Sistema de Emergencia 9-1-1: Origen y situación actual.

Guadalupe está sola en su casa, hoy es sábado por la noche; su hijo, salió de fiesta con sus amigos de la universidad. Guadalupe es madre soltera y vive sola con su hijo. Es cerca de la una de la mañana, mientras ella escucha que hay gente susurrando en la cocina, voces que no reconoce, intrusos, ladrones, asesinos… una multitud de opciones corren por su cabeza; su hijo, sigue de fiesta con sus amigos. Lupita, como le dicen sus familiares, agarra el teléfono y se esconde en su armario; en la seguridad de su armario marca en el teléfono 9-1-1 y espera a que la operadora le responda. Del otro lado de la línea, una operadora en el centro de control del «Sistema de Emergencia 9-1-1» recibe una llamada mientras se muestran en la pantalla de su computadora datos relacionados al teléfono de donde llaman (nombre de a quien esta registrada la línea; historial de llamadas hechas al 9-1-1, así como la razón de dichas llamadas y un registro de información valiosa para emergencias; dirección, un mapa de ubicación, así como número de patrulla, ambulancia, bomberos, etc., que se encuentran más cercanos). Guadalupe, de forma renuente, por insistencia de su hijo, habló unos años antes al 9-1-1 para actualizar su información, y quedara registrado en el sistema que en ese domicilio, vive ella que tiene un problema cardíaco. Hoy Lupita , escondida en su armario, recuerda esa llamada mientras siente como su corazón se acelera y escucha en el auricular del teléfono «911 ¿Cual es su emergencia?». Pero los intrusos ya se encuentran afuera de su recámara y ella teme ser escuchada si habla. La operadora, al escuchar a lo lejos respiración en la línea y no tener respuesta a su pregunta decide despachar una patrulla y una ambulancia al lugar; informa de esto a la persona que se mantiene en silencio y que está del otro lado de la línea: Guadalupe; y en tiempo real le informa la cercanía de la patrulla y la ambulancia, así como su progreso. Lupita escucha esa información, sin decir una palabra, sabiendo que en pocos minutos, una patrulla y una ambulancia llegarán a su casa…

Tomando como base el anuncio del Presidente Enrique Peña Nieto el pasado Noviembre, 2014, donde menciona la creación de un «Teléfono Único 911 para Emergencias a Nivel Nacional«, me di a la libertad de hacer un documento que podríamos considerar un ante-proyecto para llevar a cabo el «Sistema de Emergencia 9-1-1» con eficacia, y no «al ahí se va«. Está enriquecido con un poco historia y evolución del sistema, definición de este y descripción de su funcionamiento, mención de puntos importantes a considerar y, finalmente, otras acciones a considerar por parte del Gobierno, para que esta propuesta no se quede en un simple «call-center» sino que sea un sistema robusto, funcional, dinámico, con posibilidad de crecer y expandirse; de la misma forma, acciones periféricas para que el Gobierno logre mejorar el servicio a la ciudadanía y acerque más a la población de la que tanto se ha distanciado; con la creación de otros números similares (tipo N-1-1) para todo tipo de servicios relacionados, no solo del Gobierno. La propuesta de creación de un «número único de emergencia» aunque me parece una excelente idea, se presenta ya muy tarde (debió hacerse hace décadas), y por ciertos comentarios que he escuchado desde el anuncio del Presidente, temo que corra el riesgo de ser sólo un «tiro al aire» para calmar otro tipo de problemas. No quisiera que, como en el pasado, por política, corrupción, inacción, ignorancia e ineptitud, no se lleve a cabo el proyecto. Presento este documento basado en mi experiencia personal, y un poco de investigación realizada en estos últimos días.

Decidí dividir el documento en 4 partes, por su extensión, hoy tenemos la primera publicación, y sus partes subsiguientes serán publicadas en lo que queda de la semana:

  • Parte 1: Origen y situación actual en México.
  • Parte 2: Funcionamiento.
  • Parte 3: Puntos importantes a considerar.
  • Parte 3: Aplicaciones extras y otros servicios.

Origen.

