http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_5_194.jpg?itok=NCJDuso7

Se acaba el bosque y crece la mancha urbana; Oaxaca se ahoga en el calor

http://www.nvinoticias.com/profile/naltamirano

Si durante 2017 Oaxaca fue el segundo estado del país en registrar el mayor calentamiento, para el meteorólogo de la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO), Cutberto Ruiz Jarquín, es un efecto entendible por el daño a la superficie boscosa y el incremento de la superficie asfaltada o con cemento en la ciudad.

De acuerdo con el Servicio Meteorologico Nacional que hizo un comparativo de las temperaturas promedio entre 1981 y 2010, Nuevo León registró un aumento de 2.4 grados centígrados y le siguió Oaxaca con 2.2 grados, cuando en el país la temperatura promedio fue de 22.6 grados.

Al respecto, Ruiz Jarquín aseguró que la temperatura promedio en un tiempo histórico de más de 30 años ha sido de alrededor de 22 grados centígrados.

Calcula que cada año la entidad supera ese promedio por medio grado (.5) y han sido los años 1997, 1998 los que han superado esa media, pero sin duda 2017 “fue el más caluroso”.

¿Por qué hace más calor?

El ascenso en el termómetro se entiende por varios factores externos, desde el crecimiento de la superficie de la tierra con concreto y la deforestación, pero también incide la contaminación atmosférica que genera el efecto invernadero, además de los incendios forestales.

Y advierte: “Año con año el calentamiento será mayor, al menos medio grado más. Hay puntos de calor muy importantes que llegan a 42 grados como en la estación La Boquilla, en Nejapa de Madero, en los límites entre la Sierra Sur y el Istmo de Tehuantepec, o municipios de la zona oriente del Istmo o San Juan Bautista Cuicatlán, en la Cañada, donde han reportado temperaturas de hasta de 45 grados”.

En este mes de abril la temperatura promedio podría alcanzar los 26 grados centígrados, por lo que se avizora como el mes más crítico del año, con al menos tres periodos de calor de entre tres y cinco días.

“Lo que se ha observado en Oaxaca es que los días de calor han aumentado, antes eran de repente, muy puntuales y ahora se mantiene por varios días y eso hace que nos sofoquemos, aunado a que no se presenten corrientes de viento, lo que nos genera la sensación de bochorno”, explica.