http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_2_184.jpg?itok=Ugd1_tIg

De la reconstrucción de Oaxaca, solo quedó la promesa

Luis Ignacio

http://www.nvinoticias.com/nota/86896/de-la-reconstruccion-de-oaxaca-solo-quedo-la-promesa

SANTIAGO IXTALTEPEC- “A mí el presidente de la República me entregó mis tarjetas de Bansefi, pero cuando acudí a retirar los 120 mil pesos que debía haberme depositado, solo había 30 mil y desde entonces ya no me han depositado nada, ahora todos los funcionarios ignoran mis llamadas o me dicen que le haga como quiera porque ya no me darán más”, afirma doña Eleyva Cabrera Cabrera, una de los miles de damnificados del Istmo de Tehuantepec a los que les han esquilmado sus apoyos con diversos pretextos.

El dinero que no aparece suman miles de millones de pesos y ninguna autoridad municipal, estatal o federal explica el motivo por el cual no se entrega el dinero, se deposita en pequeñas cantidades y por qué las tarjetas del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) se extravían o no llegan a los beneficiarios.

“EL CHAPARRITO”

La señora Cabrera Cabrera, de 65 años de edad, recuerda que el 2 de octubre de 2017 cuando el presidente Enrique Peña Nieto recorrió el municipio la invitó a acompañarlo. “Me sacó de mi casa y preguntó si tenía ya mis tarjetas, le dije que no. Entonces preguntó por el chaparrito de Bansefi (Virgilio Andrade Martínez) y lo buscaron por tierra, mar y cielo, pero me las entregaron, así el presidente me entregó mis tarjetas para poder construir mi casa que se cayó totalmente”.

Añade que después cuando fue a sacar el dinero, solo había 15 mil pesos para mano de obra y 15 mil pesos para material, cuando supuestamente eran 30 mil pesos para mano de obra y 90 mil pesos para material.

Afirman que de octubre a la fecha ya no le depositaron nada. “Ahora por ningún lado he recibido ayuda, he ido a Sedatu, a la presidencia municipal, he llamado a Oaxaca; he preguntado quién me podría ayudar para poder tener ese dinero y hasta hoy no recibo ninguna contestación. ¿Si ya lo prometieron por qué no tengo ese fondo?, ¿por qué no arreglan las cosas? Es un desgaste total para mí, a mi edad, andar buscando quien me ayude. Me quedé completamente sin nada, yo ya no trabajo, no tengo manera de obtener ingresos para levantar otra casa, nada de nada. Después de seis meses no recibo ninguna contestación”.

INVESTIGAN
El 30 de noviembre del 2017 la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) inició una investigación contra el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) por la clonación de más de 275 tarjetas entregadas a los damnificados, por el temblor del 7 de septiembre.
La “visita de investigación” se inició en las sedes centrales de Bansefi y en sus oficinas de Chiapas y Oaxaca, a fin de “indagar los procesos de seguridad y los intercambios de información” con quienes fabrican y distribuyen los plásticos.
Posteriormente, el 14 enero 2018, una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) evidenció que las tarjetas emitidas por el Bansefi para los damnificados de los sismos de septiembre de 2017 no coinciden con el número de beneficiarios.
Se detectó que el banco emitió más plásticos a los que 1 mil 495 beneficiarios tenían derecho.
Según el reporte, generó 4 mil 574 tarjetas, es decir, 3 mil 79 más. Además encontró casos en donde el mismo nombre de una persona aparece de 34 a 14 veces, pero que en realidad no tuvieron la tarjeta.

 

LOS FUNCIONARIOS

Rememora que hace días fue a Bansefi y una señorita le dijo que yo ni aparezco en la lista del banco, que no aparece mi nombre en la lista que tienen; “pero cuando hablo por teléfono a Sedatu me dicen que sí tengo folio y como pérdida total, ¿entonces cuales la verdad? porque no hay solución”.

Señala que el presidente en su discurso cuando fue a Ixtaltepec dijo que en enero de 2018 ya tendríamos todos los apoyos, “pero estamos en marzo y nada; y lo que es peor nadie dice ‘yo le ayudo, yo le soluciono el problema’, nadie. Yo veo las noticias y ahí dicen que ya se solucionó el problema, que ahora la gente está muy bien, ¡pero eso es mentira, una vil mentira!”.

