“SI Pierdo Arrebato”

En una de sus inolvidables películas Jorge Negrete acepta un reto de coplas. Me parece que fue con luis Aguilar o con Pedro Infante en “Dos tipos de cuidado” filmada en 1952 y estrenada a finales de ese año en el cine Mariscala, no estoy del todo seguro. Lo cierto es que en ese duelo  de indirectas muy directas cantadas llega a su termino cuando el carácter de Jorge explota y advierte diciendo “…Si pierdo Arrebato”. La advertencia no dejo lugar a dudas, pues el personaje que interpretaba Negrete era de “pocas pulgas” y había que tomarlo en serio puesto que su machismo no daba para mas coplas y menos para una discusión. Así que la abuelita, el sacerdote y demás invitados a la fiesta evitaron, con la experiencia de la sabiduría que caracterizo a los mayores de esos tiempos, que “los muchachos se liaran a golpes”, comprometiéndolos a atender a las muchachas mas agraciadas del pueblo”. De esa manera hábil que da la experiencia y el tiempo, Sara Garcia, la abuela de los muchachos, evitó la pelea entre los primos y, por supuesto, que la fiesta terminara en un San Quintín.

Esa advertencia de “Si Pierdo Arrebato”, me ha venido a la memoria por los acontecimientos políticos que desde hace unos días se vienen dando entre el gobierno, vía la PGR, el SAT y el CISEN, en contra de Ricardo Anaya, candidato del PAN, PRD y MC a la presidencia de la República.

Los brazos del Estado en materia Financiera, de Inteligencia y Seguridad Nacional se desataron con una velocidad sorprendente acusando al candidato opositor de lavado de dinero, de ladrón,  de enriquecimiento ilícito; solo faltó acusarlo de aspirar a ser Presidente de México.

La velocidad de las autoridades para actuar en este caso sorprende porque no ha sido tan eficaz y pronta en otros asuntos en los que la estafa y los fraudes son evidentes como son el affaire Odebrecht, el asunto de la Estafa Maestra de 540 mdp que involucra a las autoridades de SEDESOL a 3 universidades, al propio candidato José Antonio Meade y a los dos titulares anteriores, Rosario Robles y Luis Enrique Miranda.

Cabe señalar que estas irregularidades reportadas al respecto por parte de la ASF a inicios de 2016, son parte de la revisión del ejercicio Fiscal 2015.

Los contrastes del actuar del estado en los dos casos sorprenden, en uno se aplica el rigor de la fuerza del Estado, a través de sus brazos gubernamentales, y por otro nada, incluso se usa al poder judicial con la juez primera del distrito en Amparo penal en la CDMX, Sandra Leticia robledo magaña, quien le otorgo amparo y prohibe a la PGR investigar y detener a Emilio Lozoya, denunciado por ex funcionarios de Odebrecht de haber recibido en calidad de soborno 10 millones de dólares. en el caso de Sedesol, las autoridades han sido laxas, como si nada hubiese ocurrido. La investigación sigue su esta marcha.

Creo entonces, que las autoridades están actuando con linea política en contra del candidato opositor, Ricardo Anaya, al calcular que, en efecto, su candidatura si tiene futuro y que sube puntos en las encuestas.

Ahora bien, suponiendo que Anaya sea culpable de lo que el PRI y el gobierno lo acusan; pues que se presenten las evidencias, se le lleve a juicio y que la autoridad judicial actúe. Lo mismo aplicaría a los dos casos en los que se menciona a Lozoya, Robles y Meade, Odebrecht y Sedesol.

Lo que no aplica es el “Si Pierdo arrebato” por parte del PRI y del gobierno, toda vez que el sistema político mexicano ya estiro demasiado la liga y esta por romperse con lo cual todos saldríamos perdiendo.