http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_4_28.jpg?itok=C3iq38ZL

En avión ¡y luego a pie! para llegar a Oaxaca

Carlos Javier

http://www.nvinoticias.com/nota/61590/en-avion-y-luego-pie-para-llegar-oaxaca

Crónica de una caminata obligada

El arribo a la capital del estado, a través del Aeropuerto Internacional, fue para muchos viajeros el inicio de una travesía que incluía caminata de bienvenida hasta la avenida Símbolos Patrios, la cual revivió, para muchos visitantes, los bloqueos en cruceros y accesos principales a Oaxaca, vías públicas que permanecieron obstruidas desde las siete horas por el Sindicato Libertad.

Desde las puertas del aerouperto se escuchan las rueditas de algunas maletas y la plática de quienes recién descendieron del avión: «Me cobra un buen el taxi hasta el entronque donde bloquean»; «Otra vez están bloqueando», o «Siempre es lo mismo» son algunas frases de los caminantes.

Tres visitantes procedentes de la Ciudad de México, Querétaro y Veracruz, avanzan entre los campos y la prolongación del río Atoyac; la calle Colosio, que lleva a la avenida sólo es transitada esporádicamente por taxistas foráneos que transportan a algunos varados hasta la comunidad de la Raya.

– ¿Es la primera ocasión que le toca un bloqueo en Oaxaca?

– He venido varias veces, pero nunca me había pasado; aquí es el primer lugar al que he descendido y del aeropuerto tienes que caminar dos kilómetros para llegar a la ciudad.

– ¿Y qué opina de los bloqueos y las manifestaciones en la vía pública?

– Lo único que puedo decir es que este ahorcamiento no es sólo de Oaxaca, sino del país; entre los sindicatos y la corrupción hunden al estado.

Uno de los viajeros pregunta finalmente sobre la hora en que «usalmente se retiran de la actividad los manifestantes», pues su viaje fue laboral y el regreso es el mismo martes a las 16 horas, pero ellos caminan entre espectaculares que promocionan hoteles de la capital, visitas a Huatulco o que en su frase citan «La magia de Oaxaca comienza aquí».

«Parece que en Oaxaca los bloqueos son igual de tradicionales que el mezcal», concluyó uno más entre risas.

«Hoy nos tenía que tocar»

Igual que los turistas y trabajadores que viajaron con el tiempo contado a la ciudad de Oaxaca, los residentes y habitantes de municipios conurbados, como Zimatlán, Ocotlán, San Bartolo o Santa María Coyotepec, también fueron afectados por el bloqueo.

Entre las pipas de aguas residuales, la horda de mototaxis y las barricadas de camiones, cientos de oaxaqueños caminaron y transbordaron hacia ambos sentidos para continuar su ruta.

Marchantas con sus kilos de maíz, tlayudas y otros productos; estudiantes y trabajadores anduvieron a pie por más de cuatro horas, hasta que los sindicalizados decidieron abrir la circulación en el carril con dirección a la capital, mientras amenazaban «¡despacio, despacio!, porque si no volvemos a cerrar!».