Nuevo amasiato o intentona fallida

El martes pasado la Agencia Reforma publicó algunas notas sobre el tema magisterial en Oaxaca, las cuales nos sorprendieron por el contenido político que ello implicaba. Sorpresa porque evidenciaban que en Oaxaca se había pactando un retorno al pasado entre el gobierno estatal y la CNTE, el cual, suponíamos, estaba superado.

Me refiero a las oscuras negociaciones habidas entre las autoridades estatales, de Educación, de Gobernación y la Sección 22 de la CNTE, en largas y tediosas negociaciones en el Palacio de Covián y en las oficinas del gobernador Gabino Cué, lugares donde las estrategias de las las partes fueron, principalmente, el desgaste físico y mental, el chantaje violento contra las autoridades federales y estatales, la violencia material contra las instituciones educativas, el corte de cabello contra los profesores y el arreglo de treguas mediante enormes cantidades de dinero repartidas a la S22 y a la CNTE, por negociadores que ahora despachan en la SEDESOL y por algunos personajes que regresaron de Houston; ustedes saben: el Super Tazón, el Shopping y cosas propias de los fanáticos del futbol americano.

Pero no solo sucedieron las pláticas desgastantes, también hubieron manifestaciones y muertos en las carreteras, bloqueos, cierres de comercios, varios de ellos quebraron; pérdida de empleos de servicios en hoteles, restaurantes, el mercado de Oaxaca se quedo sin clientela, puente aéreo para hacer llegar alimento a los grupos más desprotegidos, el turismo disminuyó notablemente y la violencia aumentó hasta el grado de que Oaxaca fue boletinada a nivel internacional, a fin de que los ciudadanos de diversas partes del mundo, principalmente de Europa y EE.UU., no viajaran a Oaxaca debido a la inseguridad prevaleciente.

De facto, en aquellos días de violencia magisterial y de la incapacidad manifiesta de las autoridades federales y estatales para imponer el orden en el Estado, no hubo gobierno. Por consecuencia, la reforma educativa estuvo atorada evidenciando la imposibilidad gubernamental para aplicarla.

Poco a poco los avances se fueron logrando hasta iniciar las evaluaciones a los profesores; se cancelaron las plazas como herencia; se canceló la automatización de las plazas; se le quitó el control de la educación y la administración a la CNTE, el cual les fue obsequiado por el gobierno de Heladio Ramírez, y varios logros más que se obtuvieron debido a que el gobierno federal no quitó el dedo del renglón vía Aurelio Nuño, Secretario de Educación y a la negociación de Gabino Cué con el gobierno federal en el sentido de no intervenir más en el conflicto.

Es por todo ello que sorprendió lo revelado por la Agencia Reforma en el sentido de que la CNTE aseguró a sus agremiados que, a partir de hoy serian contratados todos los egresados de las escuelas normales, gracias a un acuerdo con el Gobierno de Oaxaca que encabeza el priista Alejandro Murat. El aviso fue enviado por Gersaint Ángel Filio Cruz, Secretario de Trabajo y Conflicto de Primarias de la Sección 22 y en el cual se solicitó a los supervisores y a los secretarios generales de cada delegación entregar sus plantillas de personal.

Cabe hacer notar que el oficio se entregó después de que el jueves pasado la CNTE y el gobierno de Murat pactaran la realización de diversas mesas de negociación en las cuales acordaron devolverle la bilateralidad a las decisiones en materia educativa, como sucedía antes de la reforma.

Es importante señalar que el ejecutivo estatal, afirmó que la unilateralidad no ha servido para transformar la educación en Oaxaca, poco después de que la CNTE exigiera la asignación de plazas automáticas a los normalistas, la regularización de plazas y salarios, así como la liberación de los presos políticos de la CNTE detenidos el año pasado.

Ante este preliminar intento de reanudar el “amasiato” entre la CNTE y el gobierno del estado según las notas del Reforma; Aurelio Nuño, titular de Educación, declaró: “Las cosas que se dicen y que hoy se publican en Oaxaca, no son ciertas, ya se lo aclaré al medio que lo público, pero les digo que no es cierto”, “Que la Coordinadora (CNTE) diga o un papel de la Coordinadora, diga, pues es un problema de ellos, pero las pruebas ahí están, los normalistas se evaluaron en la Ciudad de México, vino el 98 por ciento de ellos.”

El desmentido del secretario, Aurelio Nuño, fue pertinente y a tiempo, pues solo faltaba que después de tanto desgaste y pérdidas de vidas y daños materiales, ahora, como si nada hubiese sucedido, borrón y cuenta nueva y déjenme gobernar a la Gabino, a la facilona y tramposa negociación. Así parecía la situación, no había más información que la del Reforma y las declaraciones de Aurelio Nuño que se contradecían con lo afirmado por el gobernador. Por supuesto, los focos rojos de alarma se prendieron hasta que finalmente y entrada la noche del martes 7 nuevas declaraciones del gobernador informaban que “No entregará ninguna plaza automática a los estudiantes de las normales, porque el 78 por ciento de los egresados de las normales ya presentaron sus exámenes para formar parte del sistema profesional docente, solo se contratará a docentes que presenten su evaluación”.

El gobernante dejo claro que no hay arreglo ni acuerdo oscuro entre la CNTE y su gobierno para entregar las plazas. Hasta ahí los hechos.

Lo sucedido que sorprendió a propios y extraños, a mi juicio, se debió a una deficiente información del gobierno estatal cuyos responsables no supieron que hacer ante las notas del Reforma; las declaraciones de Aurelio Nuño y las de su jefe el gobernador; quien, según los bad hombres, se encontraba en Houston presenciando el Superbowl, información que se filtró desde las oficinas de gobierno.

Se les hizo bolas el engrudo a los responsables de la información oficial, por eso la tardanza para aclarar las cosas que ya habían tomado un curso torcido y peligroso.