Secretario General de Gobierno

El segundo cargo importante en el cuerpo de gobierno de Oaxaca es, sin duda, el de Secretario General de Gobierno. Desde esa oficina, y las que de ella dependen, surgen y se fijan las reglas de la administración gubernamental para la organización, planeación, directivas, control y evaluación de los programas de gobierno trazados por los especialistas que componen el cuerpo del ejecutivo. Planes y programas en materia de asistencia y previsión social; aplicación de leyes y reglamentos en materia agraria y límites territoriales que, por cierto, hay algunos añejos como el caso de los límites territoriales entre los Chimalapas y el Estado de Chiapas.

Que yo recuerde, desde el gobierno de Heladio Ramírez, las negociaciones iban y venían a la oficina del Secretario General y, una vez analizadas, se turnaban a las oficinas del gobernador para la toma de decisiones adecuadas para evitar equivocaciones entre los negociadores. Hasta ahora la sangre no ha llegado al río en este caso merced a las negociaciones que se manejan entre los Secretarios Generales de gobierno de Chiapas y Oaxaca.

Otra de las tareas de la secretaría son las disposiciones legales en materia de trabajo y previsión social. Una más y muy sensible es la conducción legal de los procesos electorales apoyando al Instituto Nacional de Electores, cada uno ejerciendo sus propias responsabilidades como son el garantizar la paz pública para efectuar el proceso y efectuar elecciones con limpieza y puntual cumplimiento de tiempos y conteos.

El culto religioso y la libertad de ejercer cualquiera de ellos es también responsabilidad de la secretaría general; responsabilidad sensible por la actividad religiosa de las comunidades que es de suyo muy importante.

La Seguridad Pública, Tránsito, Registro Público de la Propiedad y Archivo General de Notarias, amén de ser instituciones con propia autonomía, trabajan bajo la lupa de la Secretaría General de Gobierno, quien a su vez, tiene la responsabilidad de la eficacia de las mismas, así como de informar al gobernador la positiva o negativa acción de todas y cada una de las dependencias de gobierno. Otra actividad delicada es la tutela y readaptación social de sentenciados, toda vez que la corrupción, como ave de rapiña permanente, actúa ahí donde le es propicio imponiendo el negocio de drogas; crímenes ordenados desde la prisión; venta ilegal de toda clase de bebidas, incluyendo el alcohol; celulares; televisiones y prostitución a la orden. De ahí lo delicado de este rubro.

Concretando, el Secretario General de Gobierno es de facto los ojos, los oídos y la palabra, cuando es necesario, del gobernador a quien protestó hacer guardar y respetar el cumplimiento de la ley con el objeto de asegurar la gobernabilidad, la integración social, la armonía política y el desarrollo económico.

Una función más, también delicada, es la de enviar las iniciativas de ley que el ejecutivo remita al legislativo del estado, así como el responsabilizarse de la publicación de leyes, reglamentos y demás disposiciones legales que deben regir en el territorio.

Función delicada porque la flexibilidad del Congreso Estatal como la del Tribunal local y federal, en ocasiones, ha tolerado actuar pendularmente en casos que han sido protestados por los partidos políticos, la opinión pública y los medios de información por haberse violando la constitución local como federal.

Hacer válido lo que es inválido es tarea de magos convertidos en secretarios generales de gobierno, toda vez que una de sus principales obligaciones es la de conducir las relaciones del ejecutivo con el poder judicial, el legislativo y los ayuntamientos; tareas que son un pesado paquete que requiere habilidades especiales en la negociación política.

Obviamente, la secretaria general de gobierno está apoyada por un cuerpo enorme de empleados estatales que hacen posible el cumplimiento o no de esta enorme responsabilidad de trabajo diario que van desde subsecretarias, direcciones generales, de área, jefaturas de departamento, de oficina, etc.

Pero para que todo esto funcione el Secretario General de Gobierno debe ser seleccionado con microscopio y no por simple amistad o cobro de facturas políticas, pues se trata del funcionamiento de todo un estado en el que habitan 3 millones 801 mil 562; con 570 municipios, con el 4.78% del territorio nacional; y una población urbana del 77% y una rural del 23%. La escolaridad promedio es baja, equivalente al primer año de secundaria. Agregando un dato por demás interesante: el sector productivo que más aporta al PIB estatal es el inmobiliario y de alquiler de bienes inmuebles.

Todo ello, exige virtudes que no fácilmente las reúnen los políticos millenials. La experiencia, la sagacidad, la paciencia para negociar, la prudencia para no abusar del poder, la capacidad para convencer y no corromper, la energía y honestidad para no fallar a quien lo nombró, pocos, muy pocos las reúnen.

De tal suerte que ante el panorama difícil que se vive en Oaxaca con los cavernícolas que destruyeron la puerta de 400 años de antigüedad; la CNTE, por ahora aguardando el cambio de guardia y al acecho para lanzar la próxima tarascada a las arcas gubernamentales, la burocracia de la bata blanca a la que no se le ha cumplido económicamente, el paro de transportistas y muchos obstáculos más que surgirán; requiere la designación de un Secretario General de Gobierno que este a la altura de tan delicado como importante cargo.

Deberá ser aquel que no falle, aquel que reúna las mayores y mejores virtudes, aquel que este probado contra toda tentación incluyendo la traición. La búsqueda de la aguja en un pajar. Buena suerte.

Off the record: crecen los grupos neo-nazis en Estados Unidos.

El TPP va, según el presidente Peña Nieto, no importa que Estados Unidos se salga, como amenazó Donald Trump.

El Procurador Raúl Cervantes Andrade y su PGR ofrecen recompensa de 15 millones a quien informe del paradero y ubicación de otro ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, quien es acusado de crimen organizado, delitos contra la salud y ser miembro del cartel del golfo. Le llegó el turno a Yarrington, todavía faltan más, ya les llegará su turno en esta necesaria cacería de delincuentes, que no de brujas porque son muy ricos.