http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_5_210.jpg?itok=Pg8Bnux6

Oaxaca, la ciudad más ruidosa del país

Citlalli Luciana

La capital Oaxaca es una de las ciudades más ruidosas de México. La contaminación auditiva está por arriba del límite superior deseable de ruido, establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Calendas, marchas, manifestaciones, bloqueos, megáfonos publicitario, generan una permanente afectación a la salud, señaló María Antonieta Molina Castellanos, activista contra la contaminación auditiva.

Tan sólo en enero de este año, se registraron 110 acciones de protesta por inconformidades sociales y laborales, las cuales derivaron en marchas, plantones o bloqueos, que desquiciaron el tráfico vehicular.

Las repercusiones más comunes en la calidad de vida por los altos niveles de ruido son desde dolores de cabeza, estrés, ansiedad e irritabilidad, hasta pérdida auditiva, precisó la activista.

La OMS considera que el límite superior deseable de ruido en las ciudades es de 70 decibeles. Además, recomienda que el nivel más alto permisible de exposición al ruido en un lugar de trabajo sea de 85 decibeles durante un máximo de 8 horas al día.

En la escala comparativa de intensidades sonoras en decibeles de ruidos usuales, vemos que el tráfico de la ciudad puede generar 90 decibeles, la explosión de un petardo o cohetes empleados en pirotecnia hasta 110 decibeles

Molina Castellanos señaló que otras fuentes importantes de ruido en la capital provienen de los bares, antros y “en el uso indiscriminado de equipos de sonido sin ningún control en todas partes de las ciudades”.

Añadió que espacios públicos, antes utilizados como lugares para relajarse como el Llano, y el Zócalo, son hoy de los lugares más ruidosos de la capital.

En materia legislativa, la única ley al respecto, publicada en 1968 en el Periódico Oficial del Estado de Oaxaca, para «la conservación de la tranquilidad de los habitantes de Oaxaca», está sepultada.

El primero de los artículos restringe el uso de cláxones, bocinas o sirenas en toda clase de vehículos, excepto a las ambulancias, el cuerpo de bomberos y la policía, en el estricto desempeño de sus funciones.

También restringe el ruido en perifoneo y lo limita a ciertas horas y para ciertos establecimientos, pero esta reglamentación no se aplica.