Oaxaca y su responsabilidad histórica

Ante los resultados electorales en los Estados Unidos, se han estado produciendo efectos, a nivel doméstico y mundial, que van desde el pesimismo a ultranza que, incluso, clama en lo interno por la independencia de California, o que protesta en las calles de las principales ciudades de aquel país en franca y necesaria catarsis.

El estudiantado joven, incluyendo a las niñas protagónicas que les encanta gritar fuerte su descontento frente a las cámaras de televisión es el que se ha estado manifestado con resultados que, al multiplicarse por las diferentes ciudades, hacen la noticia mundial.

Que lo hagan está bien, pues deber de los jóvenes es protestar ahora que pueden, tal vez mañana, el mismo sistema los detenga. Por eso, no importa que Rudolph Giuliani los tilde de bebes llorones por la inconformidad expresada contra el nuevo dueño del ex alcalde de Nueva York. Giuliani, también tuvo su época de joven para formarse como sus jóvenes ancestros italianos para emigrar a los Estados Unidos.

Ser joven y protestar contra el sistema debe hacerse, siempre y cuando se habite en el vientre materno universitario. Cuando se sale de él y se traspasan los muros de la universidad para actuar en la siguiente etapa, en la social; la cabeza estará en riesgo porque el sistema la puede cortar en cualquier trinchera de acción. Así que cuidado porque los lobos andan sueltos.

Dicho lo anterior, el llamado a los mexicanos que hace unos días hizo el Presidente Peña, a efecto de que hagamos a un lado el pesimismo frente a lo que sucede en el país vecino y que lo mejor es que los mexicanos optemos por el optimismo y ser positivos porque vamos a iniciar una etapa con seguridad y determinación; pero lo más importante: en unidad, trabajando con la responsabilidad y el compromiso que siempre nos han caracterizado.

Ante la preocupación de la sociedad mexicana, el presidente Peña declaró que el gobierno mexicano junto con la clase empresarial ha comenzado a tomar pasos y acuerdos específicos para tratar de contrarrestar lo que será la política migratoria y comercial del presidente electo Donald Trump en los Estados Unidos.

El llamado presidencial se ha expresado a tiempo para enfrentar los nuevos retos que impone el nuevo contexto político con los Estados Unidos que exige luchar y defender la seguridad y el destino de la nación, a fin de que se desarrolle en las mejores y pacificas situaciones.

Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena declaró por su parte, que México no es colonia de nadie, y que se defenderán los derechos de los connacionales en Estados Unidos. Tiene que buscarse siempre una relación de cooperación, y bajo ese escenario se debe defender el derecho al trabajo y a la vida.

Margarita Zavala también expresó el alerta para la nación y enfrentar con entereza los nuevos retos políticos que impone la nueva relación con Estados Unidos.

En la historia de nuestro país hay varios ejemplos de cómo los líderes políticos, a la hora de la verdad, en la de las decisiones valientes, han cumplido cabalmente con su responsabilidad. Momentos históricos cuando México necesito de ellos y de la unidad de la nación para salir adelante y enfrentar las adversidades como un bloque compacto, sin fisuras, con unidad plena.

El presidente Lázaro Cárdenas fue sólido, firme en su decisión de aplicar la expropiación petrolera mediante la ley de expropiación en 1936 y del artículo 27 de la Constitución mexicana a las compañías petroleras el 18 de marzo de 1936, y la nación como un solo individuo estuvo al lado de su presidente apoyándolo en todo momento.

El Presidente Benito Juárez fue determinante al decidir la ejecución del monarca del Segundo Imperio Mexicano, Fernando Maximiliano José María de Habsburgo-Lorena el 19 de de junio de 1867; a pesar de las fuertes presiones de las potencias europeas. Juárez, con ese hecho, curó para siempre la intentona de convertir en imperio la República que por largo tiempo cargó en su espalda a lo largo del polvoso territorio mexicano montado en su calesa.

Estos dos hechos históricos de México y de sus presidentes en turno, me han parecido, en los momentos de pesimismo que hoy se viven en algunos sectores de la nación, ejemplos que debemos considerar, a fin de levantar el ánimo no solo de unos cuantos, sino de la gran mayoría de mexicanos en momentos críticos.

En ese sentido, Oaxaca a unos días de iniciar nuevo periodo de gobierno, está obligada a ser ejemplo de templanza, de lucha y de esfuerzo, frente al desafío que amenaza no solo a 600 mil oaxaqueños que viven, trabajan y estudian en los Estados Unidos, sino a 11 millones de mexicanos.

La tarea por hacer esta enfrente; el nuevo gobierno, que en breve se iniciará, está obligado a responder con optimismo el llamado del presidente Peña; al igual que los oaxaqueños de aquí y de allá, ante situaciones difíciles que México habrá de enfrentar.

El inicio de una nueva etapa de gobierno implica nuevas oportunidades para Oaxaca, toda vez que contará con un espléndido y generoso apoyo económico de la Federación al haber obtenido, el Congreso del Estado, la aprobación de un presupuesto histórico nunca antes visto: 88 mil 700 millones de pesos; es decir, 3 mil 200 millones más en comparación del presupuesto del 2016, los cuales serán destinados principalmente a infraestructura, salud y educación. Tareas y retos por lograr que fortalecen la maquinaria de arranque del nuevo gobierno y que habrá de aprovecharse para un sólido despegue del Estado.

Off the record: Luis Videgaray, se perfila como el abanderado del PRI en Edomex. ¿Será?

Muy lamentable el fallecimiento del periodista Rogelio Naranjo.

Advertencia de Rudolph Giuliani: El Muro va…

Suben las ventas de Mein kampf, aquel engendro de Adolf Hitler escrito en dos volúmenes en la fortaleza de Landsberg del Lech, en Baviera, donde fue recluido a cinco años de prisión después del fracaso de una tentativa de Estado, en Múnich, el 9 de noviembre de 1923.

Revive el KKK en los Estados Unidos. Tiempos vederes Mío Cid.

Los diputados federales recibirán 20 millones más de la llamada cuenta moche para atender a sus representados. Si como no…el derroche legislativo tiene solo un calificativo: corrupción.