Con evidente indignación manifiesta: aquí están mis tarjetas, no tienen nada. No entiendo qué pasó, por qué se da esta situación.

Añade que ahora que regresó el gobernador al municipio, el viernes 2 de febrero de este año, se le acercó y le dijó que en la gira con el presidente le habían entregado dos tarjetas, pero no tienen fondos. “Me dijo que no me preocupara y llamó a uno de sus ayudantes, me pidieron copias de las tarjetas y del folio de Sedatu, se las entregue; el funcionario me dio su tarjeta pero ahora le hablo y no me contesta”.

La impotencia y el coraje de los damnificados los lleva hasta el llanto. ¡Es una mentada de madre!, lo que les hacen, dice la señora López Pérez.

LAS IRREGULARIDADES
Descuentos inexplicables.
Descuento de 15 mil pesos en la asignación para mano de obra.
Entrega irregular de tarjetas.
Falta de explicación sobre los depósitos.

 

-¿Cómo se llama el servidor público?

-Alejandro Nisán. Ni siquiera contesta, esto es una burla, una burla.

“¿Por qué no se preocupan por lo que está pasando en todo el Istmo? porque no nada más soy yo, son muchas más personas. Eso debería de ver el gobierno, por qué no hay humanidad. Yo sigo viviendo una tragedia porque ni el gobierno municipal, ni estatal, ni federal han podido resolver el problema de mis tarjetas.  Yo estoy pensando ir a Oaxaca para exigir que me atienda, porque esto no puede ser, aunque esto represente un gasto y no tengo dinero”.

“UNA MENTADA DE MADRE”

La impotencia y el coraje de los damnificados los lleva hasta el llanto. ¡Es una mentada de madre!, lo que les hacen, dice la señora López Pérez. FOTO: Mario Jiménez

La señora Isabel López Pérez dice que primero clasificaron su casa como daño parcial, pero con el sismo del 23 de septiembre, se reclasificó como daño total. “El señor Carlos Rojas, de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) me digo que llegué a tiempo para hacer el cambio, pero solo me entregaron una tarjeta. Cuando acudí al banco a sacar el dinero resultó que únicamente tenía 15 mil pesos; fuí a Bansefi y me pidieron que hablara a Sedatu. Me comunique y desafortunadamente una señorita me contestó muy groseramente, me dijo: hágale como quiera, pero eso es lo que ya recibió y no hay vuelta de hoja, ya”.

Afirma que se sienten engañados porque con ese dinero no pueden siquiera levantar los cimientos de sus casas. “Se cumplen meses y no hemos podido hacer nada por esta situación y no soy la única que está así; hay personas que tienen paradas sus construcciones porque no tienen fondos las tarjetas”.

Mientras una lágrima larga resbala por su mejilla izquierda surcada con profundos trazos, muestra el oficio membretado donde debían venir las dos tarjetas y señala el pedazo de plástico engomado donde le arrancaron una. “Eso quiere decir que destinaron dos tarjetas para mí, ¿pero entonces dónde se quedó la otra?, ¿quién la quitó de aquí?; ahí está la goma, ahí está; pero además me quitaron 15 mil pesos de la otra tarjeta, de la que supuestamente iba a tener 30 mil pesos”.

Con la mano derecho limpia la lágrima con fuerza, en tanto agrega: nuestra situación es drástica. Desde hace cinco meses vivimos en el patio de la casa de mi hijo, con todos los muebles a la intemperie.

“Nos dieron una mentada de madre”. Es una grosería, lo sé, pero la verdad eso es, por qué a manos de quién fue a parar el otro plástico, quién se lo quedó, cuestiona la mujer de 64 años de edad.

Sostiene que la verdad están haciendo muchos robos con las tarjetas, “será el gobierno estatal, será Sedatu, pero el dinero se lo están quedando y eso se llama robo, en contra de quienes perdimos todo. Yo nunca había protestado, nunca había participado en una marcha, pero por esta situación fuí a bloquear la carretera y voy a estar en lucha, porque están robando a los más necesitados”.

