La Casta Divina quiere El Senado: el modo de operar de Bolaños Cacho Jr.

Posted by

Sin consensos ni conciliación, Alejandro Avilés en contubernio con Bolaños Cacho Jr, según reportó la prensa local, impuso en abril del 2016, justo en el arranque de la campaña para la gubernatura del actual gobernador, a Armando López Mendicuti, mejor conocido como El Canelito, como dirigente de la Red de Jóvenes por México del pri. Al respecto, el editor del Tuxtepecano opinó que El Canelo es “un joven sin ninguna experiencia, no conoce a los priístas, menos el estado. ¡Vaya!, para acabar pronto, no lo conocen ni en la tierra de su papá, Salina Cruz, porque la mayor parte de su vida se la ha pasado en el extranjero. Al igual que Bolaños Cacho, piensan erróneamente que vienen a tierra de conquista”. (Ver “Premian ineficiencia e ignorancia política de El Canelito” (editorial), Tuxtepecano, Oaxaca, 21 abril 2016).
El Canelito es el hijo del notario Antonio López Mier, de Salina Cruz. El notario, una fichita según la periodista María de los Ángeles Nivón, trabajó en el Infonavit y fue suspendido por cobrar por escrituras no realizadas. (Ver María de los Ángeles Nivón, «La junior-burbuja da al traste con imagen de Alex Murat”, Primera línea, 29 febrero 2016).
Sin embargo, el evento que más costos ha tenido para la reputación del secretario de Sedesoh, fue la agresión al Subdirector del Piñero de la Cuenca, Roberto Polo Hernández, a quien, según reportes de la prensa, increpó e intentó arrebatar el teléfono celular cuando daba cobertura a un evento del pri. Según una de las versiones, Bolaños Cacho Jr. le pidió al periodista que “dejara de videograbar con su celular por la sencilla razón, dijo a nuestro compañero, que no quería él que lo hiciera”. (Ver “Raúl Bolaños Cacho Jr., secretario particular de Alejandro Murat, comete agresión contra reportero” en Al día con Oaxaca, Oaxaca, 23 febrero 2016). El hecho es que éste es uno de los eventos que más se mencionan para denostar a Raúl Bolaños Cacho Cué.
En realidad, el equipo de Alejandro Murat ha tenido roces con la prensa local desde que se dio a conocer que Alejandro podría contender por la gubernatura. Algunos de estos roces han sido promovidos internamente por políticos del mismo equipo de Murat, como es el caso del ex director de Comunicación de José Murat, hoy despedido por Alejandro, pero que guarda una estrecha relación con los columnistas oaxaqueños.
El asunto, en realidad, es más complejo, tiene que ver con quién se queda con el poder: en juego está el Senado, la futura gubernatura y las docenas de diputaciones locales y federales, así como las presidencias municipales. Por un lado, está el grupo de Bolaños Cacho, aliado temporalmente con el de Avilés, el secretario de Gobierno, y ambos en contra de los dinosaurios muratistas.