http://despertardeoaxaca.com/wp-content/uploads/2017/04/1-36-770x470.jpg

Líder transportista exhorta a cerrar las escuelas normales

Águeda Robles

El líder transportista, Miguel Ángel Medina Morales, sostuvo que los problemas en Oaxaca se terminarán cuando se tome la decisión de cerrar las escuelas normales y reprocho que debido a las tomas de los jóvenes su sector se encuentra en crisis.

En conferencia de prensa, el dueño de una de las líneas que presta el servicio de transporte público en el estado, señalo que las constantes movilizaciones del sector estudiantil han dejado importantes pérdidas para ellos a lo largo de los años.

“Uno de los problemas más que afecta al sector es la toma de autobuses, y es que, durante las manifestaciones y bloqueos, se presentan pérdidas económicas tanto para los dueños del transporte como para los trabajadores”, sostuvo.

Destacó que cada toma de unidades tiene un costo aproximado de 5 000 pesos para el sector, lo que se refleja en una mala situación para los choferes y para la empresa que alberga a más de 100 trabajadores.

En este sentido, el también presidente de la Unión de Transportistas de Oaxaca indicó que no existen las condiciones para que se desarrolle el trabajo del servicio de transporte urbano.

“Constantemente nos toman los camiones, los pinchan, los pintan, pierden las llaves o no las entregan a los conductores, y se tiene que gastar en grúas, en mecánicos y demás servicios que tienen que salir de las mismas corridas”, sostuvo.

Indicó que, por este motivo, solicitan al gobierno que mejore las condiciones de trabajo de este sector, ya que son una parte importante para el desarrollo económico en la entidad y no es posible que las pérdidas se vayan haciendo mayores cada día, dijo.

En este sentido Pablo N, chofer desde hace 10 años de una línea de transporte, sostuvo que cuando sus unidades son tomadas por los normalistas, estos les roban el dinero que lleven, además de que los amenazan con golpearlos.

Indicó que desde hace algunos años se incrementaron las protestas de normalistas, por lo que ahora es más difícil para los choferes completar las cuotas que deben de entregar, dejar la unidad con diésel y quedarse con una parte después de 10 horas de trabajo.

“A veces los pasajeros nos defienden y los estudiantes nos dejan ir, pero otras no podemos hacer nada, ellos son jóvenes son fuertes y van encapuchados, no sabemos si llevan armas y por eso preferimos dejarles la unidad, aunque con eso se vaya nuestro día”, explicó.

Además, como trabajador, pidió que se regulen las marchas y manifestaciones pues, dijo, entiende el derecho que tienen de manifestarse, pero ellos también tienen el derecho de trabajar libremente.