http://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/node/public/notas/2017/03/16/image_28.jpg?itok=TNM4pCkD

Sitian y vandalizan el congreso de Oaxaca por lío poselectoral

Luis Ignacio

http://www.nvinoticias.com/nota/54266/sitian-y-vandalizan-el-congreso-de-oaxaca-por-lio-poselectoral

– “¡Toma pendejo, esta es una protesta y nadie debe de salir! ¿Quién abrió? ¡No! ¡Cierren esa puerta, no importa que venga la policía, nosotros no tenemos miedo! ¿Por qué nos reprimen, por qué viene la policía?” Grita iracundo un hombre alto, gordo, moreno, con bigote, mientras arremete a patadas contra un joven que logra cruzar la reja del estacionamiento del Congreso estatal.

Ataviado con un pantalón de mezclilla y playera tipo Polo de color blanco, el irascible sujeto da una, dos y tres patadas al muchacho, mientras otro hombre viejo intenta agredirlo con una cacerola de peltre y otros, con piedras.

Pero el agresor miente. Cuando los policías preventivos llegan para liberar los accesos del Congreso, el hombre, si puede calificarse de ese modo, adopta una actitud sumisa. “Nosotros nada más esperamos que firmen la minuta, no estamos haciendo nada malo, exigimos nuestros derechos”, expresa mientras se aleja de los escudos y toletes que cubren la salida de personas y automóviles.

La protesta

Los habitantes de San Raymundo Jalpan llegaron a la sede del Poder Legislativo poco antes de las 11:00 horas. Como la vez anterior, lo hicieron con agresividad. Cerraron las verjas y con palos, hierros y piedras se dedicaron a intimidar a trabajadores, autoridades municipales, reporteros, visitantes y legisladores.

La coordinadora de la fracción parlamentaria del PRI, María de las Nieves García Fernández, y el presidente de la comisión de asuntos municipales, Herminio Cuevas Chávez, intentaron dialogar con ellos, pero su petición era irresoluble: que vengan el secretario general de gobierno y el secretario de finanzas para que les suspendan las participaciones a Mariano Martínez.

En busca de acuerdos

El diálogo era de sordos.“Que pase una comisión y dialogamos; el asunto está en el tribunal electoral federal, no nos compete, pero podemos tomar algunos acuerdos”.

-“No, no, fuera. Vendidos, vendidos, queremos que se reconozca a Olegario Luis Benítez como nuestro presidente. No aceptamos nada más y si traen cobijas, sáquenlas porque aquí nos vamos a quedar hoy, mañana y hasta pasado mañana”, vociferaban los manifestantes fuera de sí.

La actitud grosera y provocadora hizo desistir a los diputados de cualquier negociación. “Están locos ésos, quieren que venga el secretario general de gobierno y el de finanzas para atender el asunto, ¿cuándo se ha visto? ¡Están retrasados!”, expresaría la coordinadora priísta totalmente exasperada por la intransigencia de los inconformes.

La sesión

En ese estado de incertidumbre dio inicio la sesión ordinaria del Congreso, en tanto los trabajadores de base del Poder Legislativo trataban de conmover a los inconformes para que les permitieran salir de las instalaciones, al igual que los artesanos que realizaban una exposición en la explanada del lugar.

A las 15:30 horas la situación se tornó más violenta. Los habitantes de Jalpan prendieron fuego a unas llantas frente al acceso principal del Congreso y arrojaron unos cohetones para atemorizar a las personas que intentaban abandonar el lugar.

En la sesión, el presidente de la comisión de asuntos municipales, Cuevas Chávez, lamentaba la agresividad e intolerancia del grupo de inconformes que durante ocho horas habían secuestrado la sede del Poder Legislativo.

“Lamentablemente el Congreso no tiene nada que ver, el asunto es jurisdiccional y está en la Sala Xalapa del tribunal electoral federal; hace dos semana, -cuando también bloquearon el Congreso-, recibí una comisión de treinta ciudadanos, que encabeza Olegario Luis, para decirles lo mismo: tenemos toda la disposición de coadyuvar en la problemática que existe en los municipios, pero no podemos resolver los litigios electorales; y les pedí que esperáramos, pero hoy quieren que el secretario general de gobierno y el de finanzas vengan personalmente a atenderlos para que se revoque la elección y se suspendan las participaciones; incluso definimos un procedimiento, pero finalmente dijeron: ¡no! Que seguían en su protesta”.

Entonces el presidente de la mesa directiva del Congreso del estado, Samuel Gurrión Matías, solicitó la intervención de la seguridad pública para garantizar la integridad física de los trabajadores, visitantes y legisladores, conforme al reglamento de sesiones.

Una hora después una veintena de patrullas de la policía estatal rodeó el palacio legislativo y fue en ese momento, cuando, confiados en el retiro de los inconformes, los vigilantes abrieron el acceso del estacionamiento esperando el repliegue de los manifestantes, sólo para que colérico el hombre de la playera blanca arremetiera contra el joven, porque interfería en su protesta.

Aunque frente a los policías, él mismo claudicó y se olvidó de su protesta.