Hay que preguntar, dice Nuño Mayer

La semana pasada estuvo un tanto agitada debido a declaraciones, a tiempo unas y a destiempo otras. Las primeras, pronunciadas por Aurelio Nuño, titular de Educación Pública y las que siguieron a estas del gobernador de Oaxaca.

Me quedo, de inicio, con las de Nuño Mayer, cuando expresó su desacuerdo a las preliminares afirmaciones del ejecutivo estatal en el sentido de que se otorgarían plazas en automático a los profesores de la S22, y que se le daría la vuelta a la Reforma Educativa la cual no había dado resultados.

La reacción de Nuño Mayer fue: “¿A quién le conviene que pase esto en Oaxaca? Cuando pasa una irregularidad hay que preguntar: ¿Quién sale beneficiado de esto”?

En efecto, de haberse aplicado el ofrecimiento del gobernador en el sentido de otorgar, de nueva cuenta, los antiguos privilegios, beneficios y control del sistema educativo a la S22; la pregunta de Nuño Mayer de ¿A quién le conviene que pase eso en Oaxaca? de inmediato habría encontrado responsabilidad en la persona del gobernador por una sencilla razón: si la S22 está tranquila, sino hace manifestaciones y protestas, marchas y plantones, chantajes y violencia contra las instituciones, sino toma carreteras y cierra las escuelas impidiendo que un millón de educandos reciban educación; la acción de gobierno podría ejercerse sin mayores obstáculos y, por lo tanto, trabajar sin mayores contratiempos para bien de la comunidad, o, en el peor de los casos, para su propio beneficio político, pero eso es otra cosa que, solo el tiempo habrá de decirlo y nosotros comentarlo.

Estos motivos bien podrían explicar las primeras declaraciones del ejecutivo estatal y la inmediata respuesta del Secretario de Educación Pública cuando preguntó: ¿Quién sale beneficiado de eso?

Otra posibilidad de respuesta a la pregunta de Aurelio Nuño, la podríamos encontrar en la misma S22 quien sería la directamente beneficiada en el caso de que las ofertas iniciales del gobernador se hubieran concretado al devolverles todo lo que antes les concedió el gobierno de Heladio Ramírez, como fue el control absoluto de la Educación en Oaxaca.

A tiempo, Nuño Mayer salió al paso de las declaraciones gubernamentales contra la Reforma Educativa en Oaxaca, a fin de satisfacer intereses personales y sindicales mas no al interés general como lo es la educación de la niñez y la juventud que, por cierto, mantiene una baja calificación en los estándares mundiales y eso significa un reto lacerante que responsabiliza directamente al gobierno federal, vía la Secretaría de Educación; al gobierno estatal y a las organizaciones sindicales involucradas y certificadas.

Por último, después de estas irregularidades que no debían haberse producido, pues han sucedido acontecimientos que lamentamos y otros que nos dan aliento para continuar defendiendo la reforma educativa; se siente en el ambiente del estado un impasse extraño que hace tiempo no se vivía. No hay enfrentamientos peligrosos entre el gobierno y las organizaciones sindicales como la S22 y eso es extraño. Se padece el aumento de la violencia ciudadana debido a causas de nula educación; abuso de ingesta de alcohol; venganzas familiares y demás delitos característicos de una sociedad que está lejos de superar atrasos ancestrales por múltiples causas, principalmente la corrupción gubernamental que ha saqueado las arcas del estado durante varios periodos de gobierno impidiendo con ello el desarrollo social integral.