Ofensiva Republicana contra Barack Obama

En noviembre del 2014, el presidente Barack Obama publicó un decreto con el cual pretende impedir la deportación masiva de un poco más de 4 millones de inmigrantes indocumentados. Pero, esta acción humanitaria y que bien podría ser el legado del presidente, ha encontrado pronta respuesta por parte de sus adversarios políticos, los congresistas y gobernadores de 26 estados republicanos encabezados por el mandatario texano Gregorio Abbott quien en su cuenta oficial de twitter informo que: “el juez federal del Distrito Sur de Texas, Andrew S. Hanen otorgó una suspensión temporal de la acción ejecutiva del presidente Barack Obama sobre el tema migratorio que pretende llevar a cabo.

Antes de llevar a cabo dicha acción temporal el juez declaró, en forma tendenciosa, que los estados de la unión “sufrirían un daño irreparable” en caso de implementarla, por lo menos en Texas y otros 26 estados de la Unión.

¡Claro!, republicanos son los que le pidieron al juez que bloqueara todos y cada uno de los programas derivados del decreto presidencial, en tanto la demanda es considerada en la corte.

Y, como esta semana el gobierno de la unión comenzará a recibir las solicitudes de todos aquellos que pretenden ser beneficiados por el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la InfanciaDACA por sus siglas en ingles (Deferred Action for Childhood Arrivals), los republicanos que quieren bloquearlo se han dado prisa exigiéndole al juez Hanen, mientras lo estudia y analiza, la suspensión provisional de la orden del presidente.

Se espera que cientos de miles de indocumentados, la mayoría mexicanos, inicien esta semana su inscripción a la primera acción ejecutiva migratoria pese al intento del boicot republicano. Estamos hablando de un programa que beneficiará a 660 mil jóvenes y se ampliaría en 330 mil.

Ahora bien, como podemos darnos cuenta, la lucha política entre republicanos y demócratas ya se inició, por lo que las fuerzas políticas están fijando posiciones, cada una de ellas esgrimiendo actitudes que les son propias. Pero aun así, cabe preguntarnos: ¿Qué pasará ahora que se ha bloqueado el programa migratorio del presidente Barack Obama?

Los partidarios de las acciones migratorias confían en que aún recibiendo un revés inicial por parte del juez conservador Andrew S. Hanen de la corte de Brownsville, Texas, como acaba de suceder, serán reivindicados en tribunales superiores, incluida la Suprema Corte.

Por su parte, los demógrafos Joffrey Passel y Jans Manuel Krogstad, estiman que el nuevo programa DAPA, por sus siglas en ingles (Deferred Action for Parental Accountability), podría beneficiar a unos 3.5 millones de inmigrantes indocumentados del total de elegibles.

De acuerdo con las estimaciones del Centro Pew, unos 8 millones tienen hijos menores de 18 años de edad. Además, los elegibles podrán solicitar la cancelación temporal de las órdenes de deportación en su contra, así como los permisos de trabajo con vigencia de 3 años en caso de no tener antecedentes penales y haber pagado impuestos.

Ante este panorama político que nos muestra la actitud anti migrante del ala republicana, cabe destacar la declaración del demócrata Luis Gutiérrez del estado de Illinois cuando afirmo que: «los republicanos quieren jugar, nosotros somos serios. Vamos a inscribir a la gente y a ignorar el ruido de Washington, D.C., y traer sensatez a nuestra comunidad.«

Lucha política entre dos fuerzas que disputan, cada una, su actitud ante un fenómeno como lo es el migratorio y que mucho del presente y futuro de la Unión Americana dependerá de su resultado para definir las próximas elecciones presidenciales en las que el legado del presidente Barack Obama, de llevarse a cabo, ayudará a quien abandere la causa republicana puesto que contará con el apoyo de los votantes latinos y de todos aquellos migrantes que se podrían haber beneficiado de las medidas dictadas por el presidente demócrata, Barack Obama.

Por su parte, el gobierno de México ha expresado oficialmente su pesar por la decisión tomada hace unos momentos por el juez Hanen, decisión que afecta a millones de seres humanos. Aun así, esta lucha apenas se inicia, recordemos que el presidente de los Estados Unidos tiene un fuerte poder, sobre todo cuando es a favor de las grandes masas y de las grandes causas humanas.