Propuesta lavar dinero

El gobierno de Estados Unidos informó que se están evaluando posibilidades para que México pague la construcción de la barda, entre ellas hay una que nos llamó la atención: usar el dinero decomisado a los carteles del crimen organizado, iniciativa que me lleva a citar experiencias que avergonzaron, por lo sucio y criminal, a Estados Unidos, Irán y Nicaragua.

Finaliza el año de 1986 cuando una revista libanesa publicó datos sobre la venta de armas de Estados Unidos hacia al gobierno de Irán. Esta nota provocó un enorme escándalo en las esferas políticas de Washington, toda vez que militares de alto rango e inclusive el presidente Reagan fueron acusados de ser los principales culpables por haber violado la política interna y externa del país.

Nuevas revelaciones siguieron a estas primeras notas que provocaron el affaire Irán-Contras, como lo fue el respaldo de Estados Unidos a los Contras anticomunistas en Nicaragua. Descubrimiento que tuvo lugar merced a que el gobierno sandinista bajo un avión norteamericano cargado de armamento el 5 de octubre de 1986.

Obviamente, el escándalo creció y fue hasta el 3 de noviembre cuando nuevamente la revista libanesa público más datos de la venta ultrasecreta de armamentos de los Estados Unidos a Irán. La noticia provocó que un oficial de alto rango del ejército norteamericano, Oliver North, saliera a dar la cara y explicar que una parte del dinero recaudado de la venta de armamento a Irán, calculado en 48 millones de dólares, fue destinado al financiamiento de los Contras de Nicaragua.

La lealtad del teniente coronel Oliver North, fue premiada por el gobierno de Reagan llevándolo a juicio en 1989, en el cual fue declarado culpable de los delitos de obstrucción de la justicia y destrucción de documentos gubernamentales.* Ronald Reagan fue declarado responsable por la conducta de sus subordinados pero no se encontró causa alguna para declararlo culpable.

En 1989 el gobierno de George H.W. Bush, que siguió al de Ronald Reagan, perdonó a todos los culpables del tráfico y venta ilegal de armas a Irán y a Nicaragua, justificando tales acciones “dentro del marco de La Guerra Fría”.

Para darnos idea del volumen de la venta de armas de Estados Unidos a Irán leamos las siguientes cifras:

Agosto 20, 1985 – 96 TOW misiles anti-tanques. Septiembre 14, 1985 – 408 tanques más. Noviembre 24, 1985 – 18 misiles anti-aviones “Hawk”. Febrero 17, 1986 – 500 tanques más. Febrero 27, 1986 – 500 tanques más. Mayo 24, 1986 – 500 TOWs y 240 partes de “Hawk”. Agosto 4, 1986, más partes “Hawk”. Octubre 28, 1986 – 500 tanques.*

Por su parte la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) cuenta con un largo historial de lavado de dinero proveniente de las drogas para financiar operaciones encubiertas. Existen evidencias que confirman que el Consejo de Seguridad Nacional y la CIA traficaban cocaína, a fin de obtener recursos para la compra de armas*.

Pruebas que consignan que durante 10 años varios organismos gubernamentales como la CIA, el Pentágono, la DEA y el Departamento de Justicia, estuvieron ocultando evidencias, destruyendo archivos y torciendo la información para que no se conociera la participación del gobierno en el tráfico de drogas*.

*Robert McFarlane, consejero presidencial: National Security Decision Directive. Junio 17, 1985.

*Comisión Tower.* Oliver North biografía. *The Iran- Contra Affair 20 years On. The national Security Archive. Nsarchive.gwu.edu>NSAEBB210.

Existen miles de datos en los que se revelan los oscuros negocios de los gobiernos de Ronald Reagan y George H. W. Bush, utilizando los dineros de venta de armas para operaciones encubiertas no aprobadas por el Congreso y por lo tanto ilegales.

Fue hasta el gobierno de James Carter cuando se puso fin a esta venta ilegal de armas y al uso de dinero para operaciones militares en otros países como Nicaragua, Argentina, Chile y Bolivia. El presidente Carter ordenó: “Ya no es necesario la utilización de dinero sucio para estas operaciones ilegales”.

Al iniciarse el nuevo gobierno en los Estados Unidos, el presidente Trump parece no estar enterado de lo que ocurrió aquella década de los 80s puesto que ahora propone utilizar dinero sucio de las drogas para financiar la construcción de la barda como lo hizo su aliado en Israel Benjamín Netanyahu para obstruir el flujo de palestinos a tierra santa.