http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_19_163.jpg?itok=1_-nomX-

Espejismo, hospital materno de Chilapa, Oaxaca

Nadia Altamirano

http://www.nvinoticias.com/nota/85471/espejismo-hospital-materno-de-chilapa-oaxaca

VILLA CHILAPA DE DÍAZ.- En la recta final de su administración, el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz acudió a este municipio a colocar la primera piedra de lo que, dijo, sería el hospital materno infantil; uno de los 75, que presumió, se construían para consolidar el sistema de salud.

Ocho años después, con la construcción detenida en obra negra, la regidora de Salud, Virginia Hernández Sánchez, saca la cuenta de las mentiras oficiales, donde el saldo desfavorable es para una población que se niega a renunciar a la idea de que mejore la infraestructura médica.

“Nos lo vendieron como un hospital materno infantil, pero nos dimos a la tarea de investigar en la Jurisdicción de la Mixteca, pero no tienen archivos”, reprocha.

Aún sin planos o documentación que sustenten el proyecto que no se ha cristalizado, si les sacaron de su engaño.

“Desmintieron que fuera un hospital, es un Cessa (Centro de Salud con Servicios Ampliados) de cinco consultorios”.

En los hechos, sólo la enfermera pasante atiende en el centro de salud. FOTO: Mario Jiménez

Saberlo no cambia nada, la obra sigue paralizada desde el 2013, cuando todavía la empresa, de la cual ignoran el nombre, volvió a este municipio mixteco a hacer algunas obras menores.

Salud, derecho limitado

En este municipio, la única opción de atención la ofrece un centro de salud de núcleo básico, que debe atender una doctora, una enfermera de base, otra de contrato y una más como pasante, y esta la última ayer estaba a cargo de las 25 consultas programadas y de emergencia que se otorgan al día.

Aunque el centro de salud tiene más de 50 años funcionando, el edificio en el que opera ha recibido mantenimiento y está en buenas condiciones. Cuenta con un consultorio dental y dos de medicina general, el de psicología no funciona porque no hay personal de pasantía.

Si bien tienen medicamentos, son los básicos, no logran cubrir la demanda de insulina para personas diabéticas.

El centro de salud no atiende partos ni urgencias, comenta Alberto Rodríguez, encargado del dispensario municipal. FOTO: Mario Jiménez

No se atienden partos

Edith Antonio Martínez, enfermera pasante lleva poco tiempo en el centro de salud, sabe bien que el contar sólo con un médico limita la atención.

“Tienen que esperar, las instalaciones son un poco pequeñas” y aunque tienen una sala de expulsión “no se atienden partos”, que se atienden en el Hospital de Huajuapan.

Eso lo supo tres veces Laura León Aguirre, madre de 25 años, que en cada parto, ha tenido que pagar un viaje especial en taxi del Barrio San Miguel a Huajuapan, como ocurrió apenas el 31 de agosto pasado, cuando nació Miguel.

“Aquí no había atención, no había médico, no me dio dolor porque venía transverso y me tuvieron que operar de emergencia”, rememora.

Sin contar los gastos de traslado, anestesia y pastillas que tuvo que costear, entre ella y su esposo tuvieron que pagar 11 mil pesos, monto que no cubrió el Seguro Popular.

Si se contara con el hospital materno infantil con el que ilusionó Ulises Ruiz, “ya no tendría que correr hasta Huajuapam por una emergencia y dejar a mis niñas, porque no tengo a nadie aquí”, como hace dos años que a Fabiola, quien ahora tiene tres años, no le dejaba de doler el estomago.

“En el hospital de Huajuapam no la atendieron, tuve que ir a médico particular, nada más de la consulta fueron 500 pesos”, dice con la decepción de sacar cuentas por un derecho no garantizado.

En la obra negra no hay nada que robar, porque no alcanzaron a colocar tubería ni instalaciones eléctricas. FOTO: Mario Jiménez

Sin urgencias

Son precisamente esas emergencias, las que el responsable del dispensario médico municipal, Alberto Rodríguez Castillo, sabe bien que no se atienden en el limitado centro de salud.

La respuesta de la autoridad municipal fue habilitar, desde enero, ese dispensario en una oficina del palacio y hacer frente a «los problemas burocráticos, que son mucho más fuertes».

Desde su óptica, «un médico sindicalizado no expone su trabajo para atender un parto en la clínica (centro de salud) porque pudiera no resultarle bien, por eso todo los derivan al Hospital de Huajuapam, ahí no se atienden partos, fracturas ni ninguna urgencia médica”.

Si el hospital que se prometió ya estuviera en funcionamiento, brindaría atención de segundo nivel a cerca de 3 mil habitantes, al igual a quienes viven en poblaciones aledañas y evitaría que recorrran 20 kilómetros para llegar a Tamazulapam del Progreso, el municipio más cercano con atención médica.

Pero lo que ha ocurrido es que “vienen las constructoras, piden los permisos, se les solicita información, pero no entregan cuentas de hasta dónde van a llegar”, dice la regidora de Salud con impotencia.

La opacidad que impera en las instituciones de Gobierno, refuerza el desconocimiento de cuántos recursos públicos invirtieron los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) y el porcentaje de avance en la construcción, mucho menos cuánto hace falta. Ni pensar si quiera si algún día los trabajos se retomarán.

Anuncios