¡Corre película de terror!

Al correr del tiempo las situaciones tienden a transparentarse, apaciguarse o, en ocasiones, a calentarse más de lo que se calculaba en un principio, tal y como empieza a suceder en nuestro país. Tratemos de despejar algunas incógnitas… Cuando Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, anunció que renunciaba al cargo para junio del 2017, comentaristas, columnistas y aquellos que todo lo saben, lo criticaron acusándolo de mal mexicano; de abandonar el barco cuando la tempestad arrecia y muchas lindezas más. En estos momentos los hechos prueban, que el funcionario no estuvo de acuerdo con las decisiones gubernamentales abruptas por el riesgo de disparar la inflación y la devaluación monetaria.

¿Permanecer en el cargo de gobernador solo para cobrar el cheque? Es mejor irse con dignidad que ser parte causante de la irritación, la violencia y el vandalismo del descontento social. Y no es que estemos a favor de los subsidios, sino del desequilibrio causado por el excesivo gasto público; las mentiras sobre los recortes presupuestales que no se hicieron y haber detenido la modernización de las infraestructuras energéticas de las paraestatales y haber recurrido a los subsidios populistas para captar votos.

Las decisiones sobre el alza de los energéticos se tomaron hace dos años, luego vino el tropezón de la invitación a Trump, y Luis Videgaray tuvo que renunciar, aunque nunca se fue de los Pinos, por el contrario continuaba aconsejando y conspirando para hacer realidad el proyecto energético.

Escogieron al cordero del sacrificio ¿Quién sino el fiel colaborador y amigo, José Antonio Meade, incondicional de Videgaray? Él cargaría con el peso del descontento social que ahora se vive. Y aunque el Secretario de Hacienda explica con objetividad las razones y motivos para liberar los precios de las gasolinas, el descontento social se desató y tiende a tornarse en crisis política.

Lo que hoy ocurre se hubiera evitado si desde el sexenio de la administración Fox se hubiera modernizando a Pemex; hoy México tendría por lo menos 50 refinerías y la paraestatal estaría produciendo sus propias gasolinas, utilizando ductos y transportes adecuados, seguros y modernos, sin necesidad de usar subsidios. Pero no, “se dejo hacer y se dejo pasar” pues ha sido más cómodo para importar que construir nuestra propia fuerza energética.

Agreguemos que, cuatro meses después, Luis Videgaray, “el que nunca se fue”, ha regresado al gabinete presidencial sin las presiones a las que estaba sujeto en la Secretaria de Hacienda; allá José Antonio Meade que se las arregle como pueda; al fin es secretario de todo y de donde lo pongan. De tal suerte que, Luis Videgaray, fue nombrado Canciller, con un encargo presidencial específico: acercar al gobierno mexicano con el presidente Donald Trump, a través de Jared Kushner, yerno del presidente electo. Como si el resto del mundo no existiera y el destino de México dependiera solo de Estados Unidos.

Al respecto, el ejemplo del Presidente, Lázaro Cárdenas, echa por tierra tal supuesto al haber expropiado la industria petrolera y desafiada a las empresas petroleras extranjeras más poderosas del mundo. Esa decisión histórica y valiente implicó un gran esfuerzo de unidad de la nación; tener arrestos de gobernante, de guía, de conductor de un Estado soberano; de ser el presidente de México, que no permitió que se faltara al respeto ni a México, ni al presidente.

Videgaray, con su encargo presidencial bajo el brazo, el nuevo canciller llego a las oficinas de la Secretaria de Relaciones Exteriores y se presentó ante la burocracia que la conforma diciéndoles con falsa modestia: “No sé nada de relaciones exteriores, no soy diplomático y vine a aprender de ustedes”. ¿Entonces a qué llegó al centro diplomático de México? Con tal ignorancia diplomática se antoja pensar que puede cometer otro disparate similar al de la invitación a Trump; podría ser el invitar a Nicolás Maduro a México para que nos ilustre como sumir en la pobreza a la nación como lo hizo con Venezuela. El Instituto “Matías Romero” de la Secretaria de Relaciones Exteriores es recomendable escuela para aprender diplomacia, doctor Videgaray.

Lo cierto es que Luis Videgaray fue reintegrado al gabinete para retornarlo al juego de la sucesión presidencial; no queda duda de que el presidente Peña colocó sus fichas en el casillero de su consejero, amigo y colaborador; acción que favorece a López Obrador, pues las mayorías ofendidas, como ahora lo están, difícilmente votarían por el amigo del presidente, Luis Videgaray.

No cabe duda que Agustín Carstens, tuvo razón al presentar su renuncia, y más todavía cuando afirmó: “Será una película de terror,” refiriéndose a la crisis que México enfrentaría cuando Trump sea presidente y anticipando el efecto económico y social a consecuencia del alza de precios de los energéticos. ¡Corre película de terror!

Off the Record: frente al nacionalismo de Donald Trump, hay una cita en Oeuvres completes de Proudhon (Paris, 1867), vol. 1, p. 248, que viene al caso: “Suprimamos los aranceles, y la alianza de los pueblos será declarada, su solidaridad reconocida y su igualdad proclamada”.

Para Patricia Mercado, Secretaria General de Gobierno de CDMX, el vandalismo, el descontento social, las marchas violentas y todo lo que ocurre en CDMX, a causa del alza de precios de las gasolinas, no está sucediendo, por el contrario, todo está muy bien gracias a las acciones dictadas por su jefe, Miguel Ángel Mancera. Las mentiras gubernamentales son las que irritan a la nación.

A propósito de la CDMX, es un hecho que el metro esta subsidiado por su gobierno. ¿Qué destino le espera al transporte público de la CDMX cuando la realidad financiera lo alcance y esté en la misma situación en la que Pemex se encuentra?

Gabriela Velázquez Rosas, Secretaria de Salud del actual gobierno de Oaxaca, ha sido acusada por Proceso, version digital, de presuntos actos de corrupción, de asignar altas compensaciones a sus allegados, incluidos “asesores”, y de favorecer a la empresa Covasa para que construya el Hospital de la Niñez oaxaqueña, infringiendo la ley de obra Pública del estado; obra que tendrá un costo de 25 millones de pesos; hay más y se tendrá que investigar a fondo los manejos de esta funcionaria que de inicio ya está bajo sospecha de graves acusaciones hechas por la revista semanal sin que nadie de la nueva administración gubernamental haya salido a explicar los hechos.