http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_5_160.jpg?itok=S4-c5n9_

La mitad de las viviendas, con daños en Mechoacán, Oaxaca

Miguel Angel

http://www.nvinoticias.com/nota/85238/la-mitad-de-las-viviendas-con-danos-en-mechoacan-oaxaca

SANTA CATARINA MECHOACÁN.- Al menos el 50 por ciento de los 7 mil habitantes de este municipio mixteco, que pertenece al distrito de Jamiltepec sufrió daños en sus viviendas, luego del sismo de 7.2 grados de magnitud, del viernes y la cadena de movimientos que han continuado.

Al menos 412 casas han sido contabilizadas por la autoridad municipal con daños parciales y totales, sin embargo, ningún representante de los gobiernos estatal o federal han visitado a damnificados.

“Nos han dicho que hagamos los recuentos necesarios para informar. Los invité para que vengan y lo vean ellos mismos, pues en otras ocasiones sólo ha quedado en palabra y no han llegado”, recordó Caín Nicolás Hernández, presidente municipal de Santa Catarina Mechoacán. “Queremos que las acciones se concreten, lo necesita la gente”

En este municipio, donde el 95 por ciento de los habitantes habla mixteco, están acostumbrados al abandono gubernamental. Vecinos de los diferentes barrios se han organizado para arreglar las casas que tienen solución.

«Hasta ahorita no ha llegado ningún tipo de ayuda», afirma el secretario del presidente municipal, Arnulfo López Lucas. «Nadie nos ha visitado y es que hemos pedido ayuda».

La separación de más de 30 centímetros.

Pierden sustento en Mechoacán

Gran parte de los habitantes de Mechoacán se dedica a la panadería. Todos los hornos fueron destruidos por el sismo, “en Mechoacán estamos a dieta, no comeremos pan”, bromea una persona.

“Hay mucho panadero en el pueblo, es su sustento, y otras personas que hacen totopo; se rompieron sus comales y los hornos quedaron destruidos”, destaca el secretario.

Maricela es panadera desde hace 20 años, “de aquí sacamos lo poco que comemos”. Pero con el sismo “ya fue”, opina frente al horno que luce totalmente destruido.

En cada cuadra de la población se observan los hornos destruidos de un oficio que los ayuda a salir adelante. “A veces salen a las ferias a vender  en fiestas patronales”, pero el mercado principal es el de la misma población.

ANCIANOS, EN EL DESAMPARO

Los dos ancianos, Ismael y su esposa invidente, Augusta María, con la tarea de desgranar el maíz.

Ismael retira el totomoxtle a las mazorcas. Su cabello blanco contrasta con su piel morena. Parece no tener preocupación alguna. Quizá los años enseñaron a tomarse las cosas con filosofía. Nació en 1943.

Una de las paredes de la  casa está por caer, solamente sostenida por un endeble alambre. “Trabajo de campesino, sembrando maíz, ‘chaponeó’ el guamil y lo rociamos con herbicida”.

Frente a él, su esposa Augusta María, que no habla español y es ciega, hábilmente deshoja las mazorcas.

NECESITAN AYUDA URGENTE, CON MAYÚSCULAS

Emilia perdió todo, los tabiques y las tejas lucen sobre el suelo. Un cuarto se cayó por completo, al otro, poco le falta. No entiende ni habla español por lo que tiene que llamar a su hija para que funcione como traductora.

“La casa de mi mamá fue dañó total, no tiene ni donde dormir”, afirma Amelia, la hija de Emilia. “No saben lo que van a hacer”. Alcanzaron a salir de milagro.

Aunque el miedo se percibe en Mechoacán, todos intentan seguir la normalidad de sus vidas, solos, como siempre lo han hecho.