertardeoaxaca.com/wp-content/uploads/2018/05/1-214-770x470.jpg

Yucuita bloquea caseta para exigir la desaparición de poderes municipales

Rebeca Luna Jiménez

Yucuita bloquea caseta para exigir la desaparición de poderes municipales

Pobladores de San Juan Yucuita volvieron a tomar la caseta de peaje de la carretera Oaxaca-Cuacnopalan, debido a que no han recibido respuesta a sus demandas de parte de los diputados del Congreso local, quienes tienen un período de receso del 15 de abril al 1 de julio.

Los manifestantes aseguraron que los legisladores ni siquiera han leído las pruebas que adjuntó el expresidente municipal, por lo que solicitaron que se llame a una sesión extraordinaria y se atienda el caso.

La inconformidad de debe a que los diputados locales no fueron capaces de resolver en sesiones ordinarias la desaparición de poderes municipales, “sabemos que en la Cámara de Diputados se dejan comisiones permanentes, las cuales están perfectamente capacitados para atender ésta y otras situaciones que se presenten, pero se nota que algunos se fueron de campaña”, aseguraron.

Por ello, pidiendo dinero y cooperaciones para poder dejar pasar a los automovilistas, exigieron la revocación de mandato del actual presidente Gildardo Rodríguez Ramos, a quien acusan de fraude y corrupción.

“Llevamos 10 meses pidiendo la revocación del mandato de Gildardo Rodríguez Ramos, pues ha traficado influencias a través de su hermano, quien ocupa un cargo en la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca”, afirmaron.

Los inconformes recalcaron que en el mes de agosto de 2017 entregaron siete expedientes al Congreso del estado, que contenían todas las pruebas y las acusaciones de toda la población para exigir la destitución.

“Se hizo nueva documentación que ingresó el 5 de diciembre de 2017, y nos resolvieron hasta el 10 de febrero de 2018, fue mucho tiempo. Nuevamente hicimos lo mismo el 29 de enero y hasta la fecha no hemos tenido respuesta, ni nos han llamado a ratificar”, indicaron.

“San Juan Yucuita es un pueblo que se rige por usos y costumbres, a la fecha el munícipe no ha convocado a una asamblea para dar a conocer su plan de trabajo. Otra de las inconformidades fue el querer instalar un fábrica sin que haya sido autorizado por el pueblo, además de que nunca dio a conocer los estudios de impacto ambiental”, denunciaron.