http://i0.wp.com/www.almomento.mx/wp-content/uploads/2015/05/partidos.png

Partidos sin credibilidad

Días intensos viven los partidos políticos en México, y es que las elecciones para elegir nuevos gobernantes se aproximan, incluida la Presidencia de la República. Cambios de dirigentes, enroques, relevo de funcionarios y cambios de última hora; en fin, los partidos mueven sus fichas para enfrentar la primera batalla por la gubernatura del Estado de México, y que perfilará al partido que obtenga la victoria como el que tendrá más posibilidades para ganar la presidencia de México.

Hasta ahora, el PAN con Josefina Vázquez Mota como candidata a la gubernatura, y la maestra, Delfina Gómez, candidata por Morena de López Obrador, que está apostando fuerte por su candidata; basta saber que en el primer mitin Morena gastó 5.5 y 6 millones de pesos que, por supuesto, serán contabilizados a los gastos de precampaña; ellas, comentábamos, Delfina y Josefina, son, hasta ahora, las candidatas más fuertes en la competencia.

El PRD, hasta este momento, no ha registrado candidato(a) debido a las fracturas internas y al cisma ocasionado por el senador, Miguel Barbosa, al declararse partidario de Andrés López Obrador y apoyarlo para la presidencia de la República. Como es obvio, tales declaraciones del senador Barbosa, que cobra por el PRD, pero que batea a favor de Morena (¿?) han causado desconcierto y malestar en el partido que fundó Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, incluso, el desasosiego dentro de las filas del partido es tal, que la cabeza de la actual dirigente, Alejandra Barrales Magdaleno, ya es reclamada por varias tribus contrarias a su dirigencia.

La actitud del senador poblano deja claro su aspiración por la gubernatura del Estado de Puebla, y sabe que jugando con el PRD no la obtendría, sin embargo, si lo hace por Morena sus posibilidades aumentan notablemente. Habrá que ver, pero lo primero ya lo obtuvo en el perdón de Don Andrés, su bendición y agradecimiento por su apoyo político. Por último, si es apoyado por Morena para la candidatura de Puebla, deberá enfrentar el reto más grande como es el PAN con bases de apoyo de una población mayoritariamente religiosa y, aunque el líder de Morena anda repartiendo perdones como cardenal, los poblanos le ven cara de demonio.

Las batallas crecen a diario en los partidos, en lo interno y en lo externo, pues hay mucho en juego. No obstante, los partidos políticos actuales saben que no cuentan con el apoyo de las grandes masas al haber perdido credibilidad por las conductas escandalosas y corruptas de varios de sus dirigentes y representantes; más de 8 de cada 10 ciudadanos desconfían de estas instituciones, lo cual equivale a que el 70% de los mexicanos tienen poca o nula confianza en los partidos.

Únicamente el 4% de la población confía en estas instituciones. Al respecto, Erick Osiris Leines Jiménez, investigador de la Universidad Autónoma de Hidalgo, nos comparte su ensayo, “Política Parties, credibility, México, citizens”, muy revelador por manejar cifras sorprendentes, échele un ojo:

“Los partidos políticos ocupan el lugar número 13 entre las instituciones con mayor confianza entre la población”, el 52 % de los ciudadanos esta poco o nada satisfecho con la democracia en nuestro país; el 49% opina que los mexicanos estamos más cerca de un gobierno que se impone que de uno que consulta a la ciudadanía (el gasolinazo, por ejemplo); el 66% de los mexicanos no confían en las elecciones por considerarlas tramposas.

A lo anterior, habría que agregar que la mayor parte de la población no conoce las plataformas políticas de los partidos actuantes, solo esperan que algunas de las promesas ofrecidas en campañas se cumplan y que los candidatos no roben; lo cual nos lleva a concluir que los partidos políticos en México no están cumpliendo su propósito ante la ley federal electoral a pesar de que reciben dinero público en cantidades enormes y que, en ocasiones, no son comprobadas debidamente en la rendición de cuentas ante el INE.