http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_3_160.jpg?itok=vsqxo0TV

Demora de la reconstrucción en Oaxaca afecta derechos humanos

Nadia Altamirano

http://www.nvinoticias.com/nota/83979/demora-de-la-reconstruccion-en-oaxaca-afecta-derechos-humanos

A cinco meses del sismo que devastó el Istmo de Tehuantepec, la reconstrucción avanza lentamente y siguen sin garantizarse derechos elementales como a la salud, la vivienda, la seguridad y la educación de 800 mil personas damnificadas.

Ese es el balance que hace la coordinadora del Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha Oaxaca (Código DH), Sara Méndez Flores, para quien priva todavía la desorganización entre las dependencias del Gobierno.

“Pasaron ya cinco meses y la situación de precariedad y emergencia en la zona continua. Las autoridades no han podido reconstruir las escuelas, salvo una o dos,; respecto a la salud es preocupante; el 22 de enero empezó a funcionar el Hospital Macedonio Benítez Fuentes, apenas se están restableciendo los servicios de salud”, enlistó a manera de recuento.

Situación preocupante

Consideró que la falta de instalaciones médicas y medicamentos “es bastante preocupante, sobre todo para las personas con padecimientos crónico degenerativos”.

Desde la misión de observación Código DH ha dado seguimiento a la reconstrucción en el Istmo y ha constatado que todavía hay un trabajo “muy grande atrasado”, una situación que el Gobierno Federal demoró en reconocer.

“Prácticamente desaparecieron las autoridades municipales, estuvieron rebasados, no se les vio”, cuestionó. Esa ausencia de autoridades repercutió para que todavía el centro de Juchitán de Zaragoza -el que más resintió los terremotos-, siga devastado:

“El mercado de Juchitán aún no se reconstruye, los negocios están ruinas, cómo se rehace la vida local sin apoyo para los pequeños comercios el comercio”, se preguntó e insistió que todavía es urgente que se garantice a la población su derecho a la vivienda, el trabajo, la salud y la educación, pero también a la seguridad.

“El otro tema es el de la cultura, hay un modelo de casa tradicional que responde a las condiciones climáticas del viento a la región y muchas de las nuevas casas que son de concreto no obedecen a ello”, agregó.