http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_9_177.jpg?itok=upvkoQqS

Recluta a jóvenes el crimen organizado en Oaxaca

Miguel Angel

http://www.nvinoticias.com/nota/83893/copta-jovenes-el-crimen-organizado-en-oaxaca

¨Por problemas familiares José abandonó su casa cuando tenía 15 años, fue entonces cuando comenzó a delinquir. “Era un grupo en el que robábamos, éramos del cártel de los Zetas, no sé cuántos son, pero nosotros también secuestrábamos, vendíamos droga”.

En 2016 José estaba recluido en la Dirección de Ejecución de Medidas para Adolescentes del Estado de Oaxaca: “Yo llegué hasta sicario y maté como a cinco”, dice.

De los 52 adolescentes infractores que estaban recluidos en la entidad, el 24 por ciento pertenecía al crimen organizado, el 20% pertenecía a una pandilla y el 56% delinquió como un acto individual de acuerdo con el estudio de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) «Adolescentes: Vulnerabilidad y Violencia».

Cabe resaltar que durante 2016 y de acuerdo con datos manejados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2016 asesinaron a 75 niños y adolescentes en Oaxaca.

“Me invitaron unos amigos a formar parte y acepté por dinero; me daban diez o quince mil pesos a la quincena”, afirma José, quien poco a poco fue creciendo en la organización.

“Primero fui «halcón», luego vendí droga y luego fui sicario. Ellos veían mi carácter y, para ir subiendo, hay que ser malo y hacer lo que te dicen. Yo lo hice por dinero; por dinero hace uno lo que sea”. En el caso de José, «lo que sea» significó cinco homicidios.

Imitación e inmadurez

El estudio detalla que el deseo de imitar un estilo de vida que los adolescentes han podido observar en su entorno y que incluye armas, autos, drogas, alcohol, sensación de poder y otros lujos.

“Por encima de todo, hay que destacar que, quienes los invitan a formar parte de estos grupos, claramente utilizan en su beneficio y aprovechan la inmadurez de estos adolescentes”.

Pandillas y actos individuales

El 20% y el 56%, de los adolescentes infractores en 2016 pertenece a pandillas y actos individuales, respectivamente.

En cuanto a las pandillas el estudio resalta que las pandillas representan el esfuerzo espontáneo de niños y jóvenes por crear, donde no lo hay, un espacio en la sociedad, en el cual puedan ejercer los derechos que la familia, el Estado y la comunidad les han vulnerado.

“Hacíamos puros asaltos a casas habitación, a tiendas; éramos unos quince, entre mayores y menores de edad, que vivíamos en la misma zona. También vendíamos y consumíamos drogas; éramos una pandilla. Yo me pegué con esos chavos porque me sentía más aceptado por ellos que por mi papá. Mi papá es policía y estuvo en la cárcel por golpear a mi mamá, por eso ni caso le hago”, relato uno de los adolescentes oaxaqueños infractores.

En cuanto a delitos individuales, los adolescentes los cometieron siempre motivados por conflictos interpersonales en contra de familiares o rivales. También estos delitos (homicidio, lesiones) pudieron haber surgido como resultado involuntario en la comisión de otro delito (robo) que se cometió de manera individual, destaca el estudio.