Estados Unidos y la OTAN

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) fue creada en 1949 con objeto de proteger a Europa de una agresión militar de la Unión Soviética. La esencia del Tratado,  que fundamenta su formación, es el principio de la seguridad colectiva para los miembros que la conforman, pues de acuerdo con el articulo 5 del mismo, un ataque armado contra uno o mas de sus miembros, sea en Europa o Norteamérica, la OTAN la considerara como un ataque contra todos los miembros inscritos en el Pacto.

Por su estructura, la OTAN significa lo mas ambicioso y perfeccionado de los organismos especializados a nivel mundial, pues además de establecer la política militar, económica y financiera de los pactantes, lleva los nuevos procedimientos de gobierno internacional a nuevas alturas, “…apoyándose sobre un campo técnico común que tiene a la vez un propósito especifico”.

Cabe, en consecuencia, y frente a los cambios geopolíticos que se han operado en Europa y el resto del mundo, preguntarnos si la OTAN cumple todavía los propósitos para los que fue creada o bien, ya se cumplieron al haber desaparecido la Unión Soviética.

El desarme a nivel mundial y el apaciguamiento entre los dos super polos, Rusia y Estados Unidos, el establecimiento de las democracias en pleno en Europa y el resquebrajamiento de las dictaduras satélites de Moscu terminaron con el final de la Guerra Fria.

Lo anterior es una realidad que exige transformaciones y actualización de la OTAN, pues el mundo ha cambiado pero no la OTAN ni la ONU. Al respecto el señor de los twitters, Donald Trump, expreso durante su campaña electoral que analizaría la posibilidad de que Estados Unidos salga de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) por ser obsoleta y costar una fortuna a su país, aun cuando la reducción de costos ha sido significativa, por ejemplo, de las 78 bases militares establecidas en 1990, tras la desaparición de la Unión Soviética, se redujeron a 0nce en 2002.

Sin embargo, la alerta volvió a prender los focos rojos cuando se desataron los sucesos de Ucrania que culminaron con la reunificación de Crimea a Rusia en el 2014, y , a pesar de que Rusia es considerado como socio estratégico, tales hechos militares provocaron que la OTAN reconsiderara a Rusia como una amenaza.

La OTAN se conforma por los ejércitos de los países miembros del Pacto y cuenta con 40 mil soldados que integran la fuerza de reacción inmediata capaces de entrar en acción en 48 horas. El presupuesto de la Organización en el 2016 alcanzo la cifra de 918 mil millones de dólares y el 70% de los gastos de defensa los aporta Estados Unidos, motivo por el cual el presidente, Donald Trump, exigió nuevos cambios para que se construya un “piso parejo” para todos los miembros, lo cual seria difícil de lograr debido a la disparidad económica de los integrantes. No obstante, los cambios para actualizar el Organismo a la realidad actual de la política mundial son necesarios, tanto que Estados Unidos acaba de enviar a 40 mil soldados a Polonia para reforzar a la OTAN y, con ello, enviar una clara señal a Rusia de que la OTAN y Europa están firmes y preparadas, incluso, Alemania acaba de ofrecer su apoyo militar al envío de tropas de Estados Unidos.