http://despertardeoaxaca.com/wp-content/uploads/2018/04/1-78-770x470.jpg

Sólo promesas, indígenas reclaman al gobierno de Oaxaca falta de soluciones

Francisco Vásquez

Un aproximado de 6 000 integrantes de la Asamblea de Pueblos Indígenas (API) y el Partido Unidad Popular (PUP) marcharon del Mercado Zonal de Santa Rosa Panzacola con dirección al zócalo de la ciudad de Oaxaca, avanzando por la carretera federal 190, calzada Madero y finalmente avenida Independencia, para culminar con un mitin frente a Palacio de Gobierno, esto para exigir al gobierno de Oaxaca cumpla con las demandas de las comunidades indígenas.

Al respecto, Uriel Díaz Caballero, representante de la API y PUP, señaló que se manifestaron ante la desatención de la administración estatal para solucionar las necesidades de los pueblos indígenas y la negativa de dar a conocer quiénes son los responsables intelectuales del homicidio de su compañero, Heriberto Pazos, a ocho años de su asesinato.

Agregó que desde el inicio del mandato del actual gobernador sólo han sostenido una plática y hasta el momento no les ha cumplido con lo que le prometió a esta organización, entre las necesidades más apremiantes se encuentran la apertura de carreteras y caminos, construcción de puentes, dotación de agua potable, aulas educativas, clínicas, medicinas y médicos, más la atención al campo para la siembra de sus productos, entre otras.

Abundó que, ante la cerrazón acudieron a la marcha etnias de las ocho regiones de la entidad, “la asamblea de manera representativa está llegando a la Oaxaca de Juárez para hacer este reclamo al gobierno, que simple y llanamente no tiene oído y ojos para palpar las carencias que tiene el estado, exigimos a este gobierno que cumpla con sus obligaciones con el campesinado, con los estudiantes indígenas y con los obreros de Oaxaca”, dijo.

Díaz Caballero, en este contexto, enfatizó que la educación está por los suelos, no hay empleo para los campesinos y que el campo no produce, además de no haber justicia para los pobres, ya que no es pronta ni expedita, asimismo, hay cada vez aumento en la delincuencia y pobreza extrema en los 570 municipios de la entidad, por eso diario el pueblo hace valer su derecho constitucional a manifestarse en las regiones, en las calles, las dependencias gubernamentales y el Palacio de Gobierno.

En el caso del asesinato de su máximo líder, Heriberto Pazos, denunció que están seguros de que el criminal se esconde tras las instituciones que representa este gobierno porque fue un crimen de Estado, añadió que actualmente hay siete personas detenidas que inculpan como autores materiales, pero a ocho años del asesinato, estas personas no han declarado, dando a entender las instituciones encargadas de la impartición de justicias no están haciendo el trabajo como marca la ley.

Ante esta situación, creen que las instituciones encubren para que no se dé a conocer a los responsables intelectuales del asesinato, “las investigaciones no avanzan y están estancadas en la Fiscalía General del Estado, por eso la militancia de la API están hartos de tanta mentira, engaños y tantas promesas de un gobierno que no da resultados a la sociedad, por eso exhortamos al gobierno a que cumpla con esa obligación de dar respuesta a la demanda de justicia”, sentenció.

El líder de la API y PUP externó que permanecerán en plantón hasta que sean atendidas sus demandas, porque el gobierno tiene una deuda con la API y la concentración es para hacer sentir la necesidad que tiene el pueblo, “estamos presente aunque no nos vean, ahí vamos a estar aunque no nos escuchen, pero la verdad está a la luz del día, porque la realidad de los hombres y mujeres que dejaron sus lugares de origen, ranchos y comunidades para venir a decirle al gobierno que tiene una deuda con los indígenas de las ocho regiones del estado, es muy triste”.

Por último, señaló que quienes saquean al estado y se roban los impuestos del pueblo están felices en otros países, mientras los indígenas se mueren de hambre. “Estamos cansados de esa corrupción e impunidad avalada por el gobierno del estado, ante la nula respuesta nos vemos en la necesidad de continuar saliendo a las calles como ú