https://www.cityexpress.com/sites/default/files/benito-juarez.jpg

Juárez

El día de hoy se conmemora el natalicio de Benito Juárez García, nacido el 21 de marzo de 1806. Para los mexicanos es día especial debido a la grandeza de la tarea política desempeñada como ser humano; como hombre de leyes y, como el hombre político que condujo al país con dignidad, respeto y valor, para enfrentar las ambiciones expansionistas de las monarquías europeas.

Ejemplo, por el esfuerzo de Don Benito para enfrentar todo aquello que le fue adverso con lo único que poseía: la fuerza de ser, para dejar de ser y poder ser: el Juárez abogado, el Juárez Procurador de Justicia, el Juárez político, el Juárez diputado, el Juárez gobernador, el Juárez presidente de México en cinco periodos (1857 a 1872), Juárez el Benemérito de las Américas y Juárez el Grande de la historia de México.

Salir de la pobreza extrema no fue fácil, por el contrario, el “aserrar de maderos”, “el duro y dale”, “el no te rindas”, el competir, teniendo únicamente la determinación de llegar a la meta; le dio la fuerza necesaria para soportar y enfrentar la discriminación escolar con la modestia de la digna medianía y graduarse como abogado.

Su formación es ejemplo del carácter y de la personalidad que lo distinguieron en el ejercicio de la política del México emergente que le tocó vivir. Ese México que Juárez hizo respetable en el marco universal de naciones al haberlo dotado de las Leyes de Reforma, leyes fuertes y justas que separaron los bienes de la iglesia opresora y del Estado Mexicano.

Empresa histórica porque Juárez supo establecer la firmeza y el respeto del hombre político que fue, sobre el conservadurismo de la clase gobernante aliada con el clero astuto, perverso, amante del oro, de la intriga y el chocolate bebido en las salas de las mansiones de los poderosos.

Siendo Juárez, Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y por haber sido separado del cargo el Presidente Ignacio Comonfort por las conspiraciones e intrigas de la clase conservadora mexicana y de la iglesia católica; Juárez, el político, fue investido Presidente de la Republica en cumplimiento del orden constitucional.

De esa forma, Juárez, el presidente, inició el largo camino cargando la República a cuestas como preámbulo de la Guerra de los Tres Años, o Guerra de La Reforma (1857 a 1860).

¿Cuáles fueron esas Leyes de Reforma que provocaron la ira del Papa Pío IX, del clero mexicano y del la clase conservadora mexicana?

La ley de nacionalización de los Bienes eclesiásticos del 12 de julio de 1859. La ley del matrimonio Civil, del 23 de julio de 1859. La ley orgánica del registro civil o Ley sobre el estado civil de las personas, del 28 de julio de 1859. La ley sobre la libertad de Cultos, del 4 de diciembre de 1860; agregando los decretos de la secularización de hospitales, cementerios, campos santos y establecimientos de beneficencia que habían estado bajo administraciones eclesiásticas y comunidades de señoras religiosas.

Tener presente las Leyes de Reforma, que dieron forma y libertad al Estado Mexicano, es importante, sobre todo, cuando el México del presente atraviesa por días aciagos en los que el país necesita ser defendido con gallardía, valentía y decisión, frente a los peligros imperiales que le acechan.

Juárez, el presidente, es claro ejemplo del gobernante capaz; de voluntad inquebrantable; del hombre dueño de sus sus emociones; del político que tomó, sin titubeos, decisiones firmes en aquellos momentos azarosos de la historia de México.

Juárez, el indígena, de raza pura zapoteca, representa el orgullo que los oaxaqueños llevamos dentro y, que nos mueve, día a día, para no claudicar y seguir adelante, confiando que, algún día, otro Juárez conducirá al país por la ruta correcta.