http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_28_130.jpg?itok=iFidig4Q

Falta agua y sobra pobreza en Los Ángeles, Oaxaca

Citlalli Luciana

http://www.nvinoticias.com/nota/88312/falta-agua-y-sobra-pobreza-en-los-angeles-oaxaca

Y así, con el paso tembeleque por el peso de las cubetas con agua, va Inés del pozo al lavadero, sorteando los obstáculos de un camino abierto de manera improvisada, al aventón. Realiza de dos a tres viajes al día para abastecerse de agua, mientras reúne el dinero suficiente para llamar una pipa que le permita llenar su tinaco con el vital líquido.

“No, no es fácil vivir así”, afirma la mujer quien llegó hace 20 años a la colonia Los Ángeles, asentamiento humano establecido a menos de 20 minutos del corazón capitalino de Oaxaca, y que desde entonces sus habitantes se abastecen de agua de pozos, de lluvia y de pipas.

No es la única familia, la colonia conformada por al menos 150 familias carece de agua entubada y para abastecerse cada semana o cada quince días los habitantes compran agua a razón de 100 y hasta 180 pesos el tinaco de mil 100 litros.

Por ubicarse en la parte alta, el precio del agua para Inés es de 150 pesos. En un mes, la mujer destina el 14 por ciento del ingreso familiar a la compra del vital líquido, pues en total gasta entre 300 y 450 pesos al mes, mientras la percepción económica asciende a los 3 mil 200 pesos.

En la parte más alta de Los Ángeles, llenar con agua un tinaco de mil 100 litros cuesta hasta 170 pesos. FOTO: Emilio Morales

Anarquía urbano

La casita de Inés se encuentra encajada sobre el cerro, entre caminos desfigurados que fueron abiertos sin planeación. El pozo le queda a unos siete metros paralelo a su casa. Debido a lo irregular del terreno, tiene que bajar una pendiente y luego volver a subir hasta el lugar de extracción que, a duras penas, ofrece el líquido suficiente para atender las emergencias.

Inés deja caer la cubeta herida de abolladuras. El golpe en el agua se oye lejano. El nivel del pozo está disminuido, aunque aún no alcanza su nivel más crítico.

Dos o tres viajes se hacen obligatorios para que el agua alcance para los siente habitantes del hogar, en su mayoría niños y niñas.

Pozo, un alivio

“Compramos cada 15 días el agua o si se acaba, antes, pues hay que hacer el gasto. Nosotros somos siete personas y tiene que alcanzar, por eso a fuerza hay que traer del pozo”, señala.

En este año el costo del tinaco es un poco más elevado que el año pasado y se eleva conforme van avanzando hacia la punta del cerro. En la zona baja la gente paga 100 pesos, en la alta 150 y sobre la calle conocida como La Frontera el precio es de hasta 170 pesos. Las tarifas en este año también tuvieron incremento.

¿Qué les impide hacer la falta de agua?

Más que nada bañarse, lo más que podemos racionar es bañarnos un día sí, un día no, pero en época de calor es imposible, sobre todo para los niños, porque pueden enfermarse.

Y ¿con qué cantidad de agua se bañan?

Todo es racionado, para los niños media cubeta de esas de pintura, nosotros un poquito más, y el agua que sale no la tiramos, no, la usamos para mantener aplacada la polvareda de los patios.

De acuerdo con datos al 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de las 69,266 viviendas que hay en la capital, 17,364 no cuentan con agua entubada, es decir el 25 por ciento.

A pesar de las gestiones realizadas a lo largo de dos décadas, hasta el momento quienes habitan en Los Ángeles, no han logrado tener acceso al servicio.

Administraciones de gobierno han ido y venido, promesas de campañas se vuelven espejitos a cambio de votos. Candidatos y candidatas se han hecho presente para pedir apoyo político, concluido los procesos electorales, vuelve el olvido.