En Estados Unidos, el primer intento de un número telefónico
para emergencias a nivel nacional se dio en 1957, cuando la Asociación Nacional de Jefes de Bomberos recomendó el uso de un solo número para reportar incendios. En 1967, el Presidente de la «Comisión de Administración de Justicia y Aplicación de la Ley» recomendó que «un número único debe establecerse» a nivel nacional para reportar situaciones de emergencia. Se determinó que el uso de diferentes números para cada tipo de emergencia (un número para la policía, otro para bomberos, otro más para ambulancias, etc… sin importar lo sencillo de cada uno) era contrario al propósito de tener un número universal. Finalmente, otras agencias y oficiales del gobierno apoyaron la idea, y se reunieron con AT&T para establecer un número de emergencia universal y que fuera implementado a la brevedad. En 1968, AT&T anuncio que establecería los dígitos 9-1-1 (nueve-uno-uno) como el código de emergencia a través de todo Estados Unidos.

911Se escogió 9-1-1 por que cumplía con las necesidades de todos los involucrados. Primero, y lo mas importante, un número corto, fácil de recordar y que pueda ser marcado rápidamente. Segundo, ser un número único, esto es, que nunca había sido autorizado como código de oficina, código de ciudad o de servicio, o cualquier otra configuración en la industria telefónica. Finalmente, el 16 de Febrero de 1968, el Senador Rankin Fite hizo la primera llamada 9-1-1 en Estados Unidos, en Haleyville, Alabama.

  • En 1976, el 9-1-1 daba servicio al 17% de la población de Estados Unidos.
  • Para 1979, aproximadamente el 26% de la ciudadanía estaba cubierta, con nueve estados aplicando la legislación.
  • Para 1987, los números indicaban que 50% de la población tenia acceso al servicio.
  • A finales del Siglo XX, cerca del 93% de la población de Estados Unidos estaba cubierta por algún tipo de servicio 9-1-1.
  • Actualmente, 96% de la población estadounidense está cubierto.

Para más información sobre el 9-1-1 en Estados Unidos, visiten la página de la Asociación Nacional de Números de Emergencia en Estados Unidos.

¿Que sucedió en México?

En la Ciudad de México, en 1991, se creó un fideicomiso privado080Emergencia 080, Ciudad de México”, cuyo fideicomitente era Servicios Metropolitanos S.A. de C.V., empresa que pertenecía al Gobierno del Distrito Federal. La licitación, donde participaron empresas de talla mundial como AT&T, la ganó la empresa «Sistema Computarizado de Emergencia, S.A de C.V.» de la que la canadiense Nortel y la alemana Siemens eran socias tecnológicas. Le empresa hizo la titánica tarea de completar la base de datos proporcionada por Telmex añadiendo a las calles sus entrecalles. Solo para darle perspectiva a esto, de acuerdo con una búsqueda en «Guia Roji» tan solo hay 1,376 calles «Benito Juarez» en la Ciudad de México (incluyendo todas sus variaciones como Calle, Avenida, Cerradas, etc), sin mencionar todas las que puede haber en el país.

Se dio el servicio hasta que en Noviembre del 2002 y, por un capricho aparente, el Gobierno del Distrito Federal informó que el servicio del número de emergencia 080 quedaría suspendido. Más adelante, detalló en un comunicado que en ese número habría una grabación con los números de la Secretaría de Seguridad Pública, 060; Cruz Roja, 065; Bomberos, 068; así como de la Policía Judicial, 061 y Locatel, 56-58-11-11. Una decisión muy lamentable, pues contraviene el progreso que se venia dando en el país, atrasándolo por más de 10 años. La empresa que venia expandiendo el servicio en el país (Naucalpan, Tlalnepantla, Monterrey, Cuernavaca, León, …) no pudo soportar la carga económica y fue cerrando sus puertas en todos y cada uno los puntos que se había logrado instalar.

En Julio del 2004, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión hace un acuerdo de homologación de todos los números a 066; sin embargo, es hasta Diciembre del 2005 cuando COFETEL notifica a Estados, Municipios y particulares, que en un plazo de doce meses serían homologados todos los números al 066. Lo que se venía ganando en la conciencia de la gente con el número 080, «se borró de un plumazo» y se instalo el 066. 066Sin embargo, la idea quedo corta, ya que en muchos estados, se canaliza únicamente a la Secretaria de Seguridad Pública Estatal, creyendo las autoridades, que «emergencia» significa «emergencia relacionada con seguridad pública» y no de otro tipo, como accidentes o incendios. Afortunadamente, hay unos Estados, como Querétaro que entienden que «emergencia» significa: Asaltos (Transeúntes, comercios, vehículos), Denuncias de compra y venta de drogas en el momento y en vía pública, Secuestros, Homicidios, Delitos sexuales, Incendios, Ataques de abejas, Fugas de gas, Derrames de químicos, Intento de suicidio, Emergencias médicas, Violencia familiar, Personas lesionadas, Accidentes viales, Urgencias medicas, Rescates, Disturbios, Riñas en vía pública, Personas sospechosas, Alteración del orden en la vía pública, Robos (Vehículos, Accesorios, Pertenencias) y Todo tipo de incidentes que pongan en riesgo a la ciudadanía.

