http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_25_11.jpg?itok=8w_KjeVt

Oaxaca, foco rojo por violencia religiosa

Reynaldo Bracamontes

http://www.nvinoticias.com/nota/59892/oaxaca-foco-rojo-por-violencia-religiosa

Para la Secretaría General de Gobierno, en la entidad existen ocho «focos rojos» por conflictos de tipo religioso, incluido el de San Andrés Chicahuaxtla, en la Mixteca, donde un grupo de católicos impide que el párroco celebre misa en el templo del lugar, y para asegurarse de ello, lo mantienen cerrado desde hace un año, informó Hugo Zavaleta Vega.

El director de Asuntos Religiosos de la Segego dijo que han solicitado al agente municipal Amador Tello Rojas, nos apoye con su intermediación para convocar a una asamblea a las dos partes, pero no se han generado condiciones para ello.

Otro caso es el de Magdalena Yodocono, del Distrito de Nochixtlán. En ese lugar, un grupo de habitantes impugnó el triunfo del presidente municipal Roberto García, pero la Sala del Tribunal Electoral Federal de Xalapa, le confirmó su victoria.

Ello derivó en diferencias con el sacerdote del lugar, porque cree que el sacerdote apoyó en los católicos que lo impugnaron.

Otro caso delicado se vive en San Lucas Ojitlán, donde católicos tradicionalistas y católicos «modernistas» se disputan el control de la administración del templo.

A pesar de los esfuerzos de diálogo, tampoco ha sido destrabado el conflicto de San Juan Ozolotepec, Miahuatlán, por fricciones entre católicos y cristianos.

El funcionario agregó que el pastor de los cristianos es Leopoldo Silva, hermano del presidente municipal Nahúm Alonso Silva, pero por razones de seguridad, el primero se fue a radicar a la Ciudad de Miahuatlán.

El director de Asuntos Religiosos de la Secretaria General de gobierno, reforzó que una de las demandas de los cristianos de San Juan Ozolotepec, es que se les reconozca como ciudadanos para que puedan desempeñar cargos de elección popular.

A los cristianos se les permite vivir en la población, pero alegan que no los toman en cuenta como ciudadanos.

En tanto, en San Mateo del Mar, el problema se deriva porque los cristianos fueron despojados de un predio.

A su vez, en Tamazulapam del Progreso, miembros de la expresión religiosa Testigos de Jehová, quieren continuar su templo, pero un grupo de habitantes se lo impide. Alegan que tampoco los dejan hacer proselitismo religioso.

Otro conflicto se localiza en San Juan Diuxi, Nochixtlan, donde un pastor cristiano se queja que las autoridad municipal obstruye sus actividades religiosas.