http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_31_81.jpg?itok=DjunZHtJ

Pobreza extrema, la condena de Huautepec, Oaxaca

Alondra Olivera

http://www.nvinoticias.com/nota/79532/pobreza-extrema-la-condena-de-huatepec-oaxaca

HUAUTEPEC, Oaxaca.- Nazaria Martínez tiene 70 años y lleva días sin probar un bocado que alivie el hambre y pesar. En esta localidad se siente un frío intenso, pero la mujer calza huaraches, dejando al descubierto sus pies maltratados por el trabajo; un suéter delgado y chaleco con gorro son su único abrigo.

Nazaria vive en la congregación Agua Colorada, perteneciente al municipio de Huatepec; este municipio significa en mazateco “Nido de Águila”; Huautepec está colgado entre las montañas, a mil 660 metros sobre el nivel del mar, y es uno de los 15 municipios más pobres del país.

Una vereda empinada y rocosa divide a esta congregación de la cabecera municipal. Parece que la mayor desgracia de sus habitantes es estar confinados a la pobreza extrema en la que viven.

La naturaleza que la rodea es una maravilla, pero se marchita al adentrarse al asentamiento donde las casas de lámina, con pisos de tierra y, en algunos casos sin luz, muestran una realidad plagada de carencias.

Doña Nazaria, como le dicen sus vecina,s pasa los días contemplando su suerte “desgraciada”: sin un peso en la bolsa, abandonada por sus hijos y sin saber qué enfermedad la aqueja, pero la obliga a mantenerse en cama por días y que, poco a poco, la va dejando sin cabello.

Huautepec
tiene 9 mil habitantes
El 50% de su población padece de rezagos, 4 mil 500 habitantes
Cuenta con una agencia y 15 congregaciones
Las de mayor rezago son: Agua Colorada, Agua de Tinta, Barrio Velazco
Los habitantes carecen de agua potable, drenaje, servicios de salud de caidad

 

Con ayuda de un traductor, Bonifacio García Aguilar, representante de Agua Colorada, expresa con gran tristeza que su metate, donde molía maíz para hacer tortillas, se le rompió, ahora solo observa los restos: pedazos de piedra.

Apechugar el hambre

La mujer de edad avanzada lleva tres días sin comer, el fogón de su “mal hecha” cocina desde hace varios días está apagado y no puede hacer nada más que “apechugar” el hambre y los dolores que sufre.

“Siente como si tuviera hormigas en la cabeza, le duele mucho y ya se ha caído casi todo el cabello, los doctores solo le sacan sangre y dicen que está bien, que no tiene nada, pero sin dinero no puede acudir a un especialista”, traduce Bonifacio.

La mujer espera que su día de partir llegue pronto a seguir padeciendo estas condiciones, lo único que la mantiene en pie es volver a ver a sus hijos, aquellos que frente a la miseria decidieron migrar.

Nazaria lleva días sin probar bocado, esta enferma y no puede trabajar. FOTO: Emilio Morales

Vivir de programas sociales

Bonifacio García, representante de esta localidad, señala que en Huatepc no hay forma de que su gente salga adelante porque carecende apoyo, solo del programa Prospera lo reciben algunas mujeres con el cual se apoyan para alimentar a sus hijos.

Comenta que la mayoría de sus habitantes se dedica al campo, cuyas cosechas son de autoconsumo, o bien trabajan de peones por sueldos mínimos de 50 pesos el día.

Explica que en esta localidad desconocen los servicios básicos, pues carecen de agua potable, la que consumen la transportan en cubetas desde el río Quiotepec; tampoco cuentan con drenaje, sus necesidades las hacen en letrinas de autoconstrucción.

En un recorrido realizado por NOTICIAS para conocer las viviendas de este municipio se aprecia que la mayoría de sus habitantes son delgados; mientras los niños muestran síntomas de desnutrición.

Aquí, no saben qué son regalos de Navidad o Reyes Magos, lo poco que tienen sus padres lo utilizan para comer.

Los niños de esta congregación no toman leche por que sus padres no tienen como comprarla. FOTO: Emilio Morales

Con ganas de salir adelante

A sus 22 años, madre de dos hijos, Rosa García Juárez afronta una vida que ha estado plagada de carencias. A falta de posibilidades para seguir estudiando, Rosa se casó a los 18 años, junto con su esposo construyeron una pequeña casa de lámina y piso de tierra para dar cobijo a los pequeños de 4 años y 9 meses de edad.

No maldice su suerte, es la que le tocó, pero no se resigna a vivir en estas condiciones, pues su mayor anhelo es mejorar su casita para que los hijos no la pasen mal cuando crezcan.

Mientras trabaja con un pequeño molino el maíz para sus tortillas, dice que el trabajo es muy mal pagado para los hombres, apenas 50 pesos por jornada laboral en el campo, por lo que no alcanza ni para comprar una caja de leche.

“Me siento mal de vivir así, he ido varias veces que me incluyan en el programa Prospera, pero dicen que me espere porque no hay espacio y ya me cansé; si queremos trabajar hay que ir hasta Huautla y tendría que dejar solos a mis hijos”.

16 pesos 43 centavos, ingreso promedio diario
86.88% de viviendas de lámina, madera o palma
25% de las viviendas con piso de tierra
58% sin tinaco para acumular agua
82.9% sin estufa ni fogón con chimenea

 

Mucha marginación, pocos recursos

En Huatepec alrededor del 50% de la población está considerada en pobreza extrema

El municipio, ubicado a escasos 40 minutos de Huautla de Jiménez, por lo menos el 50% de su población alrededor de 4 mil 500 habitantes, padecen de pobreza, sobre todo en las congregaciones como Huautepec, El Camarón, Agua Colorada, Agua de Tinta, El Mirador Peña Blanca, Cueva de Los Seres y Llano Aguacatal.

La presidenta municipal de Huatepec, Hortensia García Allende explica que los recursos federales que llegan al municipio son insuficientes para las 15 congregaciones y una agencia municipal, por lo que el dinero se reparte anualmente, “si le damos recursos a unas, al año siguiente se le da a otras, por eso no hay obras de impacto”.

Con ayuda de su esposo, quien realmente es quien responde los cuestionamientos, señala que son institucionales con el gobierno del Estado; por eso, esperan que mire hacia esta localidad, porque no le van a exigir.

La unicaclínica de la localidad carece de médico y las emergencias que se presentan son atendidos por dos enfermeras, quienes casi nunca se encuentran para atender a quien lo requiere.

Asegura que por gestiones lograron un centenar de viviendas dignas en beneficio del mismo número de familias en las distintas localidades, pero las necesidades son muchas.

Así, Oaxaca parece dividido en dos mundos: entre quienes viven en la penuria y la clase política que derrocha recursos públicos con bonos anuales millonarios.

El calzado resguardado como preciado tesoro. FOTO: Emilio Morales