¿La guerra o la paz?

Cada día crece la amenaza de un conflicto bélico entre Corea del Norte y Estados Unidos. Ayer, por ejemplo, el hombre que despacha en Washington le confirmo a la agencia Reuters , “que existe la posibilidad de que terminemos teniendo un gran, gran conflicto, con Corea del Norte”, pero que aun espera que el diferendo se encuadre en el terreno diplomático. “Nos encantaría resolver las cosas diplomáticamente”, afirmo Trump.

Como si la amenaza fuese poca cosa, la Fuerza aérea de Estados Unidos, lanzo un misil de largo alcance en el Pacifico que recorrió 4,200 millas hacia una zona de pruebas balísticas cerca de las islas Marshall, lo que se interpreto como  advertencia a Corea del Norte.

Por otro lado, pero siguiendo con las acostumbradas “metidas de pata” del señor Trump, y en medio de la tensión en Asia, declaro a la misma agencia de noticias, “que Corea del Sur pagaría a su país 1,000 millones de dólares por la sombrilla anti misiles que Estados Unidos instalo para proteger a su aliado en Asia”.

La declaración a Reuters fue interpretada pésima y de mal gusto por los funcionarios coreanos, los cuales la calificaron de “vergonzosa, agregando que Corea del sur no pagara el costo de la sombrilla porque el país asiatico esta poniendo el terreno y la infraestructura para el THAAD (Terminal High Altitude Aerea Defense),  aseguro Euan Graham, director del Programa de seguridad Internacional del instituto Lowy.

Otra “pata” como la amenaza del Muro y su declaración de que México pagaría la construcción.

El asunto de Corea,  partida en dos, la del Sur y la del Norte, tiene una larga data y una valiosa importancia geopolítica debido a la cercanía, intervención y control económico de su poderoso vecino, China, que no siempre ha sido capaz de proteger y garantizar la seguridad de Corea.

Otro jugador, en este peligroso juego geopolítico, ha sido Japón, que desde tiempos inmemoriales, desde el siglo primero antes de Cristo, ha intentado ganar una posición en la península coreana. De esta forma, el estatus internacional de Corea ha sido definido por la fuerza militar china, o por los diferendos históricos entre China y Japón. Inclusive, durante el transcurso del siglo XIII hasta la decadencia del Imperio Chino, Corea se mantuvo bajo la influencia, liderazgo y subordinación cultural de China.

Fue hasta el siglo XVI cuando Japón, al invadir Corea, pudo imponer sus reclamaciones  como resultado de su triunfo sobre China en la guerra de 1894.95. Sin embargo, esta victoria fue truncada ante las amenazas de Rusia por el control de Corea, lo que produjo tensiones similares a las que ahora se viven entre Estados Unidos y Corea del Norte.

El enfrentamiento Rusia- Japón, finalizo con la guerra Ruso-Japonesa de 1904-5, enfrentamiento que le dio a Japón el control sobre Corea, mismo que llego a su final con la derrota del Imperio del Sol Naciente en la Segunda Guerra Mundial. A partir de entonces otro jugador victorioso, Estados Unidos, se alzo como  nuevo líder mundial y contrapeso a las ambiciones de Rusia.

China, por su parte, y por su intervención en la guerra de Corea, recobro su interés político por “La manzana de la discordia” entre las potencias como lo ha sido históricamente Corea, ahora partida a la mitad y colocada en el presente al borde del abismo nuclear, pero frente a otro adversario, Estados Unidos.

Mientras tanto, Pyongyang continua sus provocaciones con ensayos de misiles nucleares ante las protestas estadounidenses, rusas, europeas y de la ONU.