http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_15_41.jpg?itok=qOmLilFR

Hospital de la Niñez Oaxaqueña, incapacitado y endeudado

Carlos Javier

http://www.nvinoticias.com/nota/64177/hospital-de-la-ninez-oaxaquena-incapacitado-y-endeudado

SAN BARTOLO COYOTEPEC, Oaxaca.- Los últimos tres meses del Hospital de la Niñez Oaxaqueña han sido los más críticos en la historia de este nosocomio de tercer nivel (con equipamento y personal altamente especializado); según personal médico el hospital ya no tiene la capacidad para atender a más infantes.

La mayoría del personal médico tuvo una formación académica de más de diez años y ha laborado desde 1998 en el nosocomio.

«Carecemos de adrenalina, de dopamina, no tenemos dobutamina, hacen falta los medicamentos que son de sostén para que el niño pueda vivir después de la cirugía, ni siquiera contamos con ventilador mecánico», relató Leticia Hernández Jiménez, delegada sindical del Hospital de la Niñez Oaxaqueña.

La representante sindical mencionó que los medicamentos entregados por los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) incumplen los requerimentos del personal del nosocomio.

La delegada aclaró que los medicamentos entregados (90 claves de 220), se administran vía oral, «nuestros pacientes son menores de edad que a veces no pueden comer, tienen problemas digestivos; el hospital fue específico al anunciar que los farmacéuticos debían ser soluciones líquidas, para administrarlas de forma intravenosa».

Leticia Hernández comentó que este Organismo Público Descentralizado (OPD), sólo atiende a 22 pacientes oncológicos, debido a que el estado de salud de los pequeños impide la interrupción del tratamiento.

Crisis

La asociación de médicos del Hospital de la Niñez Oaxaqueña mencionó que los recortes presupuestales han sido anuales, mencionaron que en el 2006 el hospital de especialidades pediátricas alcanzó el presupuesto de 28 millones, pero en 2016 recibió sólo 16 millones y, en este año 23 millones de pesos, equivalente a la quinta parte del financiamiento que necesitan para el funcionamiento óptimo.

«No tenemos la garantía de que los pacientes permanezcan con vida, diariamente en urgencias recibimos a un niño con un diagnóstico nuevo de cáncer, hoy llegó una niña a la que se le realizó una consulta, pero no se puede iniciar el tratamiento por falta de equipo», mencionó el cardiólogo pediatra, César Zarate, con casi dos décadas de laborar en el lugar.

«El hospital debe comprar medicamentos de súper especialidad que son muy costosos, el endeudamiento se debe a que la atención se brinda a los pacientes y derechohabientes del Seguro Popular, pero el sistema no cubre todas las patologías», comentó la pediatra, Blanda Delia Palacios.

En el nosocomio están internos niños con el síndrome de Guillain-Barré (paralisis muscular generalizada), pero el Seguro Popular sólo tiene cobertura hasta los cinco años de edad, lo mismo sucede con pacientes con malformaciones de corazón; también hay infantes con neumonías complicadas.

Luis Angélica Velásquez Pérez, jefa del área de oncología comentó: «levamos tres meses sin medicamentos y este día se terminó todo en la bodega, ¿yo con qué trabajo?, al igual que otras enfermeras, manejamos la quimioterapia sin protección; no podemos seguir jugando con la vida de los niños».

Vivir entre el hospital y la crisis

La población pacientes del Hospital de la Niñez Oaxaqueña está disminuyendo por el desabasto de medicamentos y utensilios quirúrgicos, mientras que varios menores fueron dados de alta por la decepción de sus padres ante la situación, pocos han sido canalizados fuera del estado; hoy viven 22 niños en el nosocomio.

Uno de los casos es el hijo de Pedro Martínez Ramírez, joven padre de 28 años que ingresó a su hijo de dos años y tres meses al hospital; la esperanza de que pudieran operar al pequeño se desvaneció cuando le avisaron que tendría que comprar el material para la biopsia que le realizarían… tan sólo la aguja tru-cut coaxial del número 14 (dispositivo para extraer los tejidos), le costaba más de cuatro mil 500 pesos, sin contar otros dos mil pesos en material quirúrgico.

«Yo ya firmé para que lo dieran de alta, no nos queda otra opción… lo vamos a internar en Puerto Escondido», el padre del menor mencionó que tomó la decisión debido a que le realizarían una biopsia «a la antigua» (operación abierta).

«Es mejor correr el riesgo que quedarme con los brazos cruzados, el día de mañana habrá consecuencias y quedará en mi consciencia; aquí en lo que ven la manera de trasladarlo a la Ciudad de México y ver si hay espacio, podría pasar otra semana», comentó Martínez Ramíez

«Hasta donde llega el gobierno… en vez de construir más obras, porquè no ve por los medicamentos, porqué no recapacita en los enfermos, ellos no visitan los hospitales ni se compadecen de los enfermos»