http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_9_239.jpg?itok=-ZmSYU0u

Sueños rotos; la dura realidad de los menores repatriados a Oaxaca

Miguel Angel

http://www.nvinoticias.com/nota/90784/suenos-rotos-la-dura-realidad-de-los-menores-repatriados-oaxaca

Flora tenía 17 años al momento de intentar pasar a Estados Unidos sin papeles. No lo logró y fue detenida por agentes de la Patrulla Fronteriza, quienes amenazaron con deportarla a Guatemala, en vez de trasladarla a Oaxaca, al no creer que era mexicana, narra la adolescente en la publicación Riesgos en la migración irregular de menores mexicanos a Estados Unidos.

Oaxaca es el estado con el mayor número de migrantes menores de edad repatriados en los primeros dos meses del año, con 241 casos, revela un reporte de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Oaxaca sólo es superado por Tamaulipas en el número de menores repatriados, estado que suma 267 casos; el tercer lugar lo ocupa Guerrero, con 240 menores repatriados; le sigue Guanajuato, con 127 y Chiapas, con 117.

Las condiciones en las que los menores son tratados muchas veces no son las adecuadas; a Flora por ejemplo, no sólo le fue mal con la Patrulla Fronteriza, también con las autoridades mexicanas,  “nos enviaron al consulado mexicano y ahí fue lo mismo; otra vez nos preguntaron muchas cosas: a mí, que si sabía de qué color era la bandera, qué animal tenía y así”.

Del total de menores deportados, 236 tenían de 12 a 17 años, de los cuales 25 iban solos y 211 acompañados. Cinco de los menores repatriados tenían menos de 11 años, cuatro de estos viajaban acompañados y uno intentó cruzar la frontera solo.

240
menores oaxaqueños repatriados en enero y febrero del 2018
267
menores de Tamaulipas
240
menores de Guerrero

 

Un camino peligroso

Riesgos en la migración irregular de menores mexicanos a Estados Unidos es una investigación que fue publicada en 2016, en la que se entrevistaron a 33 menores migrantes, originarios principalmente de  Oaxaca, Michoacán, Puebla, Estado de México, Chiapas y Guerrero.

Los menores que son detenidos por la Patrulla Fronteriza, son separados del resto de los migrantes, sin importar si van o no acompañados, para enseguida ser subidos a las camionetas de los agentes. Esta experiencia es quizá la más traumática para ellos, narra la publicación.

Guadalupe, de 16 años relata: “Apenas pasamos el río y caminamos un poco, y que se ven unas luces. Luego el coyote gritó: ‘Es la migra, corran’. Y que empezamos a correr, pero ellos traían camionetas y que aceleran y nos alcanzan. Otros corrieron para otro lado, pero a nosotros nos alcanzaron y que nos dicen: ‘Tírense al suelo’, y ya ahí a los grandes los esposaron y luego nos comenzaron a subir a las camionetas”.

Después de ser detenidos, tanto los adultos como los menores migrantes son llevados a las estaciones de la Patrulla Fronteriza, donde son clasificados nuevamente por edades y sexo; sin embargo, en algunos casos la edad de los menores es puesta en duda y son incluidos en el mismo grupo de adultos migrantes y tratados como tales. Ante esta situación, tratan de convencer a los agentes de que son menores de edad, pero muchas veces no logran demostrarlo.

En las estaciones de la Patrulla Fronteriza, adultos y menores migrantes son objeto de interrogatorios por parte de los agentes, quienes no sólo les hacen preguntas sobre su identidad individual, sino también sobre su identidad nacional, como su procedencia y los símbolos patrios.