https://pbs.twimg.com/media/C7zMDDJVQAASzUR.jpg

El periodismo está de luto

Miroslava Breach Velducea, corresponsal del diario La Jornada por quince años; periodista de larga experiencia y honestidad profesional, fue asesinada frente a su hijo en la Ciudad de Chihuahua.

El crimen de la periodista ocurrió al salir de su casa cuando se disponía llevar a su hijo a la escuela. El asesino le vació 8 disparos de un revólver calibre .38 cuyos casquillos se encontraron en el lugar del crimen. Con esta muerte, aumentan a 24 las periodistas asesinadas en el mismo periodo. La condena a esta barbaridad fue expresada por la Asociación de Periodistas de Ciudad Juárez:

En nombre de todos y cada uno de los integrantes de la APCJ, a quienes conozco bien, tanto en su forma de pensar como de trabajar, repudiamos el asesinato de nuestra compañera Miroslava Breach, una agresión que va en contra de los trabajadores de los medios, tanto prensa escrita, como de radio y televisión”.

Por su parte el Gremio Periodístico dio a conocer datos contra la libertad de expresión que sumados a este crimen totalizan 264 asesinatos de los cuales 229 han sido periodistas, 8 trabajadores de prensa, 15 de familiares, 9 de amigos de los comunicadores y 3 civiles, a los que habría que agregar 26 desapariciones forzadas no aclaradas.

Es por ello, que el oficio periodístico está considerado como la actividad más peligrosa en un ámbito violento en el que desaparecieron las garantías para un gremio independiente y valiente que trabaja sin protección de las autoridades mexicanas que han sido rebasadas.

No debemos olvidar que se trata del segundo homicidio contra un periodista en menos de una semana. El pasado domingo, Ricardo Monlui Cabrera, del El Sol de Córdoba y Diario de Xalapa, fue ultimado en un restaurante en Yanga, Veracruz; y, en Guerrero, Cecilio Pineda Birto fue asesinado el pasado 2 de marzo.

Oaxaca, no escapa a esta ola de crímenes contra periodistas y está considerada como la cuarta entidad de la república con más homicidios de comunicadores; toda vez que, en el 2016, fueron ultimados 6 periodistas junto a los 123 agravios contra 74 comunicadores, de los cuales, 19 fueron contra mujeres y 97 contra hombres, y en los 7 casos restantes, fueron contra las instalaciones de medios de comunicación. No vayamos muy lejos, el pasado 21 de Marzo, el fotoperiodista Hugo Velasco fue agredido por Policías de la Secretaria de Seguridad Pública de Oaxaca mientras cubría el desalojo de la Seccion 22 en la capital Oaxaqueña, mostrando que no hay ni voluntad ni interés en proteger al gremio.

Sin embargo, y a pesar de que la Defensoría oaxaqueña emitió un aviso dirigido al entonces gobernador, Gabino Cué, de los crímenes contra periodistas para que se tomaran acciones y de esa forma garantizar la vida de los comunicadores, los resultados a la petición de la Defensoría fue silencio absoluto, pues el gobernador de aquellos tiempos, no hizo nada para impedir las constantes violaciones a la libertad de expresión y los asesinatos contra quienes practican el periodismo.

Ana Cristina Rúelas, directora para México y Latinoamérica de Articulo 19, denunció que la violencia contra periodistas en México, solo es comparada con los países que se encuentran en guerra y que dicha violencia es cometida por ordenes de funcionarios públicos y el crimen organizado; quedando en la impunidad un 99.7 por ciento.

Ana Cristina reportó que, de acuerdo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, nuestro país es el más peligroso para la prensa, pues en el 2015, el total de periodistas agredidos fue de 397 entre amenazas, lesiones, tortura, desaparición y asesinato.

Hoy por hoy la prensa está amenazada en México, estamos en uno de los países más letales para la prensa, por lo que requerimos de acciones urgentes y mecanismos de protección y una fiscalía que investigue y sanciones los delitos que se cometan en contra de la prensa”, concluyó la corresponsal de Articulo 19.

Ante este panorama desolador, violento e inseguro, elevamos nuestra protesta y solidaridad con Miroslava, periodista de primera línea por lo que reclamamos a las autoridades de la Procuraduría General de la República, la inmediata aprehensión de los asesinos de nuestra compañera caída en el cumplimiento de su deber de madre y de periodista.