http://despertardeoaxaca.com/wp-content/uploads/2017/04/1-149-770x470.jpg

Conflicto agrario en Sierra Sur de Oaxaca deja muertos y heridos

Agencia JM

http://despertardeoaxaca.com/conflicto-agrario-en-sierra-sur-oaxaca-deja-muertos-heridos/

La mañana de este sábado, un añejo conflicto agrario generó una balacera entre las comunidades de Santiago Lachivía y San Pedro Mártir Quiechapa, del distrito de San Carlos Yautepec, que dejó un saldo trágico de cuatro campesinos muertos y una veintena de heridos, nueve lesionados de bala, tres de ellos graves.

De acuerdo a los primeros reportes de la Policía Estatal y de algunos vecinos de las comunidades en conflicto, así como de funcionarios de la Secretaría General de Gobierno (Segego), que acudieron al lugar de los hechos, el sangriento enfrentamiento ocurrió entre las 11:00 y 12:00 horas de este sábado.

Según las primeras versiones del presidente municipal de San Pedro Mártir Quiechapa, Luis Juárez Pérez, un grupo de comuneros de esta comunidad se trasladó al paraje Ojo de Agua, que se localiza en los límites con Santiago Lachivía, zona que se encuentra en litigio por un conflicto de límites entre ambas comunidades de la Sierra Sur.

Los campesinos realizaban trabajos agrícolas en el lugar, cuando arribaron un grupo de vecinos de Lachivía, quienes iniciaron la agresión, generalizándose más tarde el enfrentamiento en el que salieron a relucir inicialmente, piedras, garrotes y machetes, aunque después utilizaron armas de fuego, cuyos calibres aún se desconocen.

En el lugar de los hechos dejaron de existir por las heridas de bala: Natanael Barriga Osorio de 38 años de edad; Julio Camilo Daza de 55 años; José Barriga Ramírez de 67 años y en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) falleció cuando recibía las primeras curaciones, Adalberto Montes Aquino quien contaba con 17 años.

Los nueve lesionados de bala fueron auxiliados por helicópteros del gobierno del estado, para ser trasladados a la clínica del IMSS de Miahuatlán de Porfirio Díaz, en donde reciben atención médica, tres de ellos son reportados como graves, entre ellos una mujer identificada como Elena Martínez.

Los demás lesionados son: Irinea Martínez Rodríguez de 47 años de edad con una herida de bala en la rodilla derecha; Adán Crisóstomo Santiago de 31 años, con una lesión lumbar y otra en el brazo derecho; Cándido Victorino Barriga Martínez de 21 años, con una lesión lumbar y otra en la mano izquierda en dedo medio.

También reciben atención médica, Pablo Aguilar Vásquez de 40 años, con una lesión en la zona lumbar; Pedro Ausencio Zeferino de 50 años con una lesión en la zona escapular con salida en el 4/o espacio intercostal izquierdo.

Otros lesionados por proyectiles de armas de fuego son: Toribio Canseco de 48 años de edad con lesión lumbar penetrante en tercio externo y en hombro derecho, en tanto que Abel Ramírez Aguilar de 24 años, con una lesión en el hombro derecho, se encuentra en el quirófano para extraerle las ojivas, al igual que Martín Ernestino López Crisóstomo de 50 años de edad con una lesión en el hombro derecho.

Los descalabrados fueron atendidos de manera local en los clínicas de salud, ante el temor de ser detenidos por la policía del estado que por la tarde arribó al lugar para imponer y resguardar el orden.

Por la tarde, arribó a San Pedro Mártir Quiechapa la encargada del despacho de la Segego para dialogar con las autoridades municipales de ambas comunidades y negociar la libertad de las autoridades ejidales y comunales de esa población de la Sierra Sur de Oaxaca, en las colindancias entre Miahuatlán de Porfirio Díaz y San Carlos Yautepec, quienes fueron liberados más tarde.

Emboscada

Las víctimas de la balacera ocurrida la mañana del sábado en la zona en conflicto entre San Pedro Mártir Quiechapa y su agencia Santiago Lachivía descartaron que se haya tratado de un enfrentamiento y confirmaron que se trató de una emboscada, previamente planeada por sus vecinos de Lachivía, que dejó un saldo de cuatro muertos y una docena de heridos de bala.

No descartan que la agresión pueda tener tintes políticos, ante la confrontación pública entre panistas y perredistas por el control electoral del distrito de San Carlos Yautepec, considerado el segundo más grande del estado, sólo después de Tuxtepec, de cara al proceso electoral de 2018.

Santiago Lachivía es una comunidad monolingüe, con antecedentes violentos contra un convoy de la Policía Estatal en 1982 y la retención de elementos del Ejército mexicano, y una serie de hechos sangrientos atribuidos a los pobladores a quienes no se les permite utilizar el camino a Yautepec para salir de su comunidad, debido a su belicosidad.

Ante ello, solicitaron a la Fiscalía General del Estado realizar todos los peritajes necesarios para investigar a fondo la forma en que ocurrieron los hechos en los que cuatro comuneros perdieron la vida y una docena más resultados heridos a balazos.

El presidente de Bienes Comunales de Quiechapa, Moisés Barriga, la comunera Irinea Martínez Rodríguez de 47 años de edad y Pedro Ausencio Zeferino de 50 años, los dos últimos con heridas por armas de fuego, dieron a conocer que el conflicto agrario que data desde hace más de 40 años se encuentra en manos del Tribunal Unitario Agrario.

Las más de dos mil hectáreas de tierras en conflicto, señalaron, se encuentra en una zona boscosa en donde se localiza el manantial que surte de agua potable a Quiechapa y sus tierras de cultivo, conocido como El Ojo de Agua.

Las víctimas señalaron que este sábado los comuneros se dirigieron a cambiar el agua de los estanques en donde crían mojarras y truchas para consumo de la comunidad, como lo han venido haciendo desde hace muchos años.

Mencionan que metros antes de llegar a los estanques que utilizan como criaderos de peces, fueron emboscados por un grupo aproximado de 30 campesinos armados de palos, machetes y armas de fuego, provocando una desbandada que fue aprovechada por los agresores para abrir fuego en su contra, sin importar que había mujeres y niños.

Los entrevistados señalaron que ambas comunidades anteriormente habían acordado una tregua de paz en el conflicto agrario, sin embargo un abogado de Santiago Lachivía insistió y convenció a los pobladores a pelear por las tierras.

De esta manera, dijeron, sus vecinos de Lachivía planearon la emboscada que hasta el momento ha costado cuatro vidas y más de una docena de heridos de bala, lo que ha llevado al enfrentamiento y a la desestabilización a ambas comunidades, localizadas en los límites de Miahuatlán y San Carlos Yautepec.