http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_29_29.jpg?itok=SYN9RWQN

Ciclovías seguras en Oaxaca: ¿reto o utopía?

Mariana Barranco/ Daniela Escárraga/ Jessica Lamadrid/ Diego Sosa/ Sandra Camacho/ Regina Ojeda/ Karla Castillo/ Gael Ríos/ Caro

Las ciclovías en el estado de Oaxaca comenzaron a construirse en 2011, con una primera inversión de 980 mil 500 pesos, según información de la Secretaría de Finanzas; estas obras se ejecutaron a través de la Secretaría de las Infraestructuras y Desarrollo Territorial Sustentable (Sinfra) con recursos del Fondo Metropolitano de la ciudad de Oaxaca.

Algunos ciclistas opinan que estas obras carecen de planeación, ya que están colocadas en puntos que no resultan estratégicos para ellos, además de que no llevan a ninguna parte: son cortas y desaparecen entre calles.

Tres ejes fundamentales

De acuerdo con el Plan Maestro de Ciclovías, se deben tomar en cuenta tres ejes fundamentales para su creación: el análisis exhaustivo del territorio en el cual se desarrolla el sistema; la identificación de los puntos a conectar; y el análisis de los patrones de movilidad que presentan los ciclistas; sin embargo, estos tópicos fueron ignorados y no se cubre una red adecuada de ciclovías.

En la calle García Vigil se encuentra un claro ejemplo del fallo, pues la ciclovía está del lado izquierdo, cuando en el mismo reglamento vigente de tránsito estipula que las bicicletas deben circular por el lado derecho del flujo vehicular, además de estar confinada a un espacio aparte al de los automóviles.

“Fue un error de diseño; fue muy buena la intención de la ciclopista en la calle García Vigil, al ampliar banquetas y hacer una ciclovía” , dijo Luciana Renner, encargada de asuntos culturales de la Casa de la Ciudad.

El 74 % de los viajes que se hacen en la ciudad, son en transporte público, blicicleta y a pie, mientras que la inversión oficial destinada a este rubro es tan sólo del 3 %, según “Movilidad”, un documento publicado por la Casa de la Ciudad y la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca.

Bicicletas, opción compleja

El estudio agrega que al generar en mayor medida carriles y espacios para el uso del automóvil de manera individual, el uso de la bicicleta se vuelve una tarea cada vez más compleja, además de la utilización del poco espacio público que les queda a este tipo de transportes alternativos, por los autos particulares que ocupan un 80 % del espacio público.

Añade que por este tipo de problemáticas se han buscado métodos para cambiar la forma en cómo se planifican y gestionan los espacios de movilidad en la ciudad, de manera más universal, en vez de centralizarla en aquellas personas que cuentan con los recursos económicos para tener un vehículo motorizado privado.

Las ciclopistas requieren señalamientos visibles para el automovilista. FOTO: Mario Jiménez

Se considera entonces, señala, que es necesaria la jerarquización de los medios de transporte dentro de las ciudades, de acuerdo con las siguientes categorías: accesibilidad, vulnerabilidad, costo-beneficio, impacto ambiental, seguridad vial y equidad del espacio público.

Leyes sobre ciclovías

Por ello, indica, es importante que el gobierno de la ciudad de Oaxaca planifique la creación de ciclovías para que éstas puedan satisfacer la necesidad de movilidad de los ciclistas, además de motivar a los ciudadanos a utilizar este medio de transporte.

De igual manera, considera que es importante crear leyes que aseguren que no serán utilizadas para estacionamiento de vehículos públicos y particulares, así como generar conciencia en la ciudadanía para garantizar la seguridad del ciclista y generar menor caos vehicular.

Hace falta generar conciencia en la ciudadanía para garantizar la seguridad del ciclista. FOTO: Mario Jiménez

Peatones, en último lugar de seguridad vial

De acuerdo con datos de la Casa de la Ciudad, Oaxaca tiene tres de los cinco municipios del país que utilizan el transporte público para llegar a la escuela; cuatro de cinco primeros municipios que van en bicicleta a la escuela y más importante, los cinco primeros municipios que van en bicicleta al trabajo.

El gran problema radica en que, a pesar de ello, la inversión a la infraestructura, de acuerdo con esta importancia es nula; según datos de esta institución, la inversión de fondos federales en movilidad benefician en un 91 % al auto particular, un 3 % a los peatones y un 0 % a la bicicleta y el transporte público.

El problema de transporte que vive la ciudad de Oaxaca es importante; según datos del Instituto del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en la capital hay más de 300 mil habitantes, pero fluyen cerca del millón de personas, debido a que muchos que habitan en zonas fuera del centro de la ciudad, acuden a realizar distintos tipos de actividades.

Es necesario garantizar la seguridad de ciclistas y peatones. FOTO: Mario Jiménez

Muchos de ellos se enfrentan al problema que implica viajar en transporte público: inseguridad, malas condiciones de las unidades y altas tarifas; debido a estos factores, el uso del automóvil particular se ha vuelto una alternativa que resuelve los desafíos de movilidad en la ciudad. A pesar de esto, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Intercensal 2015 en México, Oaxaca ocupa el penúltimo lugar a nivel república, en el uso del automóvil.

Luciana Renner, encargada de los programas culturales en la Casa de la Ciudad, asegura que la movilidad y modelo de ciudad debe depender de cómo se mueven las personas y no los automóviles, pero se ha hecho todo lo contrario; la prioridad se le ha dado a la industria automotriz y esto se refleja en la falta de redes peatonales, dejando a los peatones sin opción alguna.

Agrega que se han hecho muchas propuestas para mejorar las condiciones de transporte, crear más concesiones, realizar pasos a desnivel o segundos pisos, pero esto sólo fomenta el uso del auto y por consecuencia se terminan congestionando estas vías. La bicicleta como medio de transporte, puede representar una alternativa útil; sin embargo, se enfrenta a diversas dificultades: la falta de cultura vial, inseguridad, y poca o mal planeada infraestructura.

En pocos lugares de la ciudad se respeta el espacio destinado para los ciclistas. FOTO: Mario Jiménez

Explica que “la pirámide de la movilidad, lo que busca es beneficiar a los usuarios más vulnerables, esos son los peatones”, recalcó la especialista. Esta pirámide indica que lo ideal es respetar la jerarquía de transporte y prioridad de los usuarios de la vía en el siguiente orden: peatones, ciclistas, usuarios y prestadores del servicio de transporte, usuarios y prestadores del servicio de transporte de carga y por último a los usuarios de transporte particular y motocicletas.

“Hay un concepto que se llama accesibilidad universal; se trata de cuando toda la ciudad está hecha para que todas las personas, sin importar su condición, puedan circular a un mismo nivel; lamentablemente, la ciudad no cumple con esto”.

Oaxaca tiene los cinco primeros municipios cuyos habitantes van en bicicleta al trabajo. FOTO: Mario Jiménez