http://despertardeoaxaca.com/wp-content/uploads/2018/04/1-91-770x470.jpg

Las autoridades no garantizan seguridad; delincuencia crece

Francisco Vásquez

Las autoridades no garantizan seguridad; delincuencia crece

Contrario a lo que señala Raymundo Tuñón Jáuregui, titular de la Secretaría de Seguridad Pública en Oaxaca, respecto a la disminución del crimen, el índice delictivo va en aumento, como muestra del 8 al 11 de abril en las distintas regiones de la entidad se efectuaron ocho homicidios dolosos, lo que se tradujo en un asesinato o ejecución cada 12 horas.

El pasado domingo 8 de abril en la Costa, Roberto Marrufo García de aproximadamente 25 años de edad fue levantado por personas no identificadas, quienes lo asesinaron y abandonaron en el libramiento de Pinotepa Nacional, asimismo, dejaron un narcomensaje con la leyenda: “por rata y pasadito de v… y faltan”.

El segundo hecho se dio durante la tarde del lunes 9 de abril en el Istmo, cuando Demecio Méndez de 48 años de edad, viajaba a bordo de su motocicleta y fue interceptado por sujetos quienes le dispararon, quedando su cuerpo tendido en la orilla del asfalto, los hechos se suscitaron en la colonia 15 de Septiembre a la altura de Bacocho, en el tramo Tehuantepec-Mixtequilla, el ejecutado tenía su domicilio en la agencia San Luis Rey, de Tehuantepec.

Asimismo, en Valles Centrales se suscitaron dos homicidios la noche del 9 de abril, el primero en pleno Centro Histórico de Oaxaca de Juárez, alrededor de las 23:00 horas sobre la calle de Bustamante esquina con Zaragoza, en la zona del parque de San Francisco fue localizado sin vida un joven de aproximadamente 25 años de edad, previo al hallazgo vecinos reportaron disparos de arma en el lugar.

Otro asesinato se dio cerca del municipio de San Agustín de las Juntas, donde después de una pelea resultó muerto José Torres García de 39 años de edad debido a lesiones con un objeto punzocortante.

A esto se le sumó una doble ejecución el martes 10 de abril en la Costa, Marcos Eli Pinacho Silva y Francisco López Alonso, originarios de San Pedro Cafetitlán fueron asesinados a balazos sobre el bulevar Alberto Gallardo Blanco en el municipio de San Pedro Pochutla.

Mientras tanto en la agencia de Puerto Escondido perteneciente a San Pedro Mixtepec se suscitó una balacera atrás de la escuela secundaria 86 y la avenida Oaxaca, la principal vía de comunicación de este puerto, que dejó como saldo a una persona lesionada en el abdomen.

Asimismo, la tarde del martes sucedieron otras dos ejecuciones en la Cuenca, la primera en la avenida doctor Víctor Bravo Ahuja de la colonia 5 de Mayo, y la segunda en la colonia Frumencio Pulido de Loma Bonita, ahí fue ejecutado un joven de aproximadamente 20 años con disparos de arma de fuego.

Todos estos hechos sucedidos en 96 horas sólo confirman que Oaxaca se ha convertido en uno de los estados más inseguros del país, las cifras ponen en evidencia la falta de implementación de políticas públicas que realmente garanticen la seguridad de las familias oaxaqueñas, a pesar que en este 2018 se destinó un presupuesto histórico en este rubro que asciende a dos mil 212 millones 553 mil 832.90 pesos.

De igual forma la Fiscalía General del Estado, en sus estadísticas ha reconocido que respecto al primer bimestre de 2017, en Oaxaca se incrementaron en alrededor de un 15 por ciento la comisión de homicidios dolosos, registrando 64 en enero y 84 en febrero de 2018, en este contexto, los homicidios simples, en los primeros dos meses de 2018 en comparación con el mismo periodo de 2017, se incrementaron en 25 por ciento, con 150 casos.

Según expertos, el incremento de la violencia va de la mano con la falta de cuerpos policiacos profesionalizados que contribuyan a una verdadera seguridad pública y prevención del delito, inclusive pareciera que el número de policías ha sido rebasado y no se dan abasto, ya que las oportunidades que le brinda el estado a los policías para sobresalir son mínimas, por ello cada vez son menos personas las que se aventuran a convertirse en guardianes del orden.

Por citar un ejemplo, en Oaxaca los policías reciben un salario muy bajo siendo el promedio mensual de siete mil 474 pesos, cuando en otros estados llegan a recibir un sueldo superior a los 14 mil pesos, además de que el gobierno no ha implementado programas de servicio profesional de carrera que permita a los policías crecer y desarrollarse, así como prestaciones para sus familias, otro síntoma de que la inseguridad que sufre la ciudadanía no les preocupa a las autoridades, catalogándose la Policía Estatal como la quinta peor calificada del país.