La pobreza multidimensional de Oaxaca

Yo admiro mucho a mis amigos del café. Mi consejo de ancianos, todos muy estimados –por la edad, entre todos suman ya varios siglos- son memoriosos, sabios, dicharacheros y campeones del sentido común: ellos ya vienen de allá… Con ellos platico frecuentemente, y cuando los escucho hablar me recuerdan, en mucho a los sensei, esos ancianos que regularmente acompañan a los jóvenes ejecutivos de las firmas niponas para equilibrarlos con sus consejos a la hora de las negociaciones.
A la hora del café, acostumbro platicar unas veces sí, y las otras también con algunos de esos viejos y puedo asegurarles que nunca he regresado con las manos vacías después de una de esas conversaciones. Memo, por ejemplo, gusta de subirse al tren de los recuerdos, y una vez instalado ahí, en el Pullman, me habla de historia reciente y me remite a cosas que por supuesto ignoro yo.
No hace mucho hablábamos de Ayotzinapa y Memo -con sus ojos azul porcelana de Dresden– fijó la mirada en mí para luego decirme:

  • “Chamaco: las revoluciones se originan en los callejones cerrados.”
  • A ver, explícate mejor
  • Te lo explico. Guerrero ha sido tradicionalmente un estado de gente muy rebelde. Y no es por casualidad. Hay un fenómeno llamado pobreza multidimensional que es privativo de entidades como Guerrero, Oaxaca, y Chiapas. Ahí, no abundan las oportunidades para vivir como seres humanos, con dignidad. El desarrollo humano es la cantidad de opciones que tenemos para acceder a las cosas buenas de la vida, y entre más opciones mayor desarrollo para una comunidad.
  • ¿Tienes algún ejemplo de ello?
  • Sí. Noruega es el primer país del mundo en índice de desarrollo humano. Nigeria ocupa el último lugar. Pero hay otro concepto que seguro te va a interesar
  • ¿Cuál es?
  • La pobreza multidimensional.
  • ¿Y eso cómo se ha dado en México?
  • Te lo voy a explicar con tres ejemplos. Guerrero es una de las entidades donde se concentran los mayores niveles de pobreza extrema, por arriba de Chiapas y por debajo de Oaxaca. En ese orden van… Pero déjame hablarte de Oaxaca. Te aseguro que no te vas a arrepentir. En México hay 4 entidades federativas donde habita el mayor número de pobres: Chiapas concentra el 74% de ellos, Guerrero 69.7% Puebla 64.5%, y Oaxaca tiene el cuarto lugar con un 61.9%.
  • ¿Y acerca de Oaxaca qué me dices?
  • Eres impaciente como todos los jóvenes. ¡Vámonos a Oaxaca y ahorita te lo explico! Los oaxaqueños ocupan el penúltimo lugar en acceso a servicios de salud, segundo lugar por debajo de Guerrero, con el 45.75% y con por encima de Chiapas que tiene un 41.73%.
    La gente, en estos estados, vive una muy especial indefensión ya que si el ISSSTE atiende 12 mil diagnósticos, el Seguro Popular nomás alcanza para 1 mil 800. En Estados Unidos el PIB salud asciende al 15.7% ; en Canadá 10.1% y en México 5.9%.
    En Oaxaca el rezago educativo es evidente. Ahí, la inversión en infraestructura educativa es muy baja y afecta, en consecuencia, al 37.98% de la gente, en un mundo donde uno de cada tres niños es indígena, un 29.20% de la población pertenece a una de los siete grupos etnolingüisticos de la entidad; la gente no habla castellano sino alguno de los numerosos dialectos que persisten ahí.
  • ¿Cuál sería el problema más agudo de Oaxaca?
  • El hambre es un problema de marca mayor en cualquier punto del mundo. En Oaxaca sólo un 10 % de la población no sufre desnutrición; 1 millón 14 mil oaxaqueños carece de un acceso cierto a la alimentación, y Huautla ocupa el tercer lugar nacional en pobreza alimentaria. La anemia ferropriva afecta a los niños.
  • ¿Y la vivienda?
  • Actualmente, Oaxaca ocupa el cuarto lugar nacional en rezago de vivienda. Las líneas generales de este problema son deterioro, hacinamiento, y carencia de servicios.

Memo es oaxaqueño. Memo es viejo. Es un mexicano desilusionado como muchos: durante los años de su ya larga vida vino, vio, y como el grueso de los mexicanos no venció. Él ha dado en afirmar, durante otras pláticas conmigo, que durante su ya larga existencia –hace rato cumplió los 70- ha visto lo suficiente como para entender que él se va pronto de la vida y que el país difícilmente cambiará.

  • Pero no seas pesimista – me dice burlón- aún podemos esperar algo de esa energía que brota de tiempo en tiempo allá al fondo de los callejones cerrados.

(FIN)

One comment

  1. Interesante. Seria bueno conocer que Opina Memo de sus probables soluciones a dichos problemas.

    Y que harias tu, Memo?

Comments are closed.