Sin embargo, te piden al marcar el número 066 que proporciones los siguientes datos:

  • Nombre completo de quien reporta.
  • Número del que llama.
  • Describir la situación de manera breve (número de lesionados, autos involucrados, tipo de emergencia etc.).
  • Dirección exacta y otras referencias de ubicación.
  • Y alguna otra información que el operador requiera según la naturaleza de la emergencia.

Podríamos pensar en un sinfín de posibilidades donde los minutos (no segundos) perdidos al proporcionar TODOS estos datos hubieran sido valiosos; incluso, en situaciones donde no se tienen esos datos, retrasando aun más la ayuda en una ¡emergencia!

Hoy en día, el Gobierno del Distrito Federal tiene una lista enorme que llama «Teléfonos de Emergencia y Asistencia«, la cual es imposible de memorizar y, si no se tiene una computadora con internet a la mano, me parece que difícil de encontrar; incluso el número 066 aparece repetido como «Policía» y como «Llamadas de emergencia Policía DF»:

  • Centro de Asistencia Juridica en Línea de la Consejería Jurídica y de Servicios Legales: 5128-1122
  • Honestel: 5533-5533
  • Denuncias por celular: 5533
  • Denuncia Ciudadana contra la extorsión telefónica : 5533-5533
  • Linea de Atencion a victimas de Trata de Personas: 5346-8800
  • Atención a Victimas del Delito: 01800 0074533
  • Teléfono de Atención de la Secretaría de Desarrollo Económico: 5687-9270
  • Centro de Atención a Migrantes y sus Familias:
    • Desde México: 01 800 009 11 11.
    • Desde EUA: 1 800 505 85 11
  • Atención Ciudadana de la Secretaría de Educación: 5080-5707, 5080-5708
  • Justina te ayuda: 5588-3388
  • Locatel: 5658-1111
  • Atencion Ciudadana de la Secretaría de Obras y Servicios: 072
  • Emergencias mayores: 5683-2222
  • Bomberos: 5768-2532
  • Reporte de fugas de agua, baches y postes de luz: 5654-3210
  • Unidad Tormenta: 5654-3210
  • Policía: 066
  • Cruz Roja: 065, 53-95-11-11
  • Medicina a distancia de la Secretaría de Salud: 5132-0909
    • En todo el pais: 01800 00 44 800
  • CAS denuncia 24 Hr- 365 días: 5208-9898
  • Llamadas de emergencia Policía DF: 066
  • Denuncias Anónima Contra el Narcomenudeo y Delincuencia Organizada: 089
  • Información Turística: 01800-0089090

Juzguen ustedes mismos: Teléfonos de emergencia y asistencia. y díganme que opinan; aprovecho para compartirles la lista por si algún día no la encuentran y se encuentran en una situación de emergencia.

Les comento que existe una asociación (aparentemente) ligada a NENA (National Emergency Number Association, en Estados Unidos) llamada NENA-México; lo único que aparece en su página de internet es que tuvieron su 7o Congreso Internacional de Centros de Atención de Emergencias en Nayarit (22 a 24 DE OCTUBRE, 2014). La Charla Magistral la dio el Director General del Servicio Integrado de Seguridad Ecu911 (911 de Ecuador); desconozco hasta donde participaron las autoridades Mexicanas. Al parecer participaron unas 200 personas en dicho Congreso, desconozco el número oficial; hice una búsqueda sin encontrar mucha cobertura en medios electrónicos. En lo personal, me parece un poco en broma que, en México hagan el Congreso Internacional de Centros de Atención de Emergencias organizado por NENA-México (911-México) cuando en el país no esta si quiera en servicio el número. También les comento que la página de Facebook de dicha asociación solo hay 53 «Me Gusta» (hasta el momento de escribir este documento).

Lo único que muestra todo esto es que en México, lamentablemente, el trabajo que se venia dando hace años, se ha quedado rezagado. Hay intentos de grupos civiles (o gubernamentales), pero todo ese esfuerzo es en vano por falta de interés, inacción, ignorancia o ineptitud; por corrupción, por política o, mejor dicho, por falta de esta.