Mr. Gorbachev derribe ese muro

El 11 de junio del 2012, Alvaro Alba, historiador y periodista especializado en temas de Europa del Este y de la ex Unión Soviética, con máster en Historia por la Universidad de Odesa, Ucrania; publico en Marti Noticias de La Habana, un articulo titulado con la frase del presidente, Ronald Reagan, pronunciada durante su discurso del 12 de junio de 1987 en una ceremonia celebrada en el lado Oeste del Muro de Berlin, acompañado por el canciller alemán Helmunt Kohl.

En aquella histórica ceremonia, el presidente de Estados Unidos exclamo frente a una asistencia de 20 mil personas al pie de la histórica Puerta de Brandenburg, aquel lejano 12 de junio de 1987: “Mr. Gorbachev, derribe este Muro”. Habían transcurrido 27 años de haberse levantado el Muro de la infamia que dividio a Alemania y que se erigió como símbolo de un mundo dividido y desequilibrado en el que dos superpotencias se repartieron el mundo: La Unión Soviética y Estados Unidos, enfrentados con la llamada Guerra Fria.

Ayer , como ahora lo hacen México y Estados Unidos, los negociadores del gobierno de Ronald Reagan se oponían a que el presidente pronunciara el reclamo. Sonaron muchas voces externando sus opiniones sin ponerse de acuerdo. Fue durante el trayecto del auto presidencial a la ceremonia cuando el presidente Reagan les comunico a sus asesores, incluido el secretario de estado, que la frase se pronunciaría y que “podría ir a la mesa de negociaciones con Mijael Gorbachev, y exigirle al mismo tiempo, respeto a los derechos humanos y la no intromisión en los asuntos de otros países”.

Con este acto político trascendental, Ronald Reagan, dejo claro que el Muro en pie, desde el Baltico hasta el Sur, significaba el símbolo de un régimen totalitario.

“Cada hombre es un alemán, separado de sus compatriotas. La diferencia entre los sistemas, no es por cantidad de armas acumuladas, ni por la tecnología armamentista, sino por la libertad y la democracia de los sistemas”. Finalizo diciendo el visitante presidencial.

Hubieron de pasar varios acontecimientos que hoy son históricos, como lo consigna en su escrito Alvaro Alba, tales como el comprender el final de la Guerra Fria; las Dos Europas, el Plan Marshall; la famosa frase de John Kennedy, pronunciada en Berlin años después.: “Todos Somos Berlineses”.

Finalmente, en noviembre de 1989, el Muro de Berlin fue derribado y hasta ahora, solo se conservan algunos pedazos de hormigón (uno de ellos en mi poder) como testimonio de lo que allí sucedió y de lo que no debe volver a suceder.