Rumbo a la sucesion presidencial

Primero, se efectuara la sucesión gubernamental en el Estado de México, posteriormente, la sucesión en la presidencia de la republica que, de cierta forma, mostrara el musculo de tres partidos principales, PRI, Morena y PAN; no incluyo al PRD porque, hasta este momento, no han encontrado candidato idóneo a la gubernatura debido a serios diferendos tribales que lo tienen al borde del colapso.

Una vez terminada la elección en el Estado de México, el país se perfilara hacia la sucesión presidencial del 2018. Los mismos tres partidos  habrán de ser los principales actores de la contienda, agregando, que si el PRD no logra apaciguar a las tribus, la alternativa seria el de la alianza con el PAN, o con Morena; aunque debido al éxodo  sufrido el partido se ha desgastado al grado que en lugar de ser apoyo aliancista, bien podría representar una pesada  carga. En cuanto al PRI, cada día se le complican las cosas; en lo internacional la situación todavía no le cuadra y continua difícil su relación con el vecino del norte, aunque, en algunos rubros, se empieza a notar un tanto de sosiego en el presidente.

En lo interno, la cuestión económica es difícil al elevarse la inflación; los precios de los productos básicos, las gasolinas; un dólar caro y un peso disminuido pero que en algo ayuda a rubros como el turismo al tener ofertas sugestivas para los viajeros. Temas estos que no tienen cómodo al partido en el poder para enfrentar la sucesión presidencial y ganarla; mas aun, cuando los aspirantes se han desgastado lo suficiente como para poder llegar a las finales, me refiero a Luis Videgaray y a Osorio Chong, favoritos iniciales del presidente Peña.  En el presente difícil ninguno de los dos podrían derrotar a Lopez Obrador.

No es así con la carta bajo la manga que tiene guardada el presidente y que siendo priista no lo parece y que habiendo sido rector de la UNAM gano la simpatía de los universitarios y el respeto de la academia. Tampoco  parece ser el burócrata escalador de la pirámide tradicional lo cual le ha conformado la imagen respetable que, frente a un gladiador de la estatura de Lopez Obrador, no disminuiría, por el contrario, crecería por la madurez, la prudencia, la experiencia, el conocimiento científico, el respeto ganado en la academia y en la administración publica; calificaciones que lo colocan y lo elevan como  figura prestigiada para tomar en serio ¿Sera Jose Narro la carta bajo la manga del priista Peña Nieto?

Otra alternativa son los independientes, aunque con escasas posibilidades para ganar la contienda. Hasta este momento, no hay quien, en su condición de independiente, pudiera derrotar a los pre candidatos partidistas. Finalmente, Andres Manuel Lopez Obrador, va a la cabeza de los aspirantes. Su partido, Morena,día a día se nutre mas de los chapulines que, de salto en salto, abandonan al PRD, partido en terapia intensiva.