La señora Eleyva Cabrera Cabrera exhibe las dos tarjetas que le entregó el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, que no tienen fondos. FOTO: Mario Jiménez

EL COBERTIZO

Doña Hilda Dante Motaño perdió completamente su casa con el sismo del 7 de septiembre y le dieron una tarjeta por daño parcial de 30 mil pesos, “pero cuando fui al banco solo habían depositado 15 mil pesos”.

“Cuando me la entregaron yo pensé: bueno, está bien con este dinero puedo hacer una casa, pero nada más llegaron 15 y los otros 15 ya no; por eso nada más pude hacer esto, una galera de lámina galvanizada y postes de tubular que me costó 16 mil pesos. Eso fue lo único que me dieron, pero mi casa se cayó toda. Yo hago totopo para vender y no tengo recursos para poner las paredes, entonces a ver cómo le voy a hacer”.

-¿Ya acudió con las autoridades para que la apoyen

-No papacito, soy india, no sé leer, no sé de nada. No sé cómo son esas cosas de tarjeta.

-¿Va a ser difícil levantar la casa?

-Ah no, para hacerlo cómo, papá, y ahora la leña está muy cara. La leña cuesta 600 pesos la carga y un costal de maíz 500 pesos, tengo que sacar mil 100 pesos para hacer el totopo si tengo y si no, pues está difícil. Pero la casa hasta ahí se quedó, ni modo.

LOS DESCUENTOS

La señora Lambertina Antonio Morales expresa que a pesar de haber recibido las dos tarjetas, no le depositaron completa la cantidad que anunció el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

“A mi me dieron dos tarjetas con un total de 120 mil pesos por daño total, pero el ingeniero que me está haciendo los cuartos y le di las tarjetas dice que de la tarjeta de 30 mil pesos faltan 5 mil pesos y de la de 90 mil pesos hace falta 30 mil pesos, por eso va a dejar la casa a medias”.

A doña Lambertina Antonio Morales el ingeniero que le construye su casa ya le dijo la hará hasta donde alcance el recurso. FOTO: Mario Jiménez

 

Comenta que el acuerdo era que haría su casa con 120 mil pesos, “pero ahora me explicó que no podrá repellarla porque no le depositaron 35 mil pesos. El ingeniero me contó que ya dejó tres casas paradas hasta que depositen el faltante, por eso andamos viendo quién y cómo nos puede ayudar. En realidad hay muchas irregularidades con las tarjetas, no cumplen con lo que nos dijeron cuando vinieron los funcionarios”.

Dice que ahora escuchan que ya no van a depositar el dinero que falta, que ya no va a haber más apoyo. “Supuestamente ya no hay (dinero) y no se vale; esperamos que por lo menos cumplan lo que prometieron, que no se queden el dinero de los pobres”.

“SOLO ALCANZÓ PARA VARILLA Y ALAMBRÓN”

La joven Beatriz Jiménez García recibió dos tarjetas por pérdida total en noviembre, pero solo he recibido el depósito de 15 mil pesos nada más. “Lo curioso es que los trabajadores de Sedatu ya vinieron a ver si hay avances y le dije: cómo quieren que haya avances si nada más nos dieron 15 mil pesos, los 15 mil están ahí, en varillas y alambrón, porque fue para lo único que me alcanzó”.

Afirma que han acudido a las dependencias para solicitar una explicación, pero nadie les responde. “Hemos andado, pero siempre es la misma respuesta: no hay nada; las últimas veces que fuimos al banco ya cancelaron las tarjetas”.

-¿Las dos?

-Sí.

-¿En la tarjeta de 90 mil pesos no le han  depositado nada?

-Nada.

-Nadie les da la explicación.

-El 13 de noviembre recibimos el primer pago y el último, fuimos a la mesa de Sedatu y nos pidieron un estado de cuenta; acudimos a Basefi y nos lo entregaron; se los dimos a los de Sedatu, nos dijeron que nos iban a llamar, pero hasta ahora no lo hacen.

-¿Y cómo le va a hacer entonces para reconstruir su vivienda?

-Eso quisiera yo saber. Gracias a Dios que Los menonitas nos donaron casas de láminas y ahí tengo a mis padres, si no todavía estuvieran con las lonas y tiendas de campaña.

“La verdad yo ya perdí la esperanza de que nos entreguen el dinero, sobre todo porque ya empezaron  las campañas políticas y todo se va a ir a la elección; lamentablemente son muchos los casos de estos aquí”.