http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_130.jpg?itok=oRrPFZr8

Nueva fiscalía anticorrupción de Oaxaca, opera sin personal ni bases

Virgilio Sánchez

http://www.nvinoticias.com/nota/64934/nueva-fiscalia-anticorruopcion-de-oaxaca-opera-sin-personal-ni-bases

La Fiscalía Especializada en Materia de Combate a la Corrupción de Oaxaca es un cascarón que opera a un cuarto de su capacidad porque no cuenta con personal y por el retraso en la armonización de leyes.

El Fiscal Anticorrupción, Jorge Emilio Iruegas Álvarez dice que la institución que recibió no cumple con los estándares mínimos para operar el sistema que combata la corrupción.

“No pasamos del 30 por ciento (de operación), a ese nivel, ahora no es que el otro 70 no se trabaje, lo único que te hace trabajar en estas condiciones es que los resultados se van a ver a largo plazo”, dijo, en entrevista.

“Si bien ya hay un Fiscal Anticorrupción nombrado por el Congreso, la estructura y la operación que está a mi cargo no es acorde a lo que se pretende de cara a un buen sistema anticorrupción”, agregó.

En materia operativa, esta Fiscalía cuenta actualmente con 3 agentes de investigación y 8 Ministerios Públicos, que son quienes atienden alrededor de mil averiguaciones previas y carpetas de investigación.

“De cara a lo que es el sistema acusatorio, quien ejecuta los actos de investigación es la policía; es imposible que con tres agentes de investigación puedas hacer frente al cúmulo de investigación”, manifestó.

“No tenemos un área de análisis financiero y auditoría forense, en el tema de los delitos por enriquecimiento ilícito es necesario tener análisis de bases de datos de información, y cruces con instituciones como la Comisión Bancaria y de Valores, el SAT, la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda; y requieres que haya analistas criminales e investigadores de campo, que con estos 3 no nos damos abasto”, expuso.

Ante esta carencias operativas, añadió Iruegas Álvarez, dan prioridad a los expedientes que fueron abiertos desde hace tiempo para evitar que prescriban los delitos.

En un análisis preliminar elaborado por este Fiscal se necesitan de 8 a 12 agentes del Ministerio Público y de 12 a 18 agentes de investigación, de éstos últimos de campo y analistas criminales; para eficientar el trabajo operativo.

Además, de 4 a 5 expertos en auditoría fiscal, auditoría contable y financiera.

El Fiscal Anticorrupción aclaró que estima que el próximo año queden subsanada esta situación, por lo tanto, anunció que está en busca de personal que esté especializado.

“No solo expertos en sistema penal acusatorio, no solo expertos en penal sustantivo, teoría del delito, sino, específicamente, en este tipo de delitos cometidos por servidores públicos: abuso de autoridad, ejercicio indebido, cohecho, peculado, enriquecimiento ilícito”, comentó.

Retrasan diputados reformas

Los diputados locales se dieron una prórroga al 30 de agosto para reformar las leyes que están involucradas en el Sistema Estatal Anticorrupción; el martes 18 de julio venció el plazo que tenían establecido para cumplir con estas obligaciones.

Iruegas Álvarez señaló que falta modificar la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado, Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, Ley de Fiscalización.

Explicó que estas adecuaciones fortalecerán la autonomía de la Fiscalía Anticorrupción.

“Dotar de autonomía funcional, técnica, administrativa, autonomía presupuestaria; por que eso es lo que va a pemitir blindar los trabajos y acciones de la Fiscalía Anticorrupción; y evitar que intereses ajenos traten de incidir en los objetivos que se persiguen”, dijo, el Fiscal.

Diez denuncias contra exfuncionarios

El Fiscal Anticorrupción reveló que del 9 de junio a la fecha, recibió 10 nuevas denuncias por presuntas ilicítos cometidos en el sexenio anterior, las cuales fueron presentadas por la Secretaría de la Contraloría.

Comentó que los delitos más comunes que se señalan en las carpetas de investigación que tiene abiertas, son: pagos ilegales por obra pagada no ejecutada; sobrecostos, contratos de servicios y productos no entregados; peculado, desvío de recursos, y enriquecimiento ilítico.