http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/image_48_0.jpg?itok=AYhy1SA1

Chahuites: el pueblo en Oaxaca donde nadie quiere salir por temor a morir

FERNANDO SANTIAGO

http://www.nvinoticias.com/nota/58517/chahuites-zona-de-muerte

CHAHUITES, Oaxaca.- Para algunos, el sonido de las detonaciones quedó profundamente grabado en sus memorias. Otros tratan de seguir con su vida, como si nada hubiese sucedido; sin embargo, la realidad no puede ser negada, los chahuiteños saben que viven en un lugar marcado por la violencia y que su nombre se escribe con sangre y fuego.

La mortífera racha que pasó por la ciudad ha dejado un ambiente donde se vive y se respira el miedo. La duda se ha apoderado de los corazones, nadie sabe cuándo sucederá de nuevo, es más… No tienen la certeza si ocurrirá de nuevo.

Un pueblo fantasma. FOTO: Fernando Santiago

ZONA ROJA

En una semana cinco personas fueron ultimadas, el sello de las ejecuciones es que cada uno de los cadáveres presentaba el “tiro de gracia”, uno de ellos, el último, de origen hondureño presentaba tres impactos del calibre 9 milímetros en la cabeza, en el lugar también recogieron los agentes de investigación restos de munición del calibre 45 milímetros.

Chahuites ya no es el mismo, probablemente no lo vuelva a ser. La masacre de Chahuites, que dejó cuatro asesinados, y el último homicidio, ocurrido el viernes, dejaron el ambiente cargado de un fuerte olor a pólvora; pero, lamentablemente ésta se encuentra en las memorias de los que atestiguaron los violentos hechos, actos de sangre.

Luego de estas muertes, mensajes a través de algunas redes sociales salieron a la luz, donde piden a la sociedad a no salir para evitar que estén en el lugar menos indicado, por lo que calles se encuentran desalojados, también lo acompañan en este duelo de soledad, el principal y único mercado del lugar.

DEJAR LA CIUDAD, UNA ALTERNATIVA

Algunas personas y familias enteras se han visto en la dura necesidad de dejar provisionalmente el poblado e ir con familiares en otro punto del Istmo, así como al vecino estado de Chiapas. Algunas escuelas han visto afectada la asistencia de los alumnos por la misma situación de que las familias de retiran.

El parque central que durante el día se encontraba concurrido se ha visto desolado, fantasmas ahora recorren las solitarias calles, el miedo corre de norte a sur, casas cerradas, algunos negocios ante la poca afluencia de ven obligados a cerrar a muy temprana hora.

Sea de día o de noche, la población chahuiteña está sumergida en la psicosis, el único filtro de seguridad que le brindaba cierta tranquilidad está en el olvido, no hay la presencia de fuerzas castrenses, por lo tanto, ahora el lugar entre Chiapas y Oaxaca, es una puerta abierta a toda clase de personas, donde también se encuentra dos rutas peligrosas: el paso de indocumentados y la de droga.

Hasta el momento aún no hay respuesta para la seguridad de la población, que sólo vive y respira el miedo, ante el temor de que más ejecuciones se lleven